Desvelamos cómo funcionan realmente 12 objetos que suelen usarse incorrectamente

Consejos
hace 11 meses

Todos cometemos errores, y eso se ve en la forma en que usamos los objetos cotidianos en nuestra vida diaria. Desde dejar vacío un congelador hasta cargar la batería en la noche, es necesario saber cuáles son sus verdaderas funciones para sacarles el máximo provecho y, de paso, evitar algún que otro inconveniente que nos meta en más de un lío.

En esta nueva selección, veremos qué objetos solemos usar incorrectamente y te explicaremos brevemente cómo funcionan en realidad.

1. Usar las aspiradoras robots como sustituto de las aspiradoras normales

Tanto las aspiradoras inalámbricas como las robóticas resultan ser más prácticas en comparación con las aspiradoras normales, más que nada porque no tienen cables. En cuanto a las robóticas, las personas las aprecian porque no se necesita estar todo el tiempo pendiente de ellas, ya que funcionan de forma automática.

Sin embargo, es un error usarla como reemplazo de la limpieza en general, especialmente porque la vieja aspiradora de cable cuenta con mangueras aptas para alcanzar esquinas y otros espacios difíciles de la casa. Y ni hablar de lo económica que resulta ser en comparación con las más modernas, por lo que es mejor no desecharlas... todavía.

2. Tener el congelador demasiado lleno o demasiado vacío

Pero, por otro lado, no debes llenarlo hasta el tope y tapar las rejillas de ventilación porque, de lo contrario, causarías fluctuaciones de temperatura. Siempre deja pequeños espacios cerca de la salida para que el aire pueda fluir libremente. Y trata de organizar tus productos en contenedores o estantes para no olvidarlos por quedarse al fondo.

Un congelador vacío hace que, al abrirlo, el aire frío escape y entre el caliente, por lo que resulta ser un gran gasto de energía. Si no tiene tantas cosas para congelar, puedes usar bolsas llenas de agua, periódicos o recipientes de plástico reutilizables. De esa forma, habrá menos espacio para que circule el aire caliente y tus alimentos se mantendrán a temperaturas estables.

3. Cargar el celular durante la noche

Si bien, cargar la batería durante la noche puede ser práctico para no estar pendiente del aparato, en realidad, esto puede generar un envejecimiento rápido de la batería. Esto se debe a que, cuando llega al 100 %, la corriente eléctrica seguirá circulando por el cable, reduciendo su tiempo de vida útil.

Aunque los teléfonos modernos ya cuentan con la función de reducir la cantidad de corriente a medida que se llena, igualmente hay que evitar los riesgos. Y como hemos mencionado en nuestro artículo sobre errores al cargar la batería, tu dispositivo se puede sobrecalentar.

4. Cocinar con utensilios de metal en sartenes antiadherentes

Lo bueno de cocinar con sartenes antiadherentes es que son más convenientes y saludables. Pero si quieres extender su vida útil, uno de los errores que debes evitar es usar utensilios de metal que puedan rayar la superficie. En su lugar, reemplázalos con cucharas de madera, silicona o plástico que, además, no se quemarán al tacto por el cambio de temperatura.

5. Detergente para lavar la ropa

Si notas que tu ropa te causa comezón después de lavarla o que huele a jabón después de varios días, posiblemente sea porque usas demasiado detergente en ella. Esto no solo es perjudicial para la piel, sino que también puede arruinar el lavarropas y dejar un olor desagradable en la caja de jabones y suavizantes. Para conservarla por más tiempo, lo mejor es usar una taza medidora y leer atentamente las instrucciones de uso.

6. Ajustar mal el espejo retrovisor

Manejar de noche puede no ser agradable para muchos conductores. Y más si, al acercarse un vehículo, las luces reflejadas en el espejo retrovisor lo distraen de su camino. La mayoría de las veces, basta con mover la pestaña hacia la parte inferior para atenuar el brillo sin perder la visibilidad. Pero si usas un coche automático, puedes configurar el “modo nocturno”, según la marca.

Otro gran error es olvidarse de colocar el espejo retrovisor en su sitio cuando se estaciona el coche. Durante el día, en esa posición, puede dificultarse la vista de la parte trasera del vehículo. Ajustarlo según el horario debería incluirse dentro de los buenos hábitos de conducción para un trayecto más placentero.

7. No almacenar la mantequilla de maní al revés

Algunos tipos de mantequilla de maní se separan del aceite, por lo que no queda de otra que revolverlo constantemente. Para evitar ese esfuerzo extra, se puede colocar el recipiente al revés para que el aceite se quede en la parte superior y el maní permanezca cerca de la tapa. De esa forma, al destaparlo, podrás untarlo de inmediato en tu pan.

8. Cepillarse los dientes después de cada comida

Cuando comemos dulces o ácidos, nuestro esmalte dental se debilita naturalmente debido a los componentes de estos alimentos. Y si nos cepillamos los dientes, se pueden eliminar pequeñas partículas de esmalte. Lo mejor es esperar una hora después de comer para proceder al cepillado.

Otro gran error en este ámbito es cepillarse después de desayunar. Esto hará que las encías se vuelvan más sensibles y afecta el color natural de los dientes. Lo ideal es hacerlo apenas nos despertemos por la mañana, porque así nos sentiremos más frescos y mejoraremos la producción de saliva.

9. Mover constantemente la varilla del rímel

Muchas personas cometen el error de mover la varilla del rímel constantemente de adentro hacia afuera, creyendo que así sacarán más producto con el cepillo. Pero esto solo ocasiona que el aire sea empujado hacia el tubo, haciendo que el cosmético se seque más rápido. Para evitar esto, se puede girar la varilla suavemente de adelante hacia atrás y hacer movimientos circulares por dentro del tubo.

10. Aplicarse muy poco protector solar

Por lo general, las personas solo se aplican del 25 al 50 % de la cantidad recomendada de protector solar. Lo ideal es que pueda cubrir completamente la piel, por lo que es necesario aplicarse una cantidad de litros equivalentes a un vasito, mientras que, para un niño, debe ser la mitad de esa cantidad. Además, no hay que olvidar que cada dos o tres horas se debe reaplicar, ya que el producto se pierde al nadar o sudar.

11. Meter y sacar las bandejas de vidrio del horno muy pronto

Las bandejas de vidrio o pírex suelen explotar dentro del horno debido a que muchas personas tienden a meterlas y sacarlas rápidamente. Esto hace que el cambio de temperatura de frío a caliente sea extremo, lo cual afecta el material. Para evitar cualquier accidente de cocina, precalienta el horno antes de meter el pírex. Y una vez terminada la cocción, espera a que se enfríe de forma natural para poder extraerlo con seguridad.

12. Usar una sola toallita húmeda para desinfectar celulares y otras superficies

Es claro que la desinfección de las superficies y objetos es importante para proteger la salud. Pero el error que muchos cometen es creer que, con una sola toallita húmeda, es más que suficiente. Se necesitan varias de ellas para mantener la superficie humectada por largo tiempo. Y en el caso de los celulares, computadoras y otros aparatos eléctricos, siempre hay que seguir los protocolos de limpieza indicados en el manual.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas