Genial
Genial

Cómo Tom Selleck se bajó del tren de la fama para reponer su alma con su familia

Eran los años 80, y Magnum, un investigador privado armado con un auto de ensueño y el bigote más conocido de la televisión, dominaba la pantalla. Su nombre: Tom Selleck. Su fama fue tal que duró años en este papel y se convirtió en el galán soñado de muchas. Pero, un buen día, desapareció de las pantallas.

Después de su divorcio a la edad de 38 años, Tom se encontraba en la cúspide de su carrera. Mientras filmaba en Londres, sus compañeros de trabajo notaron que, aparentemente, el actor había desarrollado una obsesión por el musical Cats.

Pasaba noche tras noche en el teatro. Su coestrella, Jane Seymour, recordó: “Sabía que [el musical] era muy bueno, pero no podía verlo una docena de veces seguidas”. La realidad era que Tom Selleck estaba completamente hipnotizado por Jillie Mack, de 25 años, la bailarina que interpretaba al personaje de Rumpleteazer.

Después de una cena, su relación evolucionó rápidamente. Cuando el contrato de Jillie en Londres finalizó, se mudó a los Estados Unidos para casarse con Tom.

Selleck mantuvo la ceremonia en secreto. Su hermano Bob, un ejecutivo de bienes raíces, hizo todos los arreglos de la boda para “Tom Jenkins” y “Suzie Mark”, revelando la identidad de la pareja al ministro solo unos minutos antes de la ceremonia. 27 días después se hizo público que Selleck y Mack se habían casado.

La ceremonia se llevó a cabo en una capilla pública. Los novios llegaron con ropa informal y luego se cambiaron a traje de boda en habitaciones separadas.

Entraron en la capilla de roble de estilo victoriano, caminaron por el pasillo de carpasto verde esmeralda bajo un enrejado blanco cubierto de rosas frescas, se arrodillaron en el altar y participaron en una ceremonia de doble anillo que les costó 75 dólares. “Ambos estaban nerviosos, como cualquier otra pareja a punto de casarse”, dijo el reverendo. “Le preocupaba mucho que la ceremonia fuera sincera; estaba muy preocupado por ella, por que el servicio fuera significativo. Es un hombre muy cálido y cariñoso”.

Un año después, Jillie y Tom dieron la bienvenida a una hija, Hannah. Y fue en este punto que el actor decidió que era hora de tomarse un descanso de su carrera.

Tom y Jillie decidieron probar algo único comprando un rancho de 26 hectáreas. “Sabía que necesitaba recuperar su anonimato para reponer su alma”, explicó Jillie sobre el cambio de vida. La pareja se dedicó a cultivar una variedad de plantas y criar animales. Sin embargo, el producto principal del rancho son los aguacates. Mientras está en su rancho, Selleck se dedica a las operaciones rutinarias. “Dejé Magnum para tener una familia”, dijo el actor. “Me llevó mucho tiempo bajarme del tren, pero me esfuerzo mucho por tener equilibrio, y este rancho me ha ayudado a hacerlo”.

A pesar de que hacía papeles esporádicos en películas, Tom no quería regresar a la televisión. Fue hasta 1996 que se le ofreció la oportunidad de hacer una pequeña aparición de tres episodios en la exitosa serie Friends como el novio de Mónica.

Según una entrevista, el agente de Tom Selleck no estaba seguro de que fuera bueno hacer ese tipo de papeles por tan poco dinero. Selleck también ha admitido que tenía mucho miedo de ser un invitado entre un grupo tan unido de actores. Sin embargo, Tom terminó siendo nominado a un Emmy por el papel.

Selleck no quería actuar en Friends, ya que no quería regresar a la televisión a tiempo completo, pero dos años más tarde, en 1998, se le ofreció un papel protagónico en una nueva comedia de situación llamada The Closer.

Originalmente, el papel de Selleck en Friends estaba destinado a ser muy breve, pero no fue así. No solo se extendió su papel a 10 episodios, sino que también hizo una temporada completa de The Closer y, después de eso, hizo 13 temporadas de Blue Bloods. No hay duda, los televidentes aman a Tom Selleck.

Pero Tom no quiere repetir los errores de antaño. “Este es un trato diferente al de Magnum”, dijo Selleck. “No me encanta el viaje, pero no pasa nada. No trabajo todos los días. Ahora mismo tengo un trabajo que me encanta”.

Ahora, gracias al apoyo de su esposa Jillie y al complemento que son el uno del otro, es como las cosas funcionan mejor. “Nos convertimos en verdaderos compañeros”, dijo el actor. “Aparte de ser mi esposa, es mi amiga”. De esa forma, Tom puede alternar el trabajo con su vida familiar en su granja y seguir educando a su hija.

Desde que se aventuraron a formar una familia, Tom y Jillie decidieron educar a su hija Hannah fuera del centro de atención, y ahora, con 33 años, ella ha forjado una carrera en el mundo de la equitación y el emprendimiento. Es fundadora de una empresa llamada Descanso Farm. La hermosa rubia se parece a su madre y tiene la ética profesional de su padre.

Tom es un hombre humilde que, cuando no está en los foros de televisión actuando en la temporada 13 de la serie Blue Bloods, está en su granja familiar cosechando aguacates con su esposa. “Es importante nutrir tu matrimonio”, dijo. “Creo que querer pasar tiempo fuera del trabajo es bueno para eso”.

Cuando le preguntaron cuál era el secreto para seguir enamorado a una mayor edad, Tom dijo: “Bueno, no sé... solo he envejecido una vez. Creo que el amor se ha vuelto más profundo. Más sencillo. Tengo una esposa maravillosa...”.

¿Qué opinas de las parejas que se casan al poco tiempo de conocerse?

Genial/Famosos/Cómo Tom Selleck se bajó del tren de la fama para reponer su alma con su familia
Compartir este artículo