15+ Personas que acudieron a la tienda para hacer compras y terminaron llenando el carrito con un sinfín de anécdotas

Historias
Hace 1 semana

Generalmente, ir de compras no presagia nada fuera de lo común: es una actividad completamente ordinaria. Sin embargo, en ocasiones, el supermercado se convierte en el escenario de pasiones tan intensas que parecen sacadas de un éxito de taquilla de Hollywood. Algunos discuten, otros cantan, y algunos hasta persiguen a un mapache: un verdadero espectáculo.

  • Me alejé de la caja registradora pensando que había comprado poco. Volví, y entonces empezaron los problemas: llamaron al supervisor, hicieron devoluciones de dinero a la tarjeta y cobraron de nuevo. Al final, me sentí humillada cuando la cajera dijo que ella jamás habría regresado.
  • Mi hija adora el pan, especialmente cuando está caliente y fresco. Solo necesitábamos comprar pasta, así que no me preocupé demasiado por mi apariencia. Mi hija también quería dulces, pero como teníamos suficientes en casa, le dije que no. En la cola para pagar, me pidió: “Mamita, ¿podemos comprar al menos un pan?”. Un señor en la cola pensó que necesitábamos ayuda y nos compró un pan. Así terminas si sales en pijama a comprar pasta.
  • Arrojé un montón de productos en el carrito que compartía con mi esposo, pero al levantar la vista me di cuenta de que era el carrito de un desconocido. Comencé a disculparme y a sacar todo de nuevo, pero él me dijo: “Espera, ¡quizás me sirvan!” © Sophisticated-Sloth- / Reddit
  • En la tienda, me uní a alguien que cantaba una canción y un hombre que estaba en el pasillo se sumó a nosotros. Pronto, varias personas más se nos unieron y formamos un pequeño flashmob. © moinatx / Reddit
  • Estaba en la caja de la tienda, listo para pagar, cuando de repente apareció un mensaje aterrador en la pantalla: “Fondos insuficientes”. Lo intenté de nuevo, pero el pago no se procesó. Nervioso, le dije a la cajera: “Lo siento, no lo necesito”. Pero entonces, una chica que estaba detrás de mí pasó su tarjeta y dijo: “No te preocupes, yo pago”. Esta desconocida terminó comprándome un cepillo de baño. Aún estoy en shock.
  • Presencié una pelea entre dos hermanas en la tienda. Se tiraban del cabello y se gritaban, mientras la gente alrededor grababa todo en video. Lo más gracioso es que su madre gritaba: “¡Por favor, deténganse, están avergonzando a nuestra familia!”. © thechadc94 / Reddit
  • Vi un cartel increíble en una tienda de dulces. ¡Había dulces deliciosos y adorables gatitos! Decidí entrar y elegir algo para la noche. Había tantas opciones que tuve que llevarme mucho. Cuando estaba pagando, la vendedora me cobró todas estas bolsas y luego preguntó: “¿Así que realmente amas a tu gato?”. Al principio no entendí, pero segundos después me di cuenta de que había comprado comida para gatos en lugar de dulces. ¡Así son las tiendas para animales hoy en día!
  • Estaba en una tienda de comestibles cuando, de reojo, vi algo moverse. Cinco minutos más tarde, unas 40 personas intentaban echar a un mapache de la tienda, y una mujer saltó dentro de un congelador gritando “¡No quiero que me dé rabia!” © Quokka_Queen / Reddit
  • Recientemente presencié un espectáculo en una pequeña tienda: un hombre comenzó una pelea con la vendedora y saltó sobre el mostrador para enfrentarla. Ella gritó: “¡Carlos, ayúdame!” Él miró despectivamente al frágil guardia de seguridad, como diciendo, arriésgate si te atreves. Pero entonces se abrió la puerta del almacén y apareció Carlos, aparentemente un cargador local. ¿Se imaginan un armario de tres puertas? Bueno, Carlos podría simplemente abrazarlo, levantarlo suavemente y llevarlo. Cuando el hombre lo vio, corrió rápidamente hacia la puerta. La puerta que había abierto al entrar a la tienda todavía estaba medio abierta. El pobre se estrelló contra ella con la frente y cayó al suelo. Lo que siguió fue una escena de película de terror: Carlos, con los brazos extendidos hacia delante, se acercaba lentamente al chico tendido, quien, llorando de miedo, se arrastró hacia la puerta de la tienda. La pereza de Carlos salvó al alborotador: antes de llegar a la puerta, él tristemente agitó la mano y regresó tranquilamente al almacén.
  • Una conocida que trabaja en una tienda de ropa me contó una historia divertida. En la entrada de la tienda, había maniquíes y una abuela se acercó a uno de ellos y comenzó a hablarle. Le contó sobre sus dolencias, sus nietos y sus vecinos. Luego lo miró suplicante: “Te ves un poco pálido, nietecito”. Y se fue tranquilamente de la tienda.
  • Mi madre, mi hermana y yo estábamos en el supermercado. Mi hermana necesitaba usar el baño, así que detuvimos a una gerente y le preguntamos: “Disculpe, ¿dónde está el baño?” Ella respondió seriamente: “No vendemos baños”. © 2gecko1983 / Reddit
  • Un niño pequeño de unos 3 o 4 años estaba con su madre delante de mí en la cola de la caja y vio que en mi carrito había 3 baldes de helado, que había comprado en oferta. Me miró, luego se volvió hacia su madre y dijo: “Mamá, él debe ser un niño muy bueno, ¡porque consiguió tanto helado!” © Sad-Ad-571 / Reddit
  • Pasaba por una tienda cuyo letrero anunciaba: “abierto las 24 horas”. Al acercarme, vi al vendedor cerrando la tienda. Le comenté: “¡Pero si su letrero dice que trabajan 24 horas!” A lo que el vendedor me respondió: “¡Sí, pero no seguidas!”
  • Estábamos en la tienda con unos amigos y uno de ellos no dejaba de burlarse de mí. Finalmente, me cansé y me giré para decirle: “¿Realmente quieres problemas hoy?” Pero justo en ese momento, me encontré cara a cara con una anciana. Rápidamente aclaré: “¡No, no usted!” Después, tomé los productos y corrí hacia la caja. © knittybitty123 / Reddit
  • Regresé a casa del supermercado. Dejé las bolsas en el suelo y al quitarme la chaqueta sentí algo en el bolsillo: era un jamón. Como no cabía en la cesta, lo había metido en la chaqueta y me olvidé de sacarlo. Volví a la tienda y al llegar a la caja dije: “Accidentalmente, me llevé este jamón, quisiera pagar por él”. La expresión del cajero fue digna de verse.
  • Una noche, fui al supermercado con mi hermano. Él decidió no entrar y se quedó esperando en la entrada. Cuando terminé de pagar y salí con las compras, vi a mi hermano de espaldas en el pasillo, bloqueándome el paso. Le di un empujón con la rodilla, pensando que era él. Se volteó y resultó ser un hombre enorme. Le dije apenada: “Oh, creí que eras Antonio”. A lo que él respondió: “Soy Antonio”. A pesar de las dos enormes bolsas de compras, nunca había corrido tan rápido.

Incluso una simple ida al supermercado puede convertirse en una fuente de situaciones cómicas inesperadas. Fui a comprar pan y terminé con una canasta llena de historias divertidas. ¿Quién iba a imaginar que comprar pan podría transformarse en una aventura épica donde tú eres el protagonista?

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas