10 Productos beneficiosos que podrían estar arruinando tu dieta

Salud
hace 3 años

Para no torturarnos con abrumadoras dietas, los modernos nutriólogos recomiendan mantener una alimentación correcta y realizar ejercicios físicos. Los especialistas de esta esfera elaboran esquemas y tablas completas de los productos y su valor nutricional. En la mayoría de los casos, estamos acostumbrados a escuchar sobre la prohibición de comer pan blanco, frituras, golosinas o tomar bebidas gaseosas. Sin embargo, hay productos aparentemente saludables que también son “dignos” de entrar en esta lista.

Genial.guru ha elaborado una recopilación de productos cuyos beneficios no son tantos como muchas personas creen. ¡El más inesperado está en el bono!

10. Yogures dulces

Los productos fermentados de leche beneficiosos no pueden ser dulces. A pesar de que el kéfir y el yogur son productos necesarios para el organismo, es mejor consumirlos sin endulzantes y aditivos frutales. El yogur dulce es más parecido a un postre en comparación con los productos fermentados de leche necesarios para el organismo.

Los nutriólogos recomiendan abstenerse de los lácteos fermentados con agentes espesantes y almidón, en los cuales con frecuencia no se utiliza levadura. En lugar de esto, es mejor agregar especias, extracto de vainilla y bayas frescas al yogur natural tú mismo.

9. Arroz

No en vano se dice que el arroz en muchos países es lo mismo que el pan. El arroz blanco pelado es el menos beneficioso. En su composición entra una suficiente cantidad de carbohidratos simples cuyo consumo en exceso conlleva a la formación de depósitos grasos.

Nutriólogos mencionan que el arroz es uno de los granos más importantes en la dieta de una persona siempre y cuando se trate de las variedades de arroz que contienen almidón de digestión lenta.

8. Perejil

Beneficioso, rico en vitaminas y le otorga un peculiar sabor a los platillos, pero el perejil también puede causar daño en cualquier organismo. Los cocineros inexpertos pueden causarse daño a sí mismos o a sus seres queridos al agregarlo a las verduras y colocarles mayonesa, crema o aceite. En esta combinación, el perejil secreta nitrito, por lo cual se convierte en veneno después de media hora.

Los dietólogos recomiendan agregar perejil a cualquier platillo justo antes de servirlo, así conservará todas sus propiedades.

7. Salsas

¿Has notado lo diferentes que son una salsa de tomate casera de una kétchup comprada? El sabor y el exterior será diferente incluso en el caso de la mayonesa, salsa tártara, mostaza y salsas simples. Todo se debe al hecho de que las salsas del supermercado, por lo general, contienen azúcar.

Resulta que agregar azúcar para enriquecer el sabor es más barato que usar tomates naturales, lo cual les resulta más conveniente a los productores de salsas. Es mejor reemplazar las salsas preparadas por aceite de lino y olivo o diluir especias al gusto en el puré de tomate.

6. Frutos secos y botanas crujientes

Últimamente, las botanas crujientes de frutas se han vuelto muy populares entre los partidarios de una correcta alimentación; sin embargo, una gran cantidad de productores elabora este producto análogamente como las papas, es decir, fritos en aceite. De esta manera, las botanas crujientes de verduras o frutas fabricadas a través de este método contienen la misma cantidad de calorías.

Frecuentemente, la apariencia atractiva, el aroma y el sabor de los frutos secos es atribuido mediante el procesamiento de diferentes compuestos químicos antes de secar. Además, prolonga el periodo de conservación del producto casi al triple. Por desgracia, después de tal procesamiento, queda muy poco de los nutrientes beneficiosos de tales frutos secos.

Al elegir productos secos, presta atención al brillo excesivo, destello antinatural, suavidad y aroma, son los principales signos de la existencia de un procesamiento. La misma palabra "frutos secos" nos indica que las frutas deberían estar únicamente secas, lo que significa que no deberían tener ningún tipo de brillo o suavidad en su forma natural.

5. Uvas

Puede sonar extraño que las uvas aparezcan en la lista de alimentos que pueden hacer daño. Todo se debe a su dulzura y al deseo causado de comerlas hasta el final. De esta forma, las uvas llenan el estómago y saturan el organismo de azúcar.

Nuevamente, los nutricionistas afirman que se debe saber cómo incluir esta fruta en la dieta. Así, las uvas son riesgosas para el organismo si se combinan con platillos grasos, pescado, pepinos frescos, melón, cerveza y leche.

4. Pescado cocido de la manera incorrecta

Desde el punto de vista de una alimentación saludable, en el pescado no hay prácticamente nada de “colesterol” ni “grasas” peligrosas, las cuales son abundantes en la carne, sin embargo, hay suficientes ácidos grasos omega-3 saludables. Al analizar la composición química de los platillos de pescado más comunes, científicos de la Universidad de Hawái llegaron a la conclusión de que este conserva su valor nutricional al cocerlo u hornearlo. Como sostienen los cardiólogos norteamericanos, el pescado frito o salado (al igual que el ahumado o secado con una gran cantidad de sal) no es beneficioso, sino muy dañino, en particular debido a los productos que lo acompañan.

3. Maíz

Después de llevar a cabo una gran cantidad de distintos peritajes se determinó que el maíz modificado perjudica los organismos terrestres y marinos. Por eso en muchos países el uso de maíz modificado ha sido prohibido por la ley.

Si vives en una región donde este maíz esté permitido, es mejor rechazar su consumo en latas. En general, no vale la pena consumir ningún producto enlatado, no solo el maíz. Pero el consumo del maíz es deseable hervido o a la parrilla. Precisamente así es como se conservan todas sus propiedades beneficiosas.

2. Leche vegetal

La leche de almendras, coco o nuez de Brasil y la mayoría de los productos “lácteos” de este tipo que se encuentran en las repisas de las tiendas contienen calorías adicionales a expensas de la adición de azúcar y aromatizantes. Así que lee con atención el embalaje antes de incluir un producto de estos en tu dieta. Es mucho mejor comprar leche de nueces en las tiendas de productos orgánicos.

1. Galletas de arroz inflado

Las galletas de arroz inflado se incluyen en muchas dietas a causa de su bajo contenido de grasa. Hace unas décadas, las revistas populares aconsejaban activamente reemplazarlas por el pan, comerlas entre comidas y embarrarlas generosamente con requesón bajo en grasas.

Por desgracia, esta crujiente galleta a primera vista saludable posee un alto índice glucémico, por eso, inmediatamente después de comerla, sientes hambre. Esto de ninguna manera contribuye a la figura de tus sueños, ya que, como resultado, comerás más calorías de las necesarias.

Bono: el aguacate en exceso también es perjudicial

Hoy en día, el aguacate se puede encontrar en las estanterías de cualquier tienda y muchos nutriólogos no paran de hablar sobre su beneficio. Al mismo tiempo, no se puede pasar de largo el alto contenido calórico de este producto: en 100 gramos hay 160 kcal. Por eso, el consumo de aguacate en grandes cantidades no es recomendable, aseguran los especialistas.

Recuerda que todas las propiedades saludables del aguacate se conservan en su forma cruda, después de realizar algún procesamiento con calor, el producto es menos beneficioso para el organismo. El consumo de aguacate en grandes cantidades puede reducir el efecto de los medicamentos antiinflamatorios y también conducir a la reducción del nivel de glóbulos rojos en la sangre.

¿Incluyes regularmente alguno de estos alimentos en tu dieta? ¿O cómo has conseguido reemplazarlos? Comparte tu respuesta en los comentarios.

Comentarios

Recibir notificaciones

Para mi todo en exceso hace daño pero sí se tiene una alimentación adecuada que tenga los nutrientes que nesecita el organismo funciona para estar siempre saludable y el ejercicio.

-
-
Responder

Sí había escuchado que las uvas tenían demasiada azúcar, mucho más que otras frutas.

-
-
Responder

Hay que tener cuidado con los snacks que presumen de naturales, a veces tienen muchas calorías y grasa.

-
-
Responder

Lecturas relacionadas