20 Historias sobre personas que aparentan menos edad de la que tienen, pero su “juventud” les termina causando problemas

Historias
hace 2 años

Cuántas veces a uno le hubiese encantado beber del elixir de la juventud... aparentar menos edad de la que se tiene, verse más joven y que los años no se noten. Sin embargo, hay personas que deben lidiar con eso constantemente, porque parecen tener menos años de los que tienen, y no todo es tan bello como otros se lo imaginan. Por ejemplo, cuando se confunden a tu hijo con tu esposo, o piensan que vas a festejar tus quince años en lugar de tu boda.

En Genial.guru leímos las historias de nuestros usuarios y te traemos las más divertidas para verificar que, a diferencia de lo que se cree, no siempre es bueno lucir más joven.

  • Tengo una hija de 20 años. Siempre nos dicen que nos parecemos, pero hace poco en una tienda, le preguntaron si éramos hermanas, ya que traemos el mismo corte de pelo y tenemos la misma estatura. ¡Hasta en casa nos confunden! © Chayo Macias / Facebook
  • Cuando me iba a casar, nos dedicamos con mi novio de entonces a ver salones de fiesta para la boda. Nos atendieron, realizamos todas las preguntas pertinentes, menú, música, etc. Nos gustó y le dijimos a la persona que nos apartara la fecha. Nos contestó que tenía que ir mi papá, le pregunté por qué, y él creyó que era para mi fiesta de quince años. Le aclaramos que era para la boda, ¡me casé a los 25 años! © Ana Contreras / Facebook
  • Un día fui con mis dos hijos pequeños a la fiesta del pueblo. Ponían tres colchonetas para los niños pequeños, los medianos y los grandes. Yo estaba vigilando a mis hijos, que estaban saltando en la de los peques, y el encargado del evento me dijo que hiciera cola en la más grande... Se pensó que yo estaba ahí para saltar, cuando estaba ahí por mis hijos, ¡qué vergüenza! © Erika Vera / Facebook
  • A mí a los 21 años, embarazada y todo, me cobraron tarifa de niño. Andaba con mis sobrinos, mis dos excuñados y mi ex. Pensaron que era hija de mi excuñado. “Yaaaaa”, dijo el señor, “tres adultos y tres niños”. Me colocaron hasta pulserita por si me perdía. © Elizabeth Amellia Contreras / Facebook
  • Yo tengo 36, pero parezco de menos. Un día fuimos al zoológico (tenía 21) y a mis padres les cobraron entrada con valor de adulto mayor y a mí de niños. Cuando tenía 16, una vez en el bus no me cobraron pasaje, ya que los niños menores de 7 años (o de menos de 120 cm) no pagan. © Evelyn Marlene Castro Valenzuela / Facebook
  • Hace dos años fui a un museo con unos amigos (ambos son menores que yo por 2 años, pero yo mido 1,50 y ellos entre 1,70 y 1,80). Cuando pedimos las entradas, la dependienta me cobró como menor diciéndome que tenía 11 años... Tenía 17. © Jessica J. Hernández / Facebook
  • Una vez fui por la boleta de mi hermana, pues mis papás no podían. En control escolar me dijeron: “No te la podemos dar a ti, tienen que venir tus papás” y me empezaron a querer sermonear en tono condescendiente. Con voz calmada, pero fastidiada, les dije: “Yo no estudio aquí, hace muchos años que me gradué, vengo por la boleta de mi hermana menor”. Enseguida les cambió el tono, me empezaron a hablar de usted y a decirme señorita, y se apresuraron a darme la boleta, no sin antes pedirme disculpas. © Terri Gontier / Facebook
  • Vino una señora de la inmobiliaria con la que arriendo la casa. Abrí la puerta y le dije tranquilamente buenas noches, ella me miró y rápidamente me preguntó: “¿Hay algún mayor en la casa?”. Y yo tipo: “¡Sí! ¡Soy yo, señora!”. Dudó y luego se echó a reír conmigo. © Mew Coffe / Facebook
  • A mí siempre me quitan 10 años y nunca me creen cuando digo los que tengo. A veces solo contesto: “¡Exacto! ¿Cómo adivinaste?”. © Beba Colucci / Facebook
  • En algunos países de Europa, los niños menores de 15 años pagan la mitad del boleto en museos y en el turibús. Mi hermana era la que compraba los boletos, yo tenía 27 años y cuando volteaban a ver para quiénes eran los 4 boletos, decían: “Dos adultos (mi mamá y mi hermana) y dos menores (mi hija y yo)”. Nota, mi hermana es un año más chica que yo. © Jannette Barroso / Facebook
  • Una vez estaba con mi hijo en un parque. Estábamos comprando unas burbujas y una señora muy preocupada se acercó y me dijo: “Niña, ¿dónde están sus papás? ¿Por qué los dejan solos, y más en un parque?”. Y yo: “Bueno, es que yo soy la mamá”. La señora me miraba de pies a cabeza. © Henaao Niidiia / Facebook
  • Fui al colegio porque me llamaron para darme quejas de mi hijo, que estaba en cuarto año. Mi otra hija también estudiaba allí. Estaba hablando con ellos dos adentro del colegio, cuando llegó el guardia y me dijo: “Señorita, sin uniforme no puede estar aquí”. Mis hijos en coro le dijeron: “Ella es nuestra madre”. El guardia no les creyó y me sacó del colegio, tuvieron que llamar a la directora, que me conocía, para que pudiera entrar, jajaja, qué increíble. © Ana Maria Rojas Duran / Facebook
  • Tocaba un viaje y estaba con mi papá. Nos pararon y nos dijeron: “Documentos de la menor de edad”, o sea yo. Mi papá trató de aguantar la risa, porque ya nos había pasado que creyeran que era menor, y él ya estaba acostumbrado. Cuando saqué mi cédula, resulta que era mayor que los dos soldados que me habían pedido el documento. Ellos se sorprendieron y nos pidieron disculpas. Yo no aguantaba la risa. © Glismar Yanez / Facebook
  • En varias ocasiones pensaban que yo era la hija de mi (en ese entonces) esposo. Una vez fui a una entrega de notas del colegio de uno de mis hijos y alguien que no me conocía pensó que yo era la hermana mayor que había ido por el boletín... mi hijo con 10 años y yo de 31 años. © Angelica Soto / Facebook
  • En mi luna de miel (fuera de Venezuela), al llegar al hotel debieron llamar a mi papá a Caracas para confirmar que yo era mayor de edad y que estaba casada. ¡Fue muy cómico! © María Milagros Márquez Losada / Facebook

¿Luces más grande o más joven de la edad que tienes? ¿Experimentaste alguna situación en la que hayan confundido tu edad?

Comentarios

Recibir notificaciones

Yo desde los 15 años, aparento mas edad, eso es por mi físico y la manera en que me comporto.

-
-
Responder

Yo tengo 22 años y soy profesora. Cuando comencé a trabajar me regañaban constantemente por no tener uniforme o no estar dentro del aula de clases, pensaban que era una alumna de 15 años, jajaja

-
-
Responder