Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

40+ Datos curiosos que no conocíamos sobre algunas de las películas de superhéroes más famosas

El mundo de las películas es impresionante, pero entre las que más llaman la atención se encuentran las de superhéroes. Es casi imposible evitarlas en estos días, pero detrás de las máscaras y las cámaras se ocultan secretos muy curiosos e interesantes. A continuación, verás qué se esconde tras la magia de algunos de estos filmes, cómo algunas de las escenas más famosas se dieron por casualidad y quiénes son las personas que hicieron posibles estas grandes producciones.

Genial.guru es fanático de las películas de Marvel y DC, y es por eso por lo que te trae estos curiosos datos sobre algunos de sus filmes favoritos.

1. Thor: Ragnarok

La tercera película de la saga de Thor, el mítico héroe de Asgard dio un giro de 180 grados con respecto a sus dos cintas anteriores. Bajo la dirección de Taika Waititi, Ragnarok es un viaje astral y casi psicodélico en el que Thor y Hulk se embarcan para luchar contra Hela, la hermana del dios nórdico, quien busca vengarse por su confinamiento desatando el fin del mundo. Sin embargo, mientras que las primeras películas buscaban la seriedad y un estilo más parecido a Juego de tronos, esta es colorida, extravagante, y con un estilo mucho más propio de los cómics.

El cambio fue bien aceptado por muchos, entre ellos, el director Quentin Tarantino, quien dijo que la consideraba una de sus favoritas en una entrevista. Otro que también se estableció como fanático fue Greg Pak, el escritor de los cómics Planeta Hulk, en los que los guionistas de Ragnarok se basaron para crear el argumento de este filme.

Esta película también fue la primera en la que Mark Ruffalo le dio voz a Hulk. Anteriormente, había sido doblado por Lou Ferrigno, famoso por interpretar al personaje en la serie de televisión homónima de 1978. Coincidentemente, esta versión de Hulk tuvo su propio encuentro con Thor en una película de 1988, El regreso del increíble Hulk.

Dos de las escenas más llamativas de la película son la pelea en la arena de combate entre Hulk y Thor y la dramatización teatral de Thor: Un mundo oscuro en el primer acto del filme. Ambas tienen sus curiosidades propias. En la primera, la línea “Es un amigo del trabajo” que Thor le grita al personaje de Jeff Goldblum fue idea de un niño que estaba en el set como parte de su deseo de la fundación Make-a-Wish (organización que concede deseos a pequeños con enfermedades terminales).

En la escena de la obra, al principio de la película, un grupo de actores recrea diversos momentos para el entretenimiento de Loki. Pero no son personas cualesquiera, ya que el encargado de interpretar a Loki es el reconocido actor Matt Damon, mientras que el hermano de Chris, Luke Hemsworth, es quien hace de Thor.

2. Deadpool

La historia de cómo esta película llegó a la pantalla es una de superación y confianza. Durante años se habló de llevar al personaje al cine, pero su peculiar habilidad para romper la cuarta pared (es decir, que puede hablar con la audiencia y sabe que está dentro de una película), sumada a su personalidad y a sus diálogos subidos de tono, fueron una gran traba para la producción y para 20th Century Studios.

Gran parte del rodaje pudo realizarse gracias a Ryan Reynolds, quien, siendo gran fanático del personaje, puso de su propio dinero para mantener a los guionistas. Además de que le pidió a Fox ser productor de la película y así evitar que el estudio modificara la esencia del personaje (más que todo por la clasificación “R” de la película),

La escena del tiroteo en la autopista se grabó como muestra para los productores. La mayoría la rechazó, así que, de no ser por un ente anónimo que filtró el video para que todo el público lo viera (y lo adorara), Deadpool quizá nunca hubiera visto la luz.

Una vez que empezó el rodaje, el mayor problema fue el ínfimo presupuesto con el que se contaba. Muchos de los personajes que vemos en el filme son de menor relevancia en los cómics de Marvel y, por lo tanto, más baratos. Otro ejemplo de eso es la escena en la que Wade (nombre de pila de Deadpool) deja las armas en el taxi, algo que se hizo porque ya no había presupuesto para los efectos que estas requerirían.

Al final, la película logró superar todas las expectativas y recaudar casi 800 millones de dólares, unas 13 veces más que su presupuesto de 60 millones. Una buena noticia para Reynolds y Deadpool, ambos canadienses, curiosamente.

3. Batman: el caballero de la noche asciende

La última película de la trilogía de Batman dirigida por Christopher Nolan ha estado plagada de debates polarizantes entre los que la consideran un increíble cierre y los que la ven como una decepción luego de la segunda entrega con el Guasón, Batman: El caballero de la noche. El propio Nolan pensaba que no tendría forma de superarse y estaba reacio a hacerla. Sin embargo, al final, el estudio le prometió financiarle un proyecto propio, El origen, si hacía esta tercera película.

Desde el inicio, la cinta fue muy seguida por los fanáticos. Tras el lanzamiento del tráiler, muchos fueron a las redes a protestar porque la voz de Bane, el villano interpretado por Tom Hardy y conocido por su mascarilla/respirador, era casi inaudible, y sonaba más como un murmullo. La solución fue volver a grabar todos los diálogos del personaje, ya que tenían la ventaja de que en la película no se le veía la boca.

Otro problema que hubo con Tom Hardy era su altura, pues Bane es un gigante que sobrepasa a la mayoría de los personajes de Ciudad Gótica. Sin embargo, en la vida real, Christian Bale, el actor que le dio vida a Batman, es más alto que Hardy, por lo que el equipo tuvo que ingeniárselas con plataformas y ángulos de cámara forzados para que en las escenas de combate entre el hombre murciélago y su enemigo estuvieran cabeza a cabeza, literalmente.

4. Spider-Man: De regreso a casa

La primera cinta propia del hombre arácnido dentro del Universo Cinematográfico de Marvel se logró gracias al acuerdo al que llegó Marvel Studios con Sony para que Peter Parker pudiera unirse a sus compañeros de Los Vengadores. Al ser la tercera vez en menos de 20 años que se reiniciaba la franquicia, tras la de Sam Raimi con Tobey Maguire y la de Marc Webb con Andrew Garfield, hubo que hacer algunos cambios para que esta cinta fuera fresca y combinara con la narrativa del UCM.

Una de las cuestiones más notorias fue el casting de Tom Holland y Marisa Tomei, quienes estuvieron a cargo de los papeles de Peter y la tía May, respectivamente. Muchos fanáticos se quejaron en particular de Tomei, quien “era demasiado joven para el papel”. Los productores de la película la defendieron argumentando que tenía mucho más sentido que la tía de un chico de 16 años tuviera unos 50 años y no estuviera entrando en los 70, como en otras versiones.

En cuanto a Holland, el primer inconveniente al que se enfrentó fue el de la nacionalidad, porque Peter Parker es americano, y él es inglés. Obviando el cambio de acento, que es una técnica muy común para los actores británicos, el otro problema que se presentó tuvo que ver con el sistema educativo.

En su natal Reino Unido hay muchas diferencias con respecto al sistema americano (siendo el baile de bienvenida o homecoming uno de los más resaltantes), por lo que Tom les dijo a los productores en broma que necesitaba ir a una preparatoria americana para entender cómo funcionaba. Estos pensaron que lo había dicho en serio y lo enviaron al Bronx High School of Science durante unos días.

5. Wonder Woman

Una de las películas más aclamadas de 2017, Wonder Woman, contaba la historia de Diana luego de su introducción en la cinta Batman vs. Superman, con la actriz Gal Gadot como protagonista. Sin embargo, fuera de la gran pantalla, la chica ya había hecho de todo: fue Miss Israel, su país natal, en 2004, y, como es obligatorio allí, también prestó servicio militar. Podría decirse que estuvo preparándose para el rol toda su vida.

Pero como si eso no fuera suficiente muestra de sus capacidades, durante el rodaje, Gal estaba embarazada de su segundo hijo. Y, aun así, hizo la mayoría de sus acrobacias. El equipo de entrenamiento encargado de Gal Gadot usó la misma rutina con la que trabajó Gerard Butler para la película 300.

La película pasó muchísimo tiempo en desarrollo. A principios de siglo, Joss Whedon, director de la primera cinta de Los Vengadores, tenía una idea desarrollada con la actriz Cobie Smulders, quien luego estaría en Marvel, pero como la agente Hill. Sin embargo, esta propuesta no llegó a nada. Irónicamente, su oportunidad de interpretar el papel le llegó años después, pero en animación. En La gran aventura LEGO, Smulders le dio voz a la Mujer Maravilla.

Pero el largo camino hacia una versión fílmica del personaje también tocó a la propuesta con Gal Gadot y Patty Jenkins como directora, la cual solo surgió por el buen recibimiento que el personaje tuvo en Batman vs. Superman.

6. X-Men

Una de las primeras películas del nuevo milenio que lanzó a los superhéroes de nuevo a la popularidad en el mundo del cine y de la que aún no salen. Gracias a ella se cementaron las actuaciones de Hugh Jackman como Wolverine, Ian McKellen como Magneto, y Patrick Stewart como el Profesor X. Sin embargo, en un principio, no todo era como lo vemos ahora.

Hugh Jackman no pensaba que el físico que había que tener para este tipo de películas fuera importante, pero el director Bryan Singer se lo hizo ver cuando, al llegar al estudio de grabación y ver lo mucho que le faltaba para parecerse al personaje de los cómics, decidió filmar todas las escenas en las que estuviera sin camisa al final del rodaje para darle tiempo a Jackman de entrenar su cuerpo. El resto fue historia.

Y es que, a pesar de ser más alto que el Wolverine de los cómics, es imposible imaginar a alguien más como este personaje. Hugh Jackman ostenta el récord, junto con Patrick Stewart, del mayor tiempo interpretando a un personaje de Marvel. Ambos lo hicieron durante casi 17 años, desde X-Men en 2000, hasta Logan, en 2017.

Uno de los puntos fuertes de la película es la rivalidad entre Magneto y Charles Xavier. Como si tener a dos actores de la talla de McKellen y Stewart no fuera suficiente, ambos son muy buenos amigos en la vida real, ya que trabajaron juntos durante mucho tiempo en la misma compañía de teatro en Londres (Royal Shakespeare Company). De hecho, podemos tener una idea de sus grandes dotes actorales si tenemos en cuenta que ninguno de los dos sabía jugar ajedrez, un juego que aparece en muchas escenas de sus personajes en la película. Un jugador experto fue contratado para enseñarles.

7. Avengers: Endgame

La película que culminó la Saga del Infinito, Endgame, hizo lo que se creía imposible y reunió a más de una veintena de personajes de 22 cintas diferentes en una épica batalla por la supervivencia del universo. Y, con tanta gente en el plató, surgieron muchas curiosidades que contar.

Los únicos que leyeron el guion completo fueron Robert Downey Jr. y Chris Evans, quienes interpretaron a Iron Man y al Capitán América, respectivamente. Del otro lado del espectro tenemos a Tom Holland, el Hombre Araña en los filmes, quien se ganó fama de soltar spoilers en las ruedas de prensa, por lo que, como medida preventiva, recibió únicamente sus líneas de diálogo para el filme.

En una versión anterior, el enfrentamiento final entre Tony Stark y Thanos sería en silencio debido a lo dramático del momento. Fue tiempo después que el editor de la película sugirió que Tony respondiera el “Yo soy inevitable” de Thanos con la frase “Yo soy Iron Man”, haciendo un guiño a la primera película del UCM, Iron Man, y también porque, según los directores, Tony nunca se callaba.

Otro momento icónico de la película fue el aspecto de Thor durante la misma. Luciendo una gran barriga y el cabello largo y desatendido, se convirtió en la inspiración de muchos memes y comentarios de los fanáticos. En un principio, este vestuario solo sería temporal, y luego, el personaje volvería a su aspecto original, pero a Chris Hemsworth, el actor que lo interpreta, le pareció que eso le agregaba un toque interesante al viaje personal de Thor y pidió que lo dejaran.

La escena del funeral de Tony, la cual cierra la película, también es otra en la que la mayoría de los personajes principales se reúnen. Sin embargo, solo Gwyneth Paltrow y Chris Evans sabían sobre qué se trataría. Los demás actores tenían este momento marcado en el guion como “La boda”. Aunque varios comenzaron a sospechar que no se trataba de eso cuando, al llegar al set, no vieron a Robert Downey Jr. y todos estaban vestidos de negro.

8. Superman

Una de las primeras películas de superhéroes, Superman de Christopher Reeve, sigue siendo el estandarte de los héroes en el cine. La cinta de 1978 sigue siendo un filme de culto y una gran fuente de inspiración para el público fanático del género.

Parte de su éxito fue gracias al casting, el cual incluía a actores de renombre como Marlon Brando, famoso por su papel protagónico en El padrino, y Gene Hackman, actor principal de Contacto en Francia, como Jor-El, el padre de Superman, y Lex Luthor, el archienemigo del hombre de acero. Pero, como ya es costumbre para este superhéroe, el rol protagonista recayó en un actor poco conocido para la época, de allí la elección de Christopher Reeve para interpretarlo.

Brando fue el que dio la idea de que la “S” que Superman lleva en su pecho representara la insignia de su familia. Esto y mucho de la caracterización que le dio el actor a Jor-El se mantuvieron en los cómics y, en consecuencia, en las películas.

Gene Hackman es reconocido por su bigote, por lo que uno de los primeros problemas que tuvo con el director Richard Donner fue por la petición que este le hizo para que se lo rasurara. Ante la negativa, Donner le prometió que él también se quitaría el suyo. Hackman aceptó y, luego de salir del remolque recién afeitado, le pidió al director que cumpliera con su parte del trato. Donner simplemente se quitó el bigote, ya que era postizo. Hackman lo consideró muy gracioso y siguió con el rodaje.

Antes de decidirse por Christopher Reeve, quien consiguió darles mucha credibilidad a las escenas de vuelo por su experiencia en aviación, los productores consideraron, entre otras personas, a Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone, Robert Redford, Muhammad Ali, e incluso a Elton John.

9. Kick-Ass: Un superhéroe sin superpoderes

Esta película de 2010 está basada en el cómic de Mark Millar y causó cierta controversia en su momento porque la historia gira en torno a un adolescente que decide convertirse en superhéroe y que se cruza con otro héroe y su acompañante... su hija de 11 años. Muchos de los estudios rechazaron el proyecto porque querían que este personaje, finalmente interpretado por Chloë Grace Moretz, fuera mayor o simplemente se eliminara del filme.

En un caso sumamente extraño en el medio, el creador del cómic considera que la película es mejor que la historieta, en principio, porque su idea al hacer la historia era que se convirtiera en el guion de una película.

El nombre del protagonista, Dave Lizewski, fue escogido por medio de una subasta de caridad hecha por el guionista de la película. El ganador podía escoger cualquiera que quisiera, y, al final, este decidió darle su propio nombre al personaje.

Uno de los actores que estaban propuestos para el papel de “Big Daddy”, el cual finalmente fue para Nicolas Cage, era Brad Pitt. Al final, Pitt se mantuvo en el proyecto, pero detrás de cámara, como productor, ya que había trabajado antes con el director de la cinta, Matthew Vaughn.

10. Watchmen

Obra de Alan Moore, creador de la también crítica social V de Venganza, Watchmen tomó la idea de los héroes y la puso de cabeza para mostrar el lado corrupto de los hombres con habilidades sobrenaturales. La historia se da en un Estados Unidos alternativo en el que el país ganó la guerra de Vietnam y se anexó a la confederación. Por lo tanto, todas las banderas que se ven en la película tienen 51 estrellas.

Uno de los hitos de la película es la secuencia de inicio en la que los miembros del equipo aparecen en escenas famosas de la historia estadounidense, como el beso entre una enfermera y un marinero frente a Times Square tras el final de la Segunda Guerra Mundial, o un apretón de manos entre el Dr Manhattan y el presidente John Kennedy.

Sin embargo, la que más llama la atención es una escena en la que “Búho Nocturno”, uno de los héroes, está deteniendo a un ladrón que pretendía robarle a una pareja rica saliendo de un teatro. Esto es una referencia a Thomas y Martha Wayne, los padres de Batman, el día en el que fallecieron. En el universo de Watchmen, Batman no existe porque sus padres sobrevivieron.

La recepción de la película ha sido bastante polarizada, sobre todo porque Moore, el creador del cómic, odia la adaptación. Incluso le hizo una maldición al filme para que no fuera un éxito, y así fue... La situación se repitió en 2019, con David Lindelof y su serie secuela de HBO. Lindelof aseguró: “Sé que suena ridículo, pero estoy convencido de que Alan Moore colocó una maldición sobre mí”.

Si pudieras ponerle tu nombre a un superhéroe, al mejor estilo de Dave Lizewski, ¿qué poderes tendría?