24 Alimentos que has estado almacenando mal

Curiosidades
hace 7 meses

Muchas personas tienden a almacenar diferentes tipos de alimentos en el refrigerador por si acaso. Parece la decisión más inteligente para extender la vida útil de un producto. Pero no es tan simple. Para algunos alimentos, el refrigerador puede ser perjudicial. Por ejemplo, las salsas. Si el paquete no dice lo contrario, es mejor guardarlas fuera de la nevera. Puedes ponerlas en una alacena que esté lejos del horno para protegerlas de los cambios de temperatura. El peor enemigo de los granos de café es la humedad. El aceite especial en ellos es responsable de ese agradable y acogedor olor. Cuando colocas tu café en la nevera, la condensación cambia toda su estructura celular y hace que desaparezca toda la magia. Pero si tu objetivo es dejar la cafeína, tal vez sea una buena idea almacenar tus granos en el frío.

Se dice que la miel es un alimento inmortal. Puedes almacenarla casi para siempre, pero asegúrate de hacerlo correctamente. Consérvala en un lugar frío y oscuro, pero no la pongas en tu nevera. De lo contrario, puede cristalizarse y perder algunas de sus principales propiedades beneficiosas. Meter tomates en la nevera parece bastante inofensivo, pero no es la mejor idea. Esto hará que pierdan su delicioso sabor, porque el aire frío ralentiza el proceso de maduración natural. Así, las finas membranas del interior de los tomates se vuelven menos jugosas. Y no querrás que tu ensalada quede aguada y sin sabor, ¿verdad? La mejor manera de almacenar los tomates es en una caja o canasta bien ventilada a temperatura ambiente.

Si deseas evitar que las rodajas de plátanos se pongan marrones, usa jugo de cítricos. Simplemente rocía jugo de naranja o limón sobre los plátanos cortados. Desafortunadamente, este truco solo funciona durante unas pocas horas. La manera perfecta de almacenar el chocolate es dentro de tu estómago. Es broma, mantenlo alejado del refrigerador y guárdalo en un lugar fresco y oscuro. De esta manera, no solo protegerás tu postre de tus compañeros de cuarto, sino que también mantendrá su apariencia atractiva. No es una buena idea poner el chocolate en el refrigerador, porque la diferencia de temperatura creará un poco de agua condensada en la superficie de la barra. ¡Y mantenerlo alejado de la nevera es más seguro para tus dientes! El chocolate tiende a endurecerse a bajas temperaturas, lo que dificulta dar cada bocado.

No mantengas el hummus a temperatura ambiente. No importa si es casero o pasteurizado; en ambos casos, no es seguro. Si el hummus es tradicional y no lleva conservantes, su vida útil es de hasta 1 semana. En cuanto al de supermercado sin abrir, puedes guardarlo en tu nevera durante unos 3 meses y durante 1 semana una vez que lo hayas abierto. Digamos que acabas de hornear galletas. Es hora de ponerlas en un frasco o recipiente. Por desgracia, estas eventualmente perderán esa preciosa sensación de recién salidas del horno y comenzarán a ponerse más y más duras a medida que pasan los días. Pero si en ese mismo recipiente añades una rebanada de pan, las galletas mantendrán su textura blanda durante más tiempo. Eso es porque absorberán la humedad del pan.

La gente suele envolver el queso en plástico, pero esta solución está lejos de ser perfecta. La envoltura de plástico atrae demasiada humedad, lo que crea un ecosistema para que el moho crezca y prospere. Si quieres proteger tu queso de este amargo escenario, espolvoréalo con vinagre. Pero no uses más de unas pocas gotas. De lo contrario, arruinará el sabor original. Después de ese paso, envuelve bien el queso en papel encerado y guárdalo en el refrigerador.

No hay reglas especiales sobre los huevos. Es seguro almacenarlos tanto dentro como fuera del refrigerador, siempre que su fecha de vencimiento esté bien. Es importante asegurarse de que la temperatura sea estable y constante. Si tu elección es poner los huevos en el refrigerador, no los guardes en el estante lateral. Para protegerlos de las fluctuaciones de temperatura, colócalos más adentro. Además, expertos no recomiendan sacarlos de su paquete. Estos contenedores en realidad están destinados a extender la vida útil de los huevos. Sí, la temperatura no es igual en todo tu refrigerador. Los estantes de la puerta son la zona más cálida, por ejemplo. Y cuanto más cerca está el estante del congelador, más baja es la temperatura. Entonces, si deseas crear una distribución perfecta de alimentos dentro de tu refrigerador, no te saltes las recomendaciones de almacenamiento específicas que se mencionan en algunos paquetes.

Si guardas una barra de pan en el paquete del supermercado, prepárate para ver algo de moho en un par de días. Es mejor guardarlo en una caja bien cerrada con un poco de sal. Este consejo lo protegerá del moho. Además, evita guardarlo en la nevera, porque el aire frío lo pondrá rancio muy rápidamente. Pero cuando necesites guardar pan durante mucho tiempo, puedes ponerlo en el congelador. De esta manera se mantendrá fresco hasta por 6 meses. Si deseas evitar que los pepinos en rodajas se sequen, colócalos en un recipiente hermético y vierte agua fresca en él. No los guardes en la nevera durante más de una semana. En cuanto a los pepinos enteros, ten en cuenta que se pudren en el aire frío mucho más rápido que a temperatura ambiente. Si quieres mantenerlos frescos el mayor tiempo posible, guárdalos fuera de la nevera.

El aguacate es una fruta complicada con reglas de almacenamiento complejas. Si está duro y aún no está completamente maduro, mantenlo alejado del refrigerador, ya que el aire frío ralentizará el proceso de maduración. Los plátanos emiten altos niveles de etileno, lo que ayuda a que los aguacates maduren más rápido. Así que, si quieres acelerar el proceso, mételos en una bolsa con uno o varios plátanos. Al mismo tiempo, si el aguacate está suave y maduro, guardarlo en el refrigerador evitará que se eche a perder. Algunas personas prefieren envolver el aguacate cortado en plástico junto con una rodaja de cebolla. Este consejo ayuda a que se mantenga fresco por más tiempo. Otra forma es cubrirlo con aceite de oliva. Ten en cuenta que el aguacate cortado se puede almacenar en el refrigerador por no más de 3 días.

Mantén las cebollas y el ajo alejados del refrigerador: las bajas temperaturas provocarán moho mucho más rápido. Si deseas mantenerlos frescas durante mucho tiempo, guárdalos en un lugar fresco y seco. Por ejemplo, en la alacena de la cocina. Y si no te importa un estilo de casa de campo en tu cocina, ata las cebollas entre sí y déjalas colgando. Además, evita almacenar naranjas y otros cítricos en el refrigerador. Desafortunadamente, las bajas temperaturas hacen que estas frutas sean menos sabrosas y no tan beneficiosas para la salud. Puedes guardarlas en un frutero en un estante o en la mesa de la cocina. No te preocupes, esto no acelerará su descomposición. Al igual que muchas otras verduras, a las berenjenas no les gustan las bajas temperaturas. En la nevera se ablandan y pierden sus buenas cualidades mucho más rápido. Mantén estas verduras alejadas de la luz solar directa en un lugar seco a temperatura ambiente.

Si cortaste una manzana en rodajas y no quieres comerla de inmediato, aquí tienes un consejo. Pon una banda elástica alrededor de las rebanadas para mantenerlas juntas. Esto evitará que se pongan marrones. Esta fruta se mantendrá fresca y crujiente durante todo un mes si se almacena en una bolsa resistente a la humedad en el refrigerador. Se recomienda evitar lavar las manzanas antes de guardarlas, ya que podrían estropearse. Nunca pongas aceite de oliva dentro de tu nevera. Si has cometido este error antes, probablemente hayas notado esas extrañas piezas blancas dentro del aceite. No te preocupes, no son tóxicas. De hecho, las bajas temperaturas en el refrigerador provocan condensaciones de agua que parecen impurezas desagradables. Es mejor mantener el aceite de oliva a temperatura ambiente y lejos de la luz solar directa.

Las sandías y melones conservados a temperatura ambiente contienen más nutrientes y antioxidantes beneficiosos en comparación con los conservados en el refrigerador. Pero una vez que cortas la sandía, es mejor guardarla allí. Usa una envoltura de plástico para cubrir bien el lado cortado y reemplázala cada vez que cortes la sandía. Además, puedes cortar el melón o sandía en rodajas más pequeñas y guardarlas en un recipiente hermético en tu refrigerador hasta por 1 semana. Congelar el jengibre te permitirá mantenerlo fresco por 2 a 9 meses y mantener su calidad. También puedes rallarlo con anticipación para que puedas tomar una cucharada a la vez. Esto te ahorrará tiempo, especialmente en esos días ocupados en los que necesitas preparar algo rápido.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas