10 Maneras de saber lo que te está diciendo tu gato

Consejos
hace 9 meses

Los gatos son adorables, pero para algunas personas pueden parecer que lo que hacen no tiene ningún sentido. Aunque esas pequeñas mentes peludas son mucho más inteligentes de lo que muchos piensan. El amor y cuidado muchas veces es suficiente, pero no viene mal una pequeña guía para conectar más con tu felino y aprender a entenderlo mejor.

1. Conocerlos

Los gatos tienen sus propias formas de comunicarse. Aunque a veces sus comportamientos pueden parecer difíciles de interpretar para quienes tienen un gato por primera vez, la verdad es que son bastante expresivos en cuanto a sus deseos y necesidades. Solo hay que prestar atención a las diferentes señales que pueden darnos como la vocalización de sus maullidos, su mirada o el contacto y sobre todo, tomar el tiempo de conocer su carácter único, sus gustos y disgustos.

2. Leer su lenguaje corporal

La posición de su cuerpo puede indicar su estado de ánimo, como felicidad, nerviosismo o agresión. Cada parte del cuerpo funciona como una pieza de rompecabezas que puede ayudarnos a leer el panorama completo de lo que siente nuestro minino. Observa sus orejas, ojos, cuerpo y cola, poco a poco te irás familiarizando con cómo expresa cada una de sus emociones.

3. Prestar atención a su cola

  • La cola de los gatos es uno de sus principales medios de comunicación, puede darnos muchas pistas sobre sus emociones. Además es una parte importante de su cuerpo, ya que está conectada a su columna y los ayuda a equilibrarse. Ten cuidado de no pisarla o jalarla.
  • Una cola levantada y encorvada significa que es feliz con su vida
  • Cuando un gato vibra su cola, puede estar emocionado o preocupado por algo.
  • Si un gato golpea su cola constantemente al piso podría estar estresado o con algún dolor.
  • Si su cola está erizada es que se sorprendió o se siente amenazado.
  • Una cola levantada y una postura de todo el cuerpo en forma de “N”, pueden indicar que se quiere defender y está preparándose para atacar.
  • La cola recta, inclinada o entre las patas es porque está asustado
  • Si mueve su cola bruscamente puede que esté enojado, pero a veces también que quieren jugar, presta atención al panorama completo para entender qué busca.

4. Mirar sus ojos

Los ojos son otro elemento que nos pueden sumar mucho para saber bien qué es lo que le pasa a nuestro minino. La posición de las pupilas indican sus emociones.

  • Las pupilas dilatadas indican sentimientos fuertes como alegría, agitación o miedo.
  • Si un gato mira directamente a los ojos, significa que confía en ti.
  • Parpadeo lento indica que tu gato está tranquilo, se siente cómodo y seguro. Si a esto le sumas que ronronea, ¡Has ganado!

5. Reconocer sus gestos de amor

  • Si pega su pequeña nariz contra ti, está expresando su afecto. Se siente cómodo y seguro a tu lado.
  • Si se frota contra ti está saludándote
  • Si te golpea con su cabeza es una señal de amistad. Felicidades, tu gato te ama.
  • Amasar con sus patas significa que están felices o quieren jugar.
  • Si se come tu cabello es porque está intentando asearte, otra señal de confianza.
  • El ronroneo y la vibración de un gato, indican que buscan un contacto más cercano contigo. Aunque pueden ronronear por diferentes motivos, casi siempre cuando lo hacen, es porque se sienten bien.

6. Saber escuchar

  • Saludan o anuncian su presencia con un maullido corto.
  • El maullido prolongado, por ejemplo, esos que hacen al volver de un largo día de trabajo, en realidad significa que está muy contento de verte.
  • Un maullido de intensidad mediana es una petición, por ejemplo de comida o agua. Un maullido fuerte es una petición urgente. Hay que revisar de inmediato si tienen suficiente agua, comida o arena.
  • Si son maullidos largos con una mezcla de ronroneos, están siendo algo más exigentes.
  • Un maullido bajo es una queja o señal de inconformidad. También puede indicar que va a pelear.

7. Entender su marcaje

  • El aroma de un felino es también parte importante de su comunicación. Por eso siempre buscarán formas de dejar su olor en sus cosas y su hogar, así si otros gatos pasan por ahí, sabrán quien estuvo antes.
  • Los gatos frotan su cuerpo contra sus dueños para marcar su territorio y propiedad.
  • Arañar los muebles también es una señal de que están dejando su marca.
  • También hay que prestar atención cuando hacen fuera del arenero, ya que están marcando con la orina. Esto puede ser por estrés o algún malestar médico.

8. Aprender a acariciarlo

  • Sentarse con las piernas cruzadas a su nivel y mirarlo, puede ayudarle a un gato a acercarse.
  • Estira la mano en su dirección. El dedo medio debe estar más bajo que los otros y los gatos comenzarán a frotarse contra la mano.
  • Lamer mientras o acarician es signo de confianza y de que te considera parte de su familia.
  • Cuando un minino muerde, es señal de que quiere que lo dejen en paz. Aunque algunas mordidas ligeras pueden ser parte del juego.

9. Notar su incomodidad

  • Recuerda que los gatos aman la atención, pero no todo el tiempo. Aunque a los gatos les guste tener su propio espacio, también en ocasiones les hace falta más contacto.
  • Si alza la nariz y lleva la cabeza hacia atrás, es una señal de que reconocen la presencia de alguien y tienen su atención ahí.
  • Esconderse demasiado, cambios de comportamiento repentinos, destrucción de cosas, son signos de ansiedad.
  • Si saca ligeramente la lengua y se lame puede ser signo de preocupación.
  • Bajar sus orejas puede ser señal de miedo o inquietud. Intentar reconfortarlo puede ser de ayuda.

10. Generar confianza

  • Jugar con ellos es crucial para construir un buen lazo. Aprende de sus preferencias y busca juguetes que vayan mejor con su temperamento y sus hábitos.
  • Algunos gatos pueden necesitar tiempo para examinar una situación antes de sentirse cómodos. Un gato puede esconderse y solo aparecer cuando está solo o escucha voces tranquilas.
  • Al bajar un gato al suelo, es mejor que sus patas toquen el piso para que sepa que no lo vas a dejar caer.
  • Las rutinas (por ejemplo de comida o juego), los difusores del hogar o una voz dulce, ayudan a los mininos a sentirse tranquilos y sentir que pueden estar relajados.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas