17 Pruebas épicas de que las apariencias engañan

Historias
hace 6 meses

A veces la gente juzga a los extraños por su aspecto sin ni siquiera pensar en ello. Sin embargo, los millonarios suelen llevar ropa discreta, mientras que a las personas con ingresos muy medios a veces les gusta alardear de prendas de marca. No hay que juzgar un libro por su portada, ni a una persona por su vestimenta. Y las historias de los protagonistas de nuestro artículo son prueba directa de ello.

  • Un amigo mío tenía una joyería. Un par de días antes de Navidad, entró un cliente vestido con un overol sucio. Esperó pacientemente a que una empleada se liberara y se acercara a él. Pero después de terminar con el primer cliente, la chica ignoró al hombre y fue a ayudar al señor trajeado que acababa de entrar. Luego se escabulló a la trastienda y pidió a mi amigo, el dueño, que acompañara al desaliñado cliente a la salida porque estaba claro por su aspecto que no iba a comprar nada. El dueño la despidió inmediatamente y se fue a saludar a su cliente de toda la vida, un granjero que llevaba 20 años viniendo en Navidad y comprando joyas por valor de al menos 20 000 dólares . © Ms Wright / Quora
  • Trabajé como vendedor de coches usados. Un verano entraron dos tipos en pantalón corto y chanclas y me dijeron:
    — Hermano, tienes un Infiniti FX35 en el aparcamiento. ¿Es bueno?
    — Sí, es bueno.
    Sin más preámbulos, los hombres pusieron una bolsa de plástico típica de las tiendas (como se vio después, con dinero) sobre la mesa y dijeron:
    — Redacta el contrato.
    Mientras redactaba el contrato, uno llamó por teléfono y oí: “Nati, ¡feliz cumpleaños! Pasábamos por aquí, ahora vamos a visitarte. Tenemos un regalo para ti”. Ahí es donde me dio la risa: los hombres habían comprado un Infiniti al pasar por aquí, para no tener que venir con las manos vacías.
  • Hace mucho tiempo, cuando aún era estudiante, mi madre trabajaba en una agencia de viajes. A veces me gustaba escaparme de una aburrida clase y pasarme por su oficina a tomar un café. Un día entró un cliente: un anciano modestamente vestido con una bolsa, y en la bolsa había un pez vivo. Pensé: “Bueno, este seguro que va a un hotel de 2 estrellas en Turquía”. ¡Pero reservó un hotel carísimo en las Maldivas para 12 días! Mi madre me contó después que era director de una fábrica y que se iba de vacaciones a complejos caros 4 veces al año. © YaNa YaNa / Facebook
  • Mucha gente piensa que estoy enojado y que no soy muy inteligente porque soy un tipo barbudo insociable, con voz áspera y cejas pobladas. También me gusta hacer pesas, así que estoy bastante fuerte. En realidad soy divertido, tengo un máster en literatura por una buena universidad y trabajo en educación infantil. Así que ahí lo tienes. © AVThompson / Reddit
  • La mayoría de mis colegas, cuando me miraban, pensaban que no era más que una rubia con buen cuerpo que como mucho sabía atarse las agujetas de los zapatos. Cuando hablaron conmigo, se enteraron de que había publicado un artículo en un medio internacional, era programadora y sé más de informática que la mayoría. Ahora trabajo en un sistema unificado de gestión de personal para simplificar el proceso de adaptación de los nuevos empleados. No está mal para una “rubia”, creo yo. © shiguywhy / Reddit
  • Tengo una tienda cerca de casa. A menudo voy allí casi en pijama, con un moño en la cabeza y los ojos hinchados. Entonces me mira con desconfianza el guardia de seguridad, pero la dependienta se apiada de mí, pasa la mercancía y me hace un descuento con la tarjeta de la tienda, que no tengo. Otros días, cuando voy allí arreglada después del trabajo, no me hacen descuento, la dependienta se muestra maleducada y el guardia ni me mira. Está claro que te reciben por tu ropa.
  • Tuve una relación bastante tensa con mi cuñada cuando estaba en mi segundo matrimonio. Mi esposo decía cosas no muy agradables de ella y de su hija. Un día me rompí la rodilla y acabé en el hospital. El primer día mi cuñada vino a verme, estuvo conmigo casi todas las noches antes de la operación y después, casi un mes. Empezamos a hablar, nos hicimos íntimas amigas. Nos enteramos de que mi marido es un caradura, y la familia de mi cuñada es gente excelente y cordial. Unos meses después de la muerte de mi madre y el divorcio de mi esposo, sustituyeron a mi familia. Ya han pasado unos 6 años, nos comunicamos muy cordialmente.
  • Tengo 30 años, tres hijos y aspecto de adolescente. Un día estaba en la caja y se me acercó corriendo uno de mis hijos y me llamó mamá. La cajera abrió un poco los ojos. Luego vino corriendo el mayor y la cajera se quedó con los ojos muy abiertos. Y cuando mi esposo y el tercer niño se acercaron, la cajera casi se desmayó. Luego admitió que pensaba que yo tenía 13 años y se preocupó mucho. © mountaingoat05 / Reddit
  • La gente piensa que estoy en paro, que soy pobre y que no tengo estudios porque siempre llevo la misma ropa, conduzco un coche pequeño y no me gusta mucho hablar. En realidad tengo dos títulos académicos. Cuando necesito ropa, compro lo mismo en 4 o 5 piezas para no tener que pensar qué ponerme después. Y mi coche me va bien, ¿por qué comprar uno más caro? © Planspiel / Reddit
  • Mis padres tienen una vecina, una señora acomodada y, como todo el mundo pensaba, arrogante. Hace un par de años alguien, en mitad de la noche, arrojó una caja con gatitos al patio del bloque de departamentos donde viven. Los bebés chillaban estridentemente. Salí al chillido, me quedé allí pensando en qué hacer. Entonces salió esta misma vecina, agarró la caja y se la llevó a su coche. La seguí y le pregunté: “¿Qué quieres hacer con ellos?”. Pensé que los iba a tirar más lejos. Pero la señora dijo: “Los llevaré al veterinario”. Así que me ofrecí para acompañarla. Fuimos al veterinario que trabajaba 24 horas y la vecina se hizo cargo de los gatitos. Y debo decir que los crió. Se quedó con dos y regaló otros dos.
  • Soy un mando intermedio en una gran empresa. Pasaba las vacaciones en mi casa de campo: estuve trabajando con el metal, construyendo, poniendo las cosas en orden. Luego volví a la capital y fui al banco por asuntos de trabajo. Allí había un empleado joven y bien vestido que aceptó mi solicitud con una sonrisa. Dio la casualidad de que yo tenía un compañero que trabajaba en el servicio de seguridad de ese banco. Al salir del banco, él me llamó y se rió al teléfono:
    — ¿Qué llevabas puesto? ¿Cómo ibas vestido?
    — De manera sencilla, ¿por qué?
    Me envía mi solicitud, y allí este joven arrogante escribió: “El estado del cabello, las uñas, la ropa indica que el prestatario no corresponde a su cargo y descuida en general su aspecto”.
    P. S. Ahora, cuando mi esposa me pide “quitar esa horrible playera”, le respondo que descuido mi aspecto, ¡incluso tengo un certificado!
  • Un día, a mi esposo le pasó algo con el reloj y decidió pasarse por la tienda de la empresa justo después de esquiar. El traje de esquí era viejo, y mi marido aún estaba sin afeitar en ese momento (era un día de descanso). En resumen, no tenía un aspecto muy presentable. El personal respondió apretando los dientes hasta que mi esposo se quitó la chaqueta y enseñó el reloj. Al final, lo arreglaron, también le ofrecieron café y anotaron su número de teléfono. © Meruert Akhmetova / Facebook
  • Esta es la historia de mi vergüenza personal. Hace 2 años y medio, mi hijo aprobó con sobresalientes los exámenes de la escuela y decidimos comprarle una videoconsola. Nuestro presupuesto solo alcanzaba para el modelo básico. Cuando ya estábamos esperando en la caja, un padre y su hijo entraron en la tienda. El chico tenía una mirada muy severa. El padre eligió la consola más cara y luego preguntó a su hijo si quería algo más. Entonces pensamos que era un niño mimado. El padre nos leyó el pensamiento y dijo: “Perdió a su madre hace dos semanas”. Nos quedamos muy sorprendidos y avergonzados. El padre intentó consolar y mimar a su hijo, y el hijo fue muy valiente al aguantar en una situación así. Me sentí avergonzada por haberlos juzgado". © Chavi Sharma / Quora
  • Trabajo en una peluquería. Hoy ha venido un chico joven y me ha pedido que le cortara el cabello hasta 3 mm. Parecía una tarea sencilla, pero me llevó mucho tiempo porque hacía casi 3 años que no se cortaba el pelo. Charlé un poco con él, y resultó que no es un salvaje ni vivió todo este tiempo en el bosque, simplemente hace 3 años prometió a sus amigos que no se cortaría el cabello hasta que encuentre el amor de su vida. Pero de alguna manera no funcionó y tuvo que pasar por mi peluquería porque no podía ver nada a causa de su pelo, especialmente al amor de su vida.
  • En nuestra tienda de animales trabajaba un hombre mayor. Vestía de manera informal y parecía feliz con su sencillo trabajo. Vendía productos, limpiaba, reponía las estanterías y charlaba con los clientes. Yo estaba seguro de que, como mucho, tenía estudios secundarios y una ambición mínima. Resultó que era un neurocirujano jubilado que aceptó el trabajo porque no era estresante. Simplemente le gustaba relacionarse con la gente y cuidar de los animales. © Leisa Luis-Grill / Quora
  • Una amiga mía tiene casi 40 años, pero aparenta 15. Ella y su esposo iban a tener su segundo hijo. A Ana la llevaron al hospital de maternidad por la noche. La enfermera de guardia la vio y, sin mirar los documentos, resopló: “¡Deberías haber terminado los estudios antes de dar a luz!”. Ana no se dejó confundir y, golpeando la mesa con el puño, dijo tranquilamente: “Ya me he graduado dos veces en la universidad, trabajo en la administración, ¿y usted todavía no ha aprendido a leer? Tengo 39 años, este es mi segundo parto”. La doctora miró los documentos, luego a Ana, se disculpó y se quedó más callada que un pez.
  • No solo juzgan por la ropa, sino también por la edad. Como que si eres joven, entonces no tienes dinero y obviamente quieres robar algo. Yo parezco extremadamente joven y visto con sencillez. En resumen, mi aspecto no es nada formal. Una vez fui a comprar una cafetera. Ya sabía lo que necesitaba, y además tenía prisa, así que entré rápidamente en la tienda, agarré la caja con la cafetera y con la misma rapidez me dirigí a la caja registradora. La dependienta gritó: “¡Joven, para!”. Me pregunto cómo se imaginaba mi fuga, teniendo en cuenta que la caja medía la mitad de mi altura.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas