14 Mujeres que vivieron en primera persona todos los “placeres” de la maternidad

Historias
Hace 2 semanas

Dicen que los hijos son las flores de la vida. Pero poca gente piensa en lo difícil que es criar estas flores. Los niños suelen ser traviesos e inquietos. Y la adolescencia es otro cantar. Además solemos sentir a presión y las críticas constantes de la sociedad. En general, las mujeres que han criado al menos un hijo apreciarán sin duda las historias de la vida de las madres.

  • Mis hijos tenían alrededor de dos y tres años. Los dejé solos y fui al baño por medio minuto. Cuando salí del baño, vi que durante ese tiempo los niños habían sacado sirope dulce, lo habían derramado por toda la alfombra del salón y empezaron a rodar sobre él en sus pequeños triciclos, imaginando que era barro. La alfombra tenía unos dos meses. La verdad, mis hijos eran tan pequeños y adorables, y se divertían tanto jugando, que no pude enojarme por mucho tiempo. © MadMadGirl / Reddit
  • Mi hijo tiene 14 años. A su edad, yo ya sabía qué quería ser y a qué universidad planeaba ingresar. Veo a los hijos de mis amigas, de 14-15 años. Aunque sus deseos cambien cada día, al menos los expresan: quiero ser cantante o tatuador. ¡No importa qué! Mi hijo no tiene metas en la vida. “No planeo trabajar”, “no veo sentido en ir a la universidad”. ¡Me desespera cada vez! Le pregunto: “¿Y si mamá deja de darte dinero, irías a cualquier trabajo que te acepten?”. Asiente. Ya no sé qué hacer. ¿O es una rebelión adolescente?
  • Mi hija empezó a hablar a los 18 meses. Sus sonidos eran normales. Alrededor de los dos años y medio, de repente, comenzó a cecear. De un día para otro. No la molesté durante casi un año, pensando que se corregiría solo. Luego empecé a trabajar con ella. Pero ella era tan terca, no quería hacer nada y no lo lograba, por más que me esforzara. Alrededor de sus cuatro años y medio, decidí buscar un logopeda. Cuando vi los precios, casi me desmayo. Estaba sentada triste en la cocina. Mi hija vino y me preguntó qué pasaba. Le dije: "No puedo enseñarte a pronunciar los sonidos correctamente, Evita. Tendremos que pagarle mucho dinero a un logopeda. Bueno, no compraremos juguetes nuevos ni iremos a diversiones para ahorrar". Se fue a su cuarto pensativa. Volvió y me pidió que le mostrara una vez más cómo se pronuncia la "s". Después de 15 minutos de práctica, ya pronunciaba el sonido. Y en dos semanas, todos los sonidos sibilantes estaban en su lugar.
  • No sé cuándo mi hija comenzará a ayudarme con las tareas del hogar. Ya tiene 15 años, y creo que es hora de que empiece a mantener la limpieza. Le da asco cuando le pido que pase la aspiradora o quite el polvo. ¿Qué hacer? No quiero regañarla, así que trato de incentivarla con recompensas agradables: le digo que le compraré un libro nuevo por ayudarme, o que no tendrá que ir a casa de la abuela si no quiere. Pero a mi hija no le importa. Parece que, por más que no quiera, tendré que ser más estricta con ella.
  • La abuela de mis hijos está ahora en el extranjero recibiendo tratamiento. Me pide mucho que le envíe fotos de sus nietos, pero es difícil hacerles una foto decente a estos inquietos. Mi hija tiene 15 años y está en plena adolescencia. Odia a todos, se pinta los ojos y las uñas de negro, y su ropa es del mismo color. Cuando le pido que se haga una foto para la abuela, pone mala cara o sarcásticamente dice: “Mándale una vieja”. Mi hijo tiene cuatro años, pero en cuanto le sacan una foto, se pone a llorar, parece que le tiene miedo a la cámara. En fin, menuda compañía. Trato de hacerles fotos al menos de uno en uno, porque juntos es una misión imposible.
  • Dejé a mi hijo de seis años solo por una hora. Todavía estaba dormido cuando me fui, pensé que tendría tiempo para comprar todas las cosas necesarias rápidamente. Vuelvo a casa y él está de pie en un rincón. Me acerco y le pregunto qué pasa, por qué está ahí. Mi hijo, con cara de culpable, explica: “Pues, sin querer volqué el jarrón. Simplemente se enganchó con mi codo. Y decidí castigarme por eso”. Me río, lo saco del rincón y le digo: “Pero nunca te hemos castigado así, ¿por qué te fuiste al rincón?”. Mi hijo responde: “A mi compañero Miguel lo castigan sus padres así. Siempre lo mandan al rincón”.
  • Cuando mi hijo tenía unos cuatro años, mostró carácter y decidió abrocharse el cinturón de su silla de coche sin ayuda de nadie. Vale, le dejé intentarlo. Me senté delante y empecé a esperar los clics de las hebillas. Pero en lugar de eso, escuché “¡maldita sea!”. Me giré y le dije: “¿Qué has dicho, perdona?”. Y él respondió: “¡Nada!” — y clic-clic. © KnockMeYourLobes / Reddit
  • Una vez nuestra canguro intentó poner en tiempo fuera a mi inquieto hijo de seis años. Él salió corriendo a la calle y ella fue tras él. Mi hijo logró engañarla, regresar a la casa y cerrar la puerta. Cuando la canguro exigió que la dejara entrar, él le dijo: "No. Usted está en tiempo fuera. No puede entrar hasta que se calme". © gcanyon / Reddit
  • Mi hija se negó a cenar: macarrones con queso y salchichas. Me sentí mal. De repente, ella me miró a los ojos y muy seriamente dijo: "No puedo comer esto. Me parece que las salchichas están poniendo nerviosos a los macarrones". Resulta que no había cocido bien los macarrones. Tuve que cubrirme la cara para que mi hija no viera que me reía. Desde entonces llamamos a los macarrones mal cocidos "nerviosos". © Autor desconocido / Reddit
  • Le dije a mi hija que no podía comer helado para el desayuno. Ella me respondió: "Soy la reina y yo pongo las reglas, no tú". Cruzó los brazos sobre el pecho y resopló. Me dieron ganas de reír, pero tenía que corregir ese comportamiento. © brittanyh1012 / Reddit
  • Salí con mi esposo y mi hijo al centro comercial. Era nuestra primera salida fuera de casa con un niño pequeño. En un momento dado, mi hijo se puso a llorar en medio de la tienda. Me di cuenta de que tenía hambre. Entré en un probador medio vacío. Me senté, cerré la cortina y me dispuse a darle de comer. De repente, irrumpió una dependienta. Me dijo que mejor me buscara otro sitio para mis cosas de mamás, que aquí había gente cambiándose de ropa. Me echó con las siguientes palabras: "Será mejor que vayas al baño, hay muchos en el centro comercial, no vaya a ser que ensucies algo aquí". Me fui en silencio y ofendida de esa maldita tienda.
  • Mi hija quiere hacerse un tatuaje. Le insisto en que todavía es muy joven y que luego se arrepentirá de haberse hecho esa tontería en el brazo a los 17 años. Le digo esto porque yo aún, de vez en cuando, me arrepiento de la mariposa en mi muslo. También me la hice a los 16 años, sin hacer caso a mi madre. Pero mi hija, por el contrario, dice que esa mariposa es muy genial y que con el tiempo no se ha estropeado para nada. Ay, no sé. Si se lo hace sin permiso, qué le vamos a hacer. Pero yo no lo permitiría, que espere un poco más, y si después no cambia de opinión, que se lo haga.
  • Un cajero mayor en el hipermercado decidió charlar con mi hija de dos años. Estaba trabajando con ella para que aprendiera a llevar una conversación educadamente. Le enseñé que si alguien le preguntaba algo, como por ejemplo su edad, debía responder y hacer una pregunta similar de vuelta. Así que el cajero le preguntó a mi hija: “Estás comprando un chupete, ¿no eres demasiado mayor para él?”. Mi hija pensó un minuto y respondió: “¿No eres tú demasiado viejo para trabajar en una tienda?”. © SouthernNanny / Reddit
  • Mi hija tiene 15 años. Naturalmente, odia comprar ropa con sus padres. Le dimos dinero y le permitimos ir al centro comercial. Como era de esperar, eligió unos jeans rotos. Está bien, mientras le gusten. Pero, un par de semanas después, llegó a casa desde la escuela con esos jeans muy triste. Resulta que de repente se habían roto más. Me pidió que los cosiera. Todo iba bien, pero me entusiasmé y cosí las rasgaduras “correctas”. Al final, pasé otra media hora descosiéndolas mientras mi esposo no paraba de reírse.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas