13 Señales no obvias de que estás compartiendo tu casa con bichos

Curiosidades
hace 10 meses

Mientras limpias la casa, notas unas marcas alrededor de tu silla de madera. Parecen de dientes, pero no tienes mascotas. O niños pequeños. Es una señal de que hay una plaga en tu casa. Probablemente los ratones y las ratas las hayan dejado. Es posible que encuentres más de ellas en los rodapiés y muebles. Lo hacen para que sus nidos sean más acogedores. Suelen esconderse en el ático, detrás de los armarios o incluso dentro de las paredes.

Para deshacerte de ellas, construye tus propias trampas con un vaso y una moneda. Unta mantequilla de cacahuate en el interior del recipiente y balancea un lado sobre una moneda de pie. El ratón correrá para intentar tomar la crema de maní, derribará la moneda y quedará atrapado dentro del vaso. También puedes utilizar aceites esenciales de menta y clavo para repeler a los roedores. Sumerge bolas de algodón en ellos y satúralas bien. Colócalas en tus armarios, en las entradas de tu casa y en otros lugares donde a los ratones les gusta merodear.

Bzzz, ¡hay abejas por todas partes! Has mirado alrededor y no has encontrado nada que se parezca a un nido de estos insectos. Pero has notado que hace días que aparecen unas manchas oscuras en tus paredes. Si tuvieras visión de rayos X, verías un nido de abejas dentro de los huecos de tus muros. Es la miel la que está dejando estas manchas oscuras por todas partes. Haz que un apicultor profesional retire estos nidos para que no te piquen.

Si todavía quedan algunas abejas en tu patio, utiliza una solución de vinagre en una botella de aerosol para ahuyentarlas. Mezcla una cantidad igual de agua y vinagre y agita bien. Rocíalo sobre tus plantas por la noche. Si has encontrado un agujero en tu camisa que antes no estaba, la culpa es de las polillas. Les gusta arruinar la ropa y otros tejidos, ¡incluso las alfombras! Solo quieren comer. Y, si por casualidad encuentras algún pequeño gusano o tubo de seda, puedes estar 100 % seguro de que tienes polillas viviendo contigo.

Disuádelas utilizando aceite de cedro diluido en una botella con atomizador. Un difusor también funcionará. Luego, asegúrate de aspirar tus suelos y alfombras a menudo para que no vuelvan. Los escarabajos de las alfombras parecen inofensivos, pero también les gusta masticar cosas. Disfrutan dejando grandes agujeros en tus alfombras, tapetes, tapicerías e incluso en tus cortinas. Limpia las zonas infestadas con un aspirador de boquilla. Concéntrate en eliminar los restos y las larvas de todas las grietas. Para asegurarte de que han desaparecido, también puedes limpiar esas zonas con vapor.

Si la pintura se está desprendiendo de las paredes, es probable que haya termitas. Es posible que oigas cómo se desmorona la madera o que las oigas masticar. ¡Oh, no! Golpea tus paredes de madera. Si suenan huecas, es una mala señal. Ponte atento a las bolitas de termitas. Parecen pequeños montones de sal o pimienta en el suelo. La solución es el vinagre. Mezcla media taza con el jugo de dos limones y rocíalo alrededor de las zonas donde sospeches que hay termitas. También puedes utilizar aceite de naranja, y esto podría evitar que las futuras termitas te visiten. Rocíalo a menudo si no quieres que estén cerca, sin importar si ya están ahí o no.

A las carcomas les gusta masticar la madera que nunca ha sido sellada o pintada. Otras superficies de este material, como tu mesa, también les agradan. Dejarán diminutos agujeros en ella. Y, si notas que tus muebles se deterioran más rápido de lo habitual o se desmoronan, probablemente sea culpa de ellas. Trata la madera para eliminarla y protegerla de la humedad; no volverán a acercarse a ella. Con respecto a los artículos de madera más pequeños, puedes congelarlos durante cuatro días.

De repente, las luces se apagan. Debe ser obra de las hormigas de fuego. Les atraen los campos eléctricos y les gusta acampar en los enchufes y cajas eléctricas. Son diferentes de las hormigas normales. Tienen un color café rojizo. Pican y muerden. Y usan sombreros duros. No, solo bromeo. Mezcla cantidades iguales de jugo de limón y agua y rocía las zonas donde hayas encontrado a estos tipos. El jabón para platos o el detergente también funcionan. Solo asegúrate de no rociar los cables eléctricos.

Sobrevivieron cuando los dinosaurios no lo hicieron, se meten por los orificios más pequeños y pueden hacer que te retuerzas. Las cucarachas dejan un polvo de excrementos negros que parecen pequeños granos de café en tu casa. Es posible que veas algunas de sus cápsulas de huevos por ahí, que contienen hasta 30 de ellas. Irán por tus paquetes de comida, libros y ropa de cuero. Y si puedes oler algo desagradable por la casa que antes no estaba ahí, probablemente sean ellas. Bichos apestosos.

Mezcla bicarbonato de sodio y azúcar, y luego espolvoréalo por todas las zonas que necesites. Hazlo varias veces, para estar seguro. También puedes comprar aceites esenciales de menta, canela, rosa y palmarosa, mezclarlos todos y rociar las mismas zonas. Si abres un libro y observas algunas manchas amarillas en él, junto con algunos agujeros, eso es obra de los pececillos de plata. Se alimentan de materiales ricos en proteínas. El papel es uno de ellos. También les gusta el pegamento que mantiene unido tu papel tapiz, el azúcar, los cereales y la carne seca. Encontrarás pequeños montones de polvo amarillo alrededor de su zona de alimentación y la piel que han desprendido por tu casa.

Puedes atraparlos con cinta adhesiva. Coloca un señuelo que los atraiga, como azúcar en un recipiente de cristal, y envuelve el exterior de este con cinta adhesiva. Pueden entrar, pero no salir. Las hojas de laurel secas esparcidas por la casa repelen a los pececillos de plata. También puedes dejar un difusor de aceite de cedro colgado. Los gorgojos del arroz y de granero se instalarán en tu despensa. Es probable que dejen algunas telarañas alrededor de tus paquetes de harina cubiertos de residuos. Y, cuando abras esos paquetes, habrá cáscaras de larvas secas en ellos.

Tu arroz tendrá agujeros porque es donde ponen los huevos. Lo primero que tienes que hacer es tirar toda la comida seca que no esté bien cerrada. El resto de la comida en las mismas zonas también puede tener algunos gorgojos. Tírala también, aunque no sean alimentos secos. Aspira tu despensa de arriba a abajo, ¡toda! Limpia los lugares de difícil acceso con un cepillo. Si hay alguna grieta en los gabinetes, séllala con cualquier producto que funcione. Después de todo esto, coloca algunas hojas de laurel alrededor. Coloca también algunas en tus contenedores de arroz y grano.

Los grillos camello se parecen a las arañas, o al menos sus patas. Les gustan los sótanos húmedos, las cocheras y los sótanos de poca altura. Masticarán cualquier cosa orgánica: las cajas de cartón de almacenamiento, las alfombras y quizá incluso algunos artículos de madera. Puedes comprar un deshumidificador y hacer que estos lugares no sean bienvenidos para ellos. Entonces se quedarán afuera. Las trampas pegajosas también funcionan. Pueden saltar dentro de ellas, pero no pueden salir. Tus plantas pueden tener pulgones. Las hojas se pueden enroscar o poner amarillas en la parte externa, y tendrán una mielada pegajosa, que puede atraer a otras plagas. Las hormigas, por ejemplo, se alimentan de esta.

Puede traer consigo hongos que vuelvan negras las hojas y las ramas de tu planta. Si miras debajo de estas, encontrarás estos pulgones. Para deshacerte de ellos, intenta rociarles un poco de agua fría. Una solución de unas gotas de jabón para platos y agua también funcionará si se aplica directamente sobre las hojas, cada 2 o 3 días durante unas dos semanas. Los mosquitos que zumban alrededor de tus oídos cuando intentas dormir pueden ser el sonido más molesto que ha existido. Les encantan los charcos y la humedad, y si tienes un estanque en el patio trasero, es probable que acampen ahí. Luego, empiezan a entrar en tu casa.

Si dejas las ventanas abiertas, considera la posibilidad de comprar una mosquitera para que no puedan entrar. Pero si ya es demasiado tarde, quema una vela de lavanda. ¡No soportan su olor! ¡Quemar salvia y romero también funciona! Te calmará mientras los mantiene a raya. Y, si no tienes ninguno de ellos en tu casa, el ajo servirá perfectamente. Solo asegúrate de que es lo suficientemente fuerte como para que se alejen de tu hogar. Tu casa está llena de telarañas y sacos de huevos de araña. Diez de estas se arrastran por el techo. Los insectos voladores, como los mosquitos y las moscas, atraen a las arañas a tu casa; tener uno suele significar tener el otro.

Frota limas y limones en tus rodapiés, alféizares y estanterías. En cualquier lugar donde pueda haber arañas. No soportan el olor. También puedes plantar un eucalipto en tu jardín: funcionará como repelente de arañas para siempre. ¡Adiós, bichos!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas