Algo enorme se esconde bajo la ciudad de Nueva York, pero nadie habla de ello

Curiosidades
hace 5 meses

He aquí un acertijo: ¿qué ciudad de EE. UU. es tan querida que su nombre debería repetirse dos veces? Lo has adivinado: New York, New York. Pero la cuestión es... ¿cuánto de Nueva York conocemos realmente? Estoy hablando de la ciudad que se encuentra debajo de la ciudad. ¿Te atreves a acompañarme en un recorrido subterráneo por la Gran Manzana? Toma una linterna, ¡está a punto de oscurecer! Comenzaremos en el corazón de Manhattan, frente al edificio del Ayuntamiento. Lo creas o no, bajo nuestros pies se encuentra la estación de metro más antigua de Nueva York, conocida como Old City Hall. Se inauguró en 1904, el 27 de octubre: una noche de celebración para los neoyorquinos. La gente estaba muy emocionada; algunos pasaron la noche entera viajando en los trenes de ida y de vuelta. Antes, los habitantes de las ciudades se desplazaban en carruajes tirados por caballos. ¡No es de extrañar que el metro fuera un éxito tan grande!

Aquí abajo, es posible que veas uno o dos de los tubos de correo neumático de Nueva York. Estos tubos se construyeron en el siglo XIX y estuvieron operando hasta la década del 50. Se encargaban de distribuir la correspondencia a través de las diferentes oficinas de correos. ¡Las cartas volaban a una velocidad impresionante de 56 km/h! ¡Casi tan rápido como un corredor profesional! Se trataba de un sistema útil, pero es raro imaginar la correspondencia volando 5 metros bajo tierra. De vuelta al nivel de la calle, pasearemos por las elegantes avenidas Lexington y Park Avenue. Si miras hacia arriba, verás el famoso hotel Waldorf Astoria de 5 estrellas. Muchas celebridades se han alojado aquí, incluidos John Lennon y Yoko Ono, así como presidentes, como Roosevelt.

Es por eso que el hotel tenía un pasadizo secreto para que la gente pudiera entrar y salir. Debajo del edificio, un túnel conocido como vía 61 conectaba el Waldorf Astoria con la estación Grand Central. El corredor se desactivó a finales de los 70, ¡pero algunas personas dicen que Andy Warhol organizó una fiesta allí en los 80! Apuesto a que eso fue algo épico. Para la siguiente parte de nuestra visita, tendremos que tomar el metro hacia el Alto Manhattan. Nos bajaremos en la calle 125 y nos encontraremos en el pintoresco paseo marítimo de Riverside Park. Aquí encontrarás las vías abandonadas de una antigua línea de metro. Si sigues las vías, llegarás a una galería de grafitis subterránea, ¡también conocida como Freedom Tunnel! Lleva el nombre de un grafitero de los años 80, conocido como Freedom. Mientras exploramos estos túneles, veremos más de 40 piezas que pintó durante 15 años. Hay pinturas en aerosol de James Dean, la Mona Lisa e incluso un autorretrato del propio Freedom.

Caminemos ahora un poco por la parte norte de la ciudad de Nueva York. Al llegar al Parque Van Cortlandt, te sentirás como si estuvieras al norte del estado. Pero créeme, ¡todavía estás en la ciudad! En el camino, encontrarás grandes torres de ventilación hechas de piedra. Estas torres eran parte de una antigua infraestructura de Nueva York. Son los restos de lo que solía ser el Acueducto de Croton. En el siglo XIX, el suministro de agua de la ciudad fluía a través de un túnel subterráneo de 66 km de largo desde el río Croton, en el norte del estado de Nueva York, hasta Bryant Park, en el centro de Manhattan. Ah, sí, y probablemente debería decirte que Bryant Park no era un parque. En realidad, albergaba una colosal estructura de piedra que parecía algo construido por los antiguos egipcios. Esta estructura de 1 hectárea y media servía como depósito de agua de la ciudad. Incluso tenía un camino en la parte superior para que la gente pudiera disfrutar de un agradable paseo por la tarde mientras contemplaba el agua cristalina del embalse.

Ahora, toda esta exploración podría haberte dado hambre. ¡Pero no te preocupes! Nuestra próxima parada incluye un delicioso manjar. Tendremos que dejar Manhattan y continuar nuestro camino hacia Brooklyn. Por si no lo sabías, la ciudad de Nueva York está compuesta por 5 distritos: Manhattan, Queens, Bronx, Staten Island y Brooklyn. ¡Crown Heights, esa es nuestra parada! ¿Me creerías si te dijera que debajo de estas calles hay cuevas llenas de queso añejo? Para llegar allí, tendrás que atravesar un edificio centenario donde ahora funcionan oficinas. Tal vez saludes a toda esa gente trabajadora y desaparezcas en una de las escaleras que te llevarán diez metros bajo tierra. No necesitarás una linterna. Las cuevas son luminosas y están renovadas. Y pueden contener hasta 10 000 kg de queso. Pero oye, ¡podría apestar! Esa es la razón principal por la que los queseros decidieron usar túneles subterráneos para estacionar el queso.

Después de un bocado o dos de un delicioso queso, sigamos adelante. Mientras aún estamos en Brooklyn, es posible que veas montones de lugareños disfrutando de un día soleado en la piscina del parque McCarren. Se trata de una gran atracción, y tiene tres veces el tamaño de una piscina olímpica. Como el explorador de Nueva York en el que te estás convirtiendo, incluso podrías ir a nadar. Pero bueno, ¡hay una parte mucho más interesante en esta atracción! La piscina se construyó a principios del siglo XX, pero se cerró en los años 50. Durante este tiempo, los exploradores urbanos descubrieron una red de túneles subterráneos justo debajo de la piscina. Y, por supuesto, puedes encontrar una entrada secreta y echar un vistazo por ti mismo. Allí verás no solo el sistema de filtración y calefacción de la piscina, sino también muchos grafitis de la época en que se abandonó el sitio.

Esta pregunta puede sonar rara, pero ¿alguna vez has visto una vaca en Nueva York? Seguro que no. Bueno, tal vez haya una razón para eso. La ciudad todavía tiene túneles subterráneos que fueron construidos para el transporte de ganado. Una vez que Nueva York comenzó a inundarse de automóviles, las vacas se convirtieron en una carga para el tráfico. Hasta que se construyó un pasaje para vacas de 61 metros de largo debajo de la calle 12 para mover el ganado que se transportaba desde Nueva Jersey. En estos días, no podrás visitar este lugar porque lo más probable es que el túnel haya sido destruido. ¡Pero los historiadores encontraron planos que prueban su existencia! Para ampliar nuestra lista de curiosidades, los arqueólogos descubrieron un fósil muy peculiar hace un tiempo. Ahora, imagina despegar las capas del suelo de la ciudad. A los 40 cm, encontrarías una capa de cables. Estoy hablando de cables de televisión, electricidad y todo eso. Excavando más profundo, a 1 metro, verías tuberías de agua y alcantarillado.

Pero luego, a 5 metros bajo la superficie de la ciudad de Nueva York, ¡los excavadores han encontrado un naufragio fosilizado! Se encuentra justo debajo de Broad Street, donde una vez hubo aguas poco profundas. Creen que el barco data del siglo XVII. Tiene 27 metros de largo y 8 metros de ancho. ¡Ah, y eso no es todo! En la intersección de Bowery y Canal Street, los ingenieros se toparon con una habitación con las paredes y el techo cubiertos de espejos. ¡Y nadie ha logrado explicar la existencia de este extraño lugar! Nuestra visita subterránea a la Gran Manzana está llegando a su fin, ¡pero seguro hicimos algo más que arañar la superficie! Antes de terminar, disfrutemos de lo mejor que la cocina de Nueva York tiene para ofrecer: ¡un buen bagel añejo! Quién sabe, tal vez la próxima vez vayamos a París o incluso a Londres. ¡Hasta pronto, explorador!

Comentarios

Recibir notificaciones

Lecturas relacionadas