9 Animales escalofriantes que no son lo que parecen

Animales
hace 7 meses

Caminas por la orilla del río. Está tranquilo, salvo por el apacible borboteo del agua. El caluroso sol de Georgia te pega en la nuca. Es entonces cuando notas algo extraño en el suelo. Parece una moneda negra del tamaño de un cuarto de dólar con un raro patrón. Te agachas para verla más de cerca. ¿Es una moneda? Esta cosa parece un sello antiguo con un símbolo tallado en él. ¡Probablemente sea de alguna civilización perdida hace mucho tiempo! ¡¡¡Podrías venderla y hacer una fortuna!!! Te agachas sobre una rodilla para recoger tu nuevo tesoro. En cuanto tu dedo lo toca, retiras la mano y el miedo te invade las entrañas. Es peludo.

Vas a tomarlo de nuevo, clavando las uñas en la tierra que lo rodea para sacarlo del suelo. Es entonces cuando... ¡¡¡SE MUEVE!!! El corazón se te sube a la garganta. Late con tanta fuerza que puedes sentirlo en tu cabeza. El miedo se convierte en horror cuando la moneda se mueve fuera del suelo. No es un tesoro antiguo... ¡¡¡es una araña enorme!!!

Cyclocosmia, para ser exactos. Este duro crecimiento que parece una moneda en la parte posterior de su cuerpo sirve como escudo. Los terrores de 8 patas cavan en el suelo y lo taponan como un corcho para que los enemigos hambrientos no puedan llegar a ellos. O, ya sabes, humanos gigantes y confundidos como tú. Esta araña es venenosa, pero su picadura no es tóxica para los humanos (¡qué suerte!). ¡Pero no dije que no la sentirías! Será mejor que te mantengas alejado de esos enormes colmillos en forma de pinza... ¡ay!

Bueno, hasta aquí llegan tus riquezas. ¡Quizá la fortuna te espera en la península de Baja California en México! Estás caminando por un terreno seco cuando notas una larga franja blanca más adelante. Te acercas. “¡Parece un gusano superlargo!”, piensas. Pero... no se mueve como ninguno que hayas visto. ¡Ahí es cuando ves que tiene brazos! ¡Y una cabeza!

Esta criatura pálida con ojos negros y brillantes es un lagarto topo mexicano. Vive en el suelo, donde se encuentra su cena de insectos y termitas. Rara vez sale, ¡así que tienes mucha suerte de haber visto este extraño reptil! Ahora estás en una selva tropical en el noreste de Australia. Más adelante, medio escondido entre los árboles, notas algo grande y redondo. Esta misteriosa figura tumbada en el suelo está cubierta de pelo negro. Al principio piensas que es un oso acurrucado durmiendo. Pero eso no tendría sentido: ¡no hay osos en el sur! Te acercas cuando una rama se rompe bajo tu pie. La “cosa” te oye y se levanta. Se vuelve hacia ti, y ahora ves que se trata de un pájaro extraño y hermoso. Ese “pelo” negro es en realidad un grueso pelaje de largas y finas plumas. Esta formidable ave tiene una cabeza azul brillante con un gran cuerno en la parte superior. ¿Es eso una trompeta? No...

¡Se levanta sobre dos poderosas patas con una garra en forma de daga en cada pie que puede ser tan larga como tu mano! Si le quitas las plumas, ¡podrías confundirlo con un Velociraptor! Pero en realidad es un casuario, ¡el ave más peligrosa del mundo! Podría saltar directamente sobre tu cabeza si quisiera. Definitivamente lo suficientemente alto como para patearte en el pecho. Y sus golpes son lo suficientemente fuertes como para romper huesos. ¡Sin mencionar esa garra que puede cortar cualquier cosa como si fuera mantequilla! Este pájaro fue hecho para cazar y evitar ser cazado. Ni siquiera consideres huir, ¡no a menos que tú también puedas correr a más de 50 km/h!

Sumergirte en ese lago tampoco te salvará, ¡este pájaro es un excelente nadador! ¡Lo mejor es retroceder lentamente y esperar que no te siga! Otra criatura que demuestra que es mejor mantener las manos quietas es la hormiga panda. El nombre es obvio: es blanca, negra y peluda, como el querido oso masticador de bambú. Este pequeño bicho peludo vive en los bosques de Chile. ¡Pero no vayas a acariciar a esta pequeño y esponjoso insecto! Lo que estás viendo no es ninguna hormiga. ¡Es una especie de avispa! Esa coloración blanca y negra tiene un propósito: ¡advertir a los demás de su poderosa picadura! Y si eso no te hace retroceder, esta emitirá un chillido. A los humanos nos parece bonito, ¡pero significa que una dolorosa picadura está a la vuelta de la esquina!

Estos insectos son solitarios, no viven en colonias ni tienen nidos. También son parásitos. Una hormiga panda hembra pone huevos junto a las larvas de otro insecto. Luego, las crías nacidas utilizan estas larvas como alimento. Seguro que has visto bichos que parecen hojas y ramitas. Pero ¿qué hay de una criatura que se parece a una hermosa orquídea? Puedes encontrar esta fragante flor en el bosque o en un campo verde entre otras plantas. ¡Pero asegúrate de que es una flor hacia la que te inclinas para olerla! Si no lo es, ¡te arriesgas a que te pique una mantis religiosa!

La mantis orquídea es casi imposible de distinguir entre las flores. Tiene una coloración blanca rosada con patas y garras que lucen idénticas a los pequeños pétalos. Utiliza su parecido con la planta para esconderse de los depredadores y cazar insectos que adoran estas flores. Una mariposa o abeja vuela hasta la “flor” cuando uno de los pétalos comienza a moverse. El desprevenido alimento podría tomarlo tan simple como el viento. ¡Pero luego el pétalo se convierte en una garra afilada que de pronto atrapa al insecto! Ahora imagina que estás en la selva de Costa Rica. Notas una serpiente marrón sentada en la rama de un árbol frente a tu cara. Esta parece estar a punto de atacar. Quieres huir lo más lejos posible, pero te das cuenta de que esta serpiente es inusualmente corta. Y no arremete contra ti. Esperas, pero sigue mirándote. Ni siquiera sisea. Por suerte para ti, nunca te morderá porque no es una serpiente, ¡sino una oruga!

El esfíngido puede cambiar la forma de su cuerpo para parecerse a una serpiente amenazante. Esto ahuyenta fácilmente a cualquier enemigo hambriento. La coloración y el patrón de la piel imitan las escamas y los ojos de una serpiente. ¡Este insecto también sabe moverse como el reptil! ¡Un maestro del disfraz! Salgamos de la calurosa selva y dirijámonos a Europa Central. Estás en medio de una soleada y verde pradera. Alrededor florecen coloridas flores, los pájaros cantan y las abejas zumban. Entre las abejas, algunas no son lo que parecen. Difícilmente podrás distinguir a las impostoras. Pero si te fijas bien, verás a la mosca abejorro moviéndose por el aire. Parece un abejorro, ¡pero es el mayor enemigo del zumbador!

La mosca abejorro se cuela en los nidos de abejas y pone sus huevos ahí. Sus larvas eclosionan y se alimentan de las abejas y del néctar de las flores. ¡Su coloración amarilla y negra permite al intruso pasar desapercibido todo el tiempo! El camuflaje también mantiene alejados a los enemigos. ¡Nada tocaría a esta mosca si piensa que va a recibir la picadura de un abejorro! El siguiente punto de tu viaje es la selva tropical del sur de Tailandia. Ahora ten mucho cuidado, ¡y vigila tus pasos! No porque el siguiente animal sea venenoso o muerda, ¡sino porque podrías pisarlo por accidente!

Las hojas de los árboles han caído y adquirieron un tono gris marrón. Entre estas hojas, es difícil distinguir a Megophrys nasuta. La forma de su cuerpo, su coloración y, sobre todo, esos crecimientos puntiagudos que salen por encima de sus ojos permiten a este anfibio esconderse perfectamente entre el follaje caído. Esta rana puede permanecer durante horas en un lugar esperando a que su próxima comida se acerque lo suficiente para... ¡engullir! Ahora estás en un jardín. Ves una hermosa flor brillante y un pequeño pájaro revoloteando cerca de ella. El pájaro bate sus alas tan rápidamente que apenas puedes verlas. ¡Y ese largo pico en forma de aguja te hace suponer inmediatamente que estás ante un colibrí! Pero en cuanto te acercas, te das cuenta de que no se trata de un pájaro, ¡sino de un insecto!

Afortunadamente, la esfinge colibrí no es venenosa y no pica. Es simplemente una pequeña y encantadora criatura que decora el jardín con su presencia. ¡Muchas personas incluso cultivan plantas ricas en néctar para atraer a estas polillas! Oye, ¡es una idea!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas