15+ Mujeres que agotaron su paciencia debido a las opiniones ajenas

Historias
Hace 2 semanas

Todos los días nos enfrentamos a numerosos estereotipos y luchamos por sobrevivir en un mar de juicios externos. Las palabras hirientes y las lenguas afiladas pueden arruinarle el día a cualquiera. Las heroínas de nuestro artículo están tan cansadas de los prejuicios y de la opinión ajena que están listas para gritar al mundo: “Vive tu vida y déjame vivir.”

  • Estaba en una tienda con mis hijos, de pronto, entró una chica toda tatuada y con el pelo verde, vestida de manera muy chula acorde con su estilo. Mis hijos se quedaron con la boca abierta, y ella apenas reaccionaba, preparándose para defenderse. Mis hijos dijeron: "¡Mamá, mira qué genial! ¿Podemos hacernos algo así también?" Y yo respondí: "Claro, está muy chulo, ¿por qué no?". En ese momento, su expresión cambió drásticamente y se nos acercó: "Perdón, pero es la primera vez en una semana que escucho una reacción así de una mamá, ¡eres increíble! Ayer incluso una madre me lanzó un zapato. ¡Eres genial!"
  • Para el cumpleaños de un pariente fui con un vestido hermoso, ya que mi figura lo permite. Estaba disfrutando, bailando, y mi esposo resoplaba con enojo: "No sonrías así, no te muevas así" y otras cosas. Luego empezaron los reproches de que voy a trabajar en falda, que me hago los labios, las cejas, las uñas, mientras que sus familiares no hacen eso, que me compré sandalias de tacón... Porque una debe ser una mujer tranquila y discreta. Y simplemente le dije que se largara y me fui. Siempre he sido llamativa. Y lo seguiré siendo.
  • Conocí a un tipo en una aplicación de citas. Para nuestra cita, fui en jeans con dobladillo, y era invierno. Cuando nos encontramos, me miró de arriba abajo y preguntó: "¿Tienes las piernas sin depilar?" Y yo, riéndome, le dije que no solo tengo las piernas sin depilar. Él me miró con ojos desorbitados, escupió y dijo que estaba loca, se dio la vuelta y se fue. ¿Cuándo entenderán algunos que el cuerpo de una mujer no es asunto suyo?
  • Conduzco muy bien. Sin falsa modestia, llevo 15 años al volante, ni un solo accidente, terminé cursos de conducción extrema. Pero cómo me molestan los hombres que ven coches con el signo de "aprendiz" o el "signo de exclamación" y empiezan a tocar la bocina y a cortarles el paso. Me da mucha pena por las chicas que recién empiezan a conducir, y en la carretera hay tanto patán.
  • Tengo una piel problemática y acné, ¡y estoy cansada de los eternos dobles estándares! "¡Deja de comer porquerías, quiérete! Para botas nuevas tienes dinero, pero no para un dermatólogo". Y cosas por el estilo. ¿Gente, de verdad tienen tantos problemas con el tacto que los granos ajenos les preocupan más que su propia vida? Mi mejor amiga, por cierto, es una chica con curvas, con una salud excelente y un gran amor por la vida. Y ella también escucha a menudo: "¡Cuida tu salud! ¡Quiérete!" Me gustaría que la gente dejara de diagnosticar por la apariencia, de juzgar lo que no saben realmente, y simplemente nos dejaran vivir en paz sin humillaciones.
  • Estoy registrada para seguimiento de mi embarazo. En cada consulta con el ginecólogo, me hacen una ecografía y escuchamos los latidos del corazón del bebé. Para esto, aplican un gel especial en mi abdomen, que luego limpiamos con toallas de papel. En una de las consultas, el médico me informó que debía traer mis propias toallas de papel, ya que cada mujer embarazada debía hacerlo. De acuerdo. Para la siguiente cita, compré tres paquetes de 100 toallas cada uno, los llevé y se los entregué al médico. En la consulta posterior, realizamos la ecografía y, al buscar una toalla de papel, el contenedor estaba casi vacío. El médico le pidió a la enfermera que trajera más toallas, y ella, con los ojos bien abiertos, me dijo: "Señorita, le dijimos que debía traer toallas de papel". En ese momento, no pude contenerme. Le respondí que había traído tres paquetes tres semanas atrás, y que serían suficientes hasta el parto. Además, añadí que no me importaba quién se había llevado las toallas a casa, y que sabía dónde estaba la oficina del director del hospital. ¿Y saben qué? ¡Milagrosamente aparecieron toallas! No eran las mías, eran de otro color, pero al menos aparecieron. Pensé que iba a destruir este lugar.
  • Soy mujer y detesto la manicura. Cualquier manipulación con las uñas, excepto cortarlas y darles forma con una lima, me resulta físicamente desagradable. Simplemente no me gusta la sensación de tener algo en las uñas, es muy incómodo. Pero, ¿por qué recibo tanto juicio por esto? Entendería si fuera por ropa sucia o mal aliento, ¡pero son solo uñas! Mis manos están limpias, no hay suciedad bajo las uñas. Sí, se ve la cutícula, no está cortada hasta la raíz, y las uñas son rosadas y suaves. Pero todas mis compañeras de trabajo miran mis manos con desprecio. Incluso aquellas que ya han arruinado sus uñas con esos esmaltes en gel. La belleza exige sacrificios, dicen. Mis amigas suspiran y dicen que es feo, que parezco una anciana. ¿Pero por qué? No lo entiendo. ¿Realmente las uñas pintadas cambian tanto la imagen de una mujer que es necesario para todos?
  • Mis padres se enfurecen porque ignoro sus "autoritarios" consejos sobre cómo vivir mi vida. Durante mucho tiempo, no entendía por qué reaccionaba tan intensamente y hacía lo contrario de lo que me decían. Luego me di cuenta. No quiero seguir el consejo de mi madre de trabajar como una mula, no ver a mis hijos, odiar todo a mi alrededor y a los 40 años estar cansada de la vida. Tampoco quiero escuchar a mi padre, que a los 50 años no ha logrado nada: le regalaron un departamento, mi abuela le compró el coche y la segunda vivienda la adquirieron con una hipoteca que paga mi madre. No quiero vivir así. Prefiero escuchar a aquellos cuya vida admiro.
  • Empecé a tener canas a los 19 años. Durante un tiempo, me teñía el cabello, pero luego me cansé. Ahora tengo 34 años y estoy harta de los estereotipos que asocian las canas con la vejez. ¿Herencia, estrés, enfermedades? ¿Para qué pensar en eso? Es más fácil para la gente, incluso desconocidos, comentar sobre mis canas. Trabajo como vendedora y muchos clientes me dicen que tengo canas, como si yo no lo supiera o nunca me mirara al espejo. ¿Cuándo entenderán que no todos temen las canas y que no tienen nada de malo?
  • Mi madre me tiene harta. Vivimos en ciudades diferentes. Viene a visitarme cada 3-6 meses por unos días. Constantemente me da lecciones sobre cómo vivir, cómo cortar la cebolla correctamente, toca mis cosas y revuelve mis cajones. No puedo poner cerraduras en los armarios porque alquilo el apartamento. Cada vez que viene, hay un escándalo porque reorganiza mi casa a su manera y siempre termino escuchando sus palabras: "¡No volveré más!" Pero no puedo evitar que venga.
  • Tengo una complexión robusta y me encanta usar vestidos sueltos. Por alguna razón, todos parecen muy interesados en saber si estoy embarazada. Hoy no aguanté más. Me acerqué a una compañera de trabajo que volvió a hacerme esa pregunta, la agarré por los hombros y le grité en la cara: "¡Es solo mi figura, mi fi-gu-ra!" Espero que ahora me dejen en paz, porque estoy harta.
  • Cuando mi suegro se enteró de que estaba conduciendo el coche de mi esposo, intentó hacer una broma al respecto. Sin embargo, no era el momento adecuado, así que le dije que para conducir un automóvil solo se necesitan cabeza, dos manos y dos pies. Ninguna otra cosa extra, que solo los hombres tienen, es necesaria. Le comenté que estaba equivocado o que quizás le habían enseñado a conducir de otra manera. Mi esposo se rio a carcajadas.
  • Me irritan los trabajadores que no pueden dejar de meter su nariz larga y maleducada en los asuntos ajenos. Estoy renovando mi nuevo apartamento, con mucha ayuda de mi mejor amigo. Hacemos casi todo nosotros mismos, comprando materiales según nuestro presupuesto y preferencias personales. Pero siempre hay alguien que tiene que hacer un comentario. Por ejemplo, vino un fontanero del administrador del edificio:
    –¿Por qué pusieron azulejo en la pared? Es un gasto innecesario.
    – No había azulejos que me gustaran.
    – No solo debes fijarte en tus preferencias. Conozco a alguien que puede instalar los azulejos de manera hermosa, te doy su número. No pude más y le dije:
    –¿Y por qué te has cortado el pelo así de mal? Nadie lleva ese estilo. Es un gasto innecesario. Te doy el número de una amiga que corta el pelo muy bien. El hombre se ofendió. Es irrespetuoso y grosero meterse en los asuntos de los demás. Tal vez no tengo dinero para algo diferente, o tal vez siempre soñé con hacerlo así. Cada uno tiene gustos y posibilidades diferentes.
  • Estoy harta de las prohibiciones de mi esposo. Irme de vacaciones solas con nuestro hijo — no, lleva a su madre. Ir con amigos a una cabaña — no. No quiere que ande en traje de baño si él no está presente. Me fui con nuestro hijo a casa de mi madre, y cuando la niña tuvo fiebre, no me permitió quedarme a pasar la noche allí, tenía que dormir con él. Solo quiero ir a masajes, hacer deporte en shorts, nadar en la piscina. Quiero descansar de verdad, no estar siempre adaptándome a otros.
  • Mi hermana estaba tan harta de que le preguntaran cuándo se casaría, que a los 35 años finalmente lo hizo, solo para que la dejaran en paz. La familia se reía, diciendo que no tenía escapatoria. Después de la luna de miel, se divorció inmediatamente. Y su "esposo" no se opuso. Ahora dice que la familia finalmente la dejó tranquila. Si alguien nuevo pregunta, responde que ya estuvo casada y que fue suficiente. A la pregunta de "¿Cuándo tendrás hijos?", responde que cuando se vuelva a casar. La mayoría de las personas a quienes les cuento esta historia responden: "¿En serio se podía hacer eso?" Mi hermana ha hecho una carrera impresionante, compró un apartamento, se mantiene completamente sola y vive como le place.
  • Hace un año, cambié mi apellido. Me molesta mucho cuando algún empleado de la oficina de correos, del club deportivo o de una tienda me felicita por mi matrimonio. ¡Me divorcié! No hay nada raro en querer recuperar mi apellido después de diez años. Sin embargo, todos se disculpan de inmediato cuando les informo que fue un divorcio. ¿Por qué? Estoy contenta con mi decisión, pero estoy harta de los prejuicios.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas