13+ Personas compartieron relatos de su vida estudiantil que causaron un sinfín de nostalgía

Historias
hace 1 mes

Muchos consideran los años universitarios como la época más feliz de sus vidas. Incluso los desafíos académicos y las dificultades de la vida en el dormitorio no lograban opacar la alegría y la libertad de la juventud. Los recuerdos compartidos en las redes sociales nos llenan de nostalgia.

  • Recuerdo a un profesor aburrido que deambulaba por el aula sofocante, dictando notas lentamente. Quería que anotáramos cada palabra, creando una atmósfera de tedio. En un momento, se detuvo, miró hacia arriba y dijo: «La palabra ’indiferente’ tiene un sinónimo: ’apático’, pero...» Antes de que pudiera continuar, mi compañero intervino: «Pero a todos nos da igual». Sorprendentemente, el profesor le puso un diez por su ocurrencia.
  • Durante nuestros años universitarios, una noche, mientras paseábamos por la ciudad, conocimos a unas chicas que habían venido a competencias deportivas y se alojaban temporalmente en el dormitorio. Las acompañamos y descubrimos que vivían en el cuarto piso. Entonces se nos ocurrió trepar a su balcón. Pero terminé en el balcón equivocado. La sorpresa de un chico al verme en su balcón fue monumental.
  • Estudiábamos a distancia y asistíamos a las sesiones dos veces al año. En una ocasión, dos compañeras habían dado a luz y no pudieron asistir, pensando que les aplazarían los exámenes. Nos dejaron sus libretas de calificaciones y decidimos intentar un plan audaz. Una de nosotras se presentó primero con la libreta de una de las madres, aprobó con un diez, se cambió rápidamente de ropa, peinado y maquillaje, y volvió al final del examen con su propia libreta. Sin embargo, el profesor se dio cuenta y preguntó: «¿Otra vez usted? Ya le puse una calificación». Tuvimos que confesar todo, pero el profesor fue comprensivo y nos calificó a todas.
  • En nuestro segundo año, durante la octava clase, todos estábamos exhaustos. En un momento de silencio, le suplicamos al profesor: «Déjenos ir a casa, profe, todos estamos muy cansados...». Él accedió con una condición: «Cuando este trozo de tiza se desgaste, nos iremos». Entonces, alguien desde el fondo del aula exclamó: «¡Déjenme comérmelo!». Y así lo hizo. Nos fuimos a casa agradecidos y nuestro héroe, además de haber ayudado, quedó lleno.

«La autosuficiencia estudiantil. Hace una semana, me prometí a mí misma no ir de compras hasta que terminara todos mis exámenes»

  • Mis compañeros de dormitorio y yo asistimos a una fiesta desenfrenada fuera del campus. Al regresar, uno de los chicos se dio cuenta de que había perdido su billetera mientras se preparaba para dormir. Decidió, a las 4 de la mañana, regresar a la fiesta para buscarla, sin molestarse siquiera en ponerse una camisa. Preocupados por él, decidimos que sería mejor acompañarlo. Así, unas 12 personas terminamos caminando por la acera detrás de él, sin camisa. Solo puedo imaginar lo ridículo que debió haber parecido para los transeúntes. © MozzellJames / Reddit
  • En la universidad, debía hacer un trabajo de investigación en psicología, pero por mi descuido, lo olvidé por completo. Llegado el último día, no tenía nada que presentar, así que fui a clase esperando enfrentarme a las consecuencias. Cuando la profesora preguntó, mentí diciendo que el trabajo estaba en su correo electrónico. Para mi sorpresa, ella afirmó haberlo visto y tener algunas preguntas al respecto. Pasamos los siguientes 10 minutos discutiendo supuestos errores en un trabajo inexistente.
  • Uno de nuestros profesores era conocido por ser un tipo serio. Si los estudiantes tomaban en serio sus lecciones, él lo apreciaba. En una ocasión, alguien se quedó dormido durante su clase. El profesor, sin interrumpir su discurso, sacó su teléfono y tomó una foto del estudiante dormido. Luego explicó que lo había hecho por si el estudiante cuestionaba su calificación más tarde. Todos soltaron una risa contenida, y el estudiante se despertó, parpadeando con desconcierto. Ese profesor se convirtió en mi favorito. © workinlikeadawg / Reddit

«Durante las clases más monótonas, los estudiantes descubren habilidades creativas extraordinarias»

  • Había un chico carismático en nuestro grupo que solía cantar en conciertos. Para facilitarnos la vida, organizábamos pequeñas actuaciones con su ayuda para algunos profesores. Por ejemplo, llegaba el profesor para el examen, y el chico decía: «Iván García (nombre ficticio), queremos expresarle nuestro agradecimiento por su dedicación y hemos preparado una canción para usted». En ese momento, todo el grupo se unía para cantar algo alegre. Gracias a esta estrategia, logramos aprobar varios exámenes «automáticamente» con profesores particularmente sentimentales.
  • En mi primer año universitario, tuve una asignatura llamada «Concepto de la ciencia moderna», que era completamente irrelevante para los economistas. Los gerentes y los especialistas en marketing se aburrían claramente en ella. En la primera conferencia, el profesor comenzó a hablar sobre la teoría de la singularidad. Por coincidencia, yo estaba interesado en la ciencia ficción y acababa de terminar de leer una novela sobre viajes espaciales que trataba extensamente sobre la singularidad. Así que nos enfrascamos en una discusión sobre este tema. Aunque escuchaba más de lo que hablaba, intercalaba «frases inteligentes» para animar al profesor a seguir explayándose (aunque entendía el tema solo un poco más que los demás estudiantes). Al final de la clase, el profesor pidió mi apellido y anotó algo para sí mismo. Resultó que en sus clases siguientes solo asistí una vez más, pero al llegar a la revisión antes del examen, fui el único entre mis compañeros que aprobó el examen automáticamente, en reconocimiento a mi participación anterior.
  • En el cuarto año del instituto de medicina, durante el ciclo de obstetricia, pasamos tres semanas estudiando teoría antes de que finalmente nos llevaran, por primera vez, a presenciar un parto. Nuestro grupo estaba compuesto solo por mujeres, y todas estábamos ansiosas por la experiencia. Sin embargo, media hora de observación fue más que suficiente para cambiar nuestras perspectivas. Al salir de la sala de partos, en un silencio cargado de tensión, una de nosotras exclamó: «¡Qué va! Mejor me consigo un gato».
  • Mis vecinos de dormitorio eran futbolistas y vivían en el tercer piso. Una noche, mientras estábamos reunidos, uno de ellos salió al balcón para hablar por teléfono. No sé qué escuchó, pero de repente, en un arrebato de ira, lanzó su teléfono al suelo. Luego, sin pensarlo, saltó detrás de él. Recogió el teléfono, regresó como si nada hubiera pasado y se fue a dormir. Al día siguiente, lamentaba profundamente su impulsiva acción, no por el riesgo que corrió, sino porque había destrozado su teléfono. © scoopismaximus / Reddit
  • Estudiaba a distancia, por lo que tenía que tomar el autobús interurbano para los exámenes. El invierno era especialmente desagradable en este sentido. Una fría y oscura mañana, tuve que correr al autobús a las 7. Levantarse en la oscuridad era lo último que quería. Pero era necesario. Me lavé, desayuné y salí corriendo. Me vestí a toda prisa, solo para no llegar tarde. El día pasó rápido y cuando volví a casa, no fue hasta la noche que descubrí que llevaba puestas dos botas diferentes. Eran similares, ambas negras, pero una tenía plataforma y la otra tacón. Me reí tanto que probablemente todos los vecinos me oyeron. Ninguno de mis compañeros se dio cuenta, pero al día siguiente todos se reían de mi historia. Sin embargo, una profesora sí fue muy observadora. Durante la clase, se reía en silencio, pero no me dijo nada.
  • Durante mi año de vida en el dormitorio como estudiante, mis compañeras de habitación y yo estudiábamos de día y trabajábamos cuando podíamos. Pero solo teníamos suficiente dinero para patatas y pasta. Una noche, después de nuestra habitual cena de patatas, nos fuimos a dormir. Me desperté en medio de la noche al oír a una compañera hablar dormida. Decía: «Estoy en la tienda, ¿qué debo comprar?» La otra, todavía dormida, gritó con todas sus fuerzas: «¡Carne! ¡Compra carne!»
  • En la universidad, teníamos un profesor de historia que hacía imposible copiar en sus exámenes. Era muy estricto, expulsaba a los estudiantes si encontraba acordeones y podía ponerte en la lista de reprobados si sospechaba que estabas intentando copiar. No tenía ganas de estudiar, así que seguí una regla simple: si quieres ocultar algo, déjalo a la vista. Antes del examen, recogió todos nuestros teléfonos, revisó debajo de cada escritorio y hasta miró dentro de algunos zapatos en busca de chuletas, pero no encontró nada. Aun así, logré copiar y obtuve un 9. Todas las fechas clave, relaciones y teorías estaban escritas en mi escritorio.
  • Era invierno, las 8:30 de la mañana, y teníamos nuestra primera clase de folclore. Nuestro profesor, estricto pero genial, hablaba sobre las celebraciones de boda. Nosotros, aburridos, tomábamos notas y soñábamos con el recreo y un hot dog. De repente, se detuvo y dijo: «Recuerden este momento. Se convertirá en uno de los más felices de sus vidas». Respondimos con sonrisas escépticas. Casi 10 años después, un amigo y yo recordamos este episodio y nos damos cuenta de cuánta razón tenía nuestro sabio profesor.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas