Ahora sabemos dónde encontrar al misterioso Planeta Nueve

Curiosidades
hace 6 meses

El espacio oscuro, misterioso y frío. Cometas, asteroides, planetas, estrellas. Y algo que está al acecho ahí, mucho más allá de Plutón. Sí, podría ser el noveno planeta de nuestro sistema solar, del que la gente se ha estado preguntando durante siglos. El IRAS, que significa Satélite Astronómico Infrarrojo, recogió datos interesantes en 1983. Podría ser la prueba de que el Planeta Nueve se esconde ahí. Nadie sabe si realmente existe, pero este descubrimiento ayudó a construir un modelo para entender mejor este posible planeta. Y en el 2016, los científicos descubrieron que algunos pequeños objetos espaciales del cinturón de Kuiper orbitaban de forma un poco extraña. El cinturón de Kuiper es la zona exterior de nuestro sistema solar. Es un anillo con forma de rosquilla, lleno de restos de la época en que se estaba formando el sistema solar. Puedes encontrar esta “dona” más allá de Neptuno.

Los objetos de esa región del espacio tienen órbitas extrañas, casi como si un gran cuerpo con gravedad fuerte los empujara. ¡Toc toc, el Planeta Nueve otra vez! La teoría dice que podría tener entre 5 y 10 veces la masa del nuestro y estar hasta 20 veces más lejos que Neptuno. La unidad astronómica equivale a la distancia entre nuestro planeta y el Sol. Plutón está aproximadamente a 40 unidades astronómicas de la estrella. Pero el Planeta Nueve (si es que existe) está entre 400 y 800 unidades astronómicas de distancia. Este misterioso planeta tardaría entre 10 000 y 20 000 años terrestres en dar una sola vuelta alrededor del Sol. Esto hace que sea más difícil para nosotros “tomar” este cuerpo espacial.

Existe la teoría de que el Planeta Nueve podría haberse formado entre las órbitas de Júpiter y Neptuno, de forma similar al resto de los gigantes gaseosos de nuestro sistema solar. La fuerza gravitatoria de uno de los dos enormes planetas probablemente lo sacó de su órbita (¡oh, no!). Entonces este pudo ser expulsado más lejos de los ocho planetas que conocemos. Acabó como una especie de residuo helado, bastante pequeño al principio. Pero con el paso del tiempo, este ha limpiado su órbita de trozos de roca y polvo congelados y finalmente se ha convertido en un verdadero planeta. Otra teoría dice que podría tratarse de un planeta que otra estrella “perdió” en su camino mientras pasaba cerca de nuestro sistema solar. En cualquier caso, es probable que el Planeta Nueve no refleje tanta luz solar al estar tan lejos. Y los astrónomos no están seguros de dónde deben buscarlo exactamente. El espacio es oscuro, misterioso, interminable. Obviamente. Pero si lo encontramos, será la primera prueba sólida de que hay más planetas en nuestro sistema solar de los que pensábamos.

Pasemos a un interesante exoplaneta situado a solo 90 años luz de nosotros (un exoplaneta es generalmente un planeta situado fuera del sistema solar). Este tiene una atmósfera con nubes de agua. Un año ahí dura 24 días terrestres, y el planeta viaja alrededor de una estrella enana roja, que es mucho más tenue y pequeña que nuestro Sol. Por eso, aunque este se encuentra 8 veces más cerca de su estrella que nosotros del Sol, la temperatura ahí es similar a la de nuestro planeta. Este exoplaneta tiene un tamaño similar al de Neptuno. También es menos denso, lo que significa que está formado principalmente por gas, a diferencia de la Tierra, que está hecha de roca. La temperatura promedio es de 60 ˚C, lo que lo convierte en uno de los exoplanetas más fríos que se han descubierto. Y cuanto más helado sea el exoplaneta, mayor será la probabilidad de encontrar nubes en su atmósfera.

Los investigadores han descubierto más de 4000 exoplanetas. Pero todos ellos se han encontrado dentro de la Vía Láctea, al menos hasta ahora. Por primera vez, los astrónomos pueden haber detectado un planeta fuera de nuestra galaxia. Lo han llamado M51-ULS-1. El planeta se encuentra en la galaxia Remolino, una galaxia espiral distante a 28 millones de años luz de nosotros. Hubo una vez una estrella enorme, pero bastante joven, que se vio atrapada en una danza gravitacional con algo que podría ser una densa estrella de neutrones (el núcleo colapsado de una estrella gigante) o un agujero negro. La “pareja de baile” de la estrella tenía una gravedad increíblemente fuerte. Se alimentaba de la misma, arrancando con avidez su plasma. Entonces ocurrió algo inusual. Un objeto desconocido, tal vez incluso del tamaño de Saturno, pasó y bloqueó este enfrentamiento desde nuestro sistema solar. Ahora, nadie puede ver lo que está pasando. Pero este podría ser potencialmente el planeta más lejano que hayamos descubierto.

Hay un planeta recién descubierto fuera del sistema solar. Tan grande como Júpiter, orbita alrededor de dos estrellas. Y (como podemos observarlo desde nuestro planeta) cruza por delante de ambas. El círculo completo alrededor de estas dos estrellas, que significa un año, dura aproximadamente 200 días terrestres. El día del descubrimiento del anterior planeta, los científicos también descubrieron que tenía un compañero inusual. Se trata de un “Júpiter extracaliente” con una órbita ultraestrecha alrededor de su estrella. El año ahí dura solo 1,9 días terrestres. Este tiene una órbita con forma extraña. Además, viaja en sentido contrario a la rotación de su estrella.

Si pudieras viajar a 57 años luz de nuestro planeta, verías algo rosa acechando en la oscuridad. A medida que te acercas, se vuelve más grande y fascinante. Sip, ¡es un planeta de color magenta! A unos pocos miles de millones de kilómetros de su sol, este es uno de los planetas más jóvenes que los científicos han descubierto. Solo tiene entre 100 y 200 millones de años. Está hecho de gas rosa, similar a Júpiter. Así que si pudieras volar más cerca de su “superficie”, este gas te envolvería como una espesa niebla. Te acercas y profundizas, y el gas se vuelve más oscuro, adquiriendo un tono rojizo. ¡Y mira el núcleo del planeta! ¡Está supercaliente! Debido a su alta temperatura de 240 ˚C, este planeta es como un horno. El calor es la razón por la que el planeta brilla tanto. También se observa que el cielo es de color rosa difuso, con nubes hechas de gotas de agua congelada, similares a las nuestras.

Hay un exoplaneta la mitad de masivo que la Tierra, que es uno de los más pequeños que hemos encontrado fuera del sistema solar. Tiene un diámetro de 9000 km. En comparación, el diámetro de la Tierra es de 12 700 km. El planeta en cuestión está formado principalmente por hierro, de forma similar a Mercurio. Mercurio tiene un núcleo masivo de hierro y una corteza muy fina, lo que lo convierte en un bicho raro en el sistema solar. En sus inicios, chocó con algún cuerpo espacial al menos una vez. Esa colisión arrancó sus capas exteriores, por lo que solo quedó el firme núcleo de hierro. Quizá este pequeño exoplaneta también participó en un enorme choque espacial. Eso es lo que probablemente se llevó el manto del planeta y dejó principalmente su centro. O tal vez se trate de un remanente de un planeta gaseoso que solía tener el tamaño de Neptuno. La atmósfera del planeta podría ser arrastrada por, digamos, una enorme cantidad de radiación procedente de la estrella.

Este planeta está a solo 31 años luz de nosotros. Y el día ahí dura menos de ocho horas terrestres. El planeta es solo un poco más grande que Marte. No es probable que la gente se establezca nunca en ese lugar debido a sus temperaturas extremas que llegan a los 1500 ˚C. Incluso podría haber lava fundida en el lado del planeta que da a su estrella. Esas temperaturas son lo suficientemente altas como para evaporar cualquier atmósfera. Así que este planeta podría haber tenido una en el pasado. Por lo general, los gigantes gaseosos como Júpiter no pueden albergar vida porque tienen condiciones climáticas, temperatura y presión extremas. Y no hay bloques de construcción que puedan crear vida. Pero los planetas terrestres más pequeños, como la Tierra, poseen más ingredientes clave, como oxígeno y agua líquida. Además, tienen un clima más templado y otras condiciones. Y aun así, no todos esos planetas albergan vida, por supuesto.

No es fácil encontrar un planeta con condiciones similares a las que tenemos en la Tierra o, al menos, con las condiciones que permitirían el desarrollo de la vida en él. Pero conozcamos a Kepler-22b, uno de nuestros hallazgos más prometedores. Está a 600 años luz de nosotros, es dos veces más grande que nuestro planeta y tiene temperaturas de unos 22 ˚C. Se trata de la llamada “supertierra”. Es una categoría de planetas diferente a todos los que tenemos en el sistema solar. Son más masivos que la Tierra pero más ligeros que los gigantes de hielo, como Urano o Neptuno. Las supertierras pueden estar formadas por roca, gas o una mezcla de ambos. Kepler-22b se encuentra en la zona habitable de su estrella madre, que es menos brillante que nuestro Sol. El planeta tiene probablemente un núcleo rocoso. Puede tener un océano, pero no alberga vida. Al menos, aún no lo sabemos.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas