Cómo ahorrar dinero rápido sin renunciar a nada

Curiosidades
hace 4 meses

¿Alguna vez has oído hablar de la inflación del estilo de vida? Es cuando la cantidad de dinero que ganas aumenta gradualmente, pero también lo hacen tus hábitos de gasto. Evita esto transfiriendo automáticamente una parte de tus ingresos a una cuenta de ahorros tan pronto como llegue el día de pago. La mayoría de los especialistas financieros aconsejan seguir la regla 50/30/20. Eso significa que deberás dividir tus ingresos en un 50 % para las cosas que necesitas, como dinero para el alquiler o la gasolina, un 30 % para lo que deseas, como ropa nueva o entretenimiento, y un 20 % para ahorrar o pagar deudas.

Una manera fácil de crear un presupuesto que funcione para ti es imaginar que le estás dando al dinero que posees diferentes “trabajos”. Al comienzo de un mes determinado, todo el dinero que hayas ganado en el mes anterior ya debería tener su trabajo designado. Si se hace correctamente, no debería “sobrarte” dinero después de que el proceso de elaboración del presupuesto esté terminado. Otras pequeñas acciones, como comprar ropa al final de la temporada, pueden ahorrarte mucho dinero. Intenta comprar abrigos de invierno durante el verano, por ejemplo. Es posible que tengas menos opciones para elegir, pero los precios serán mucho mejores. Las mismas pequeñas acciones se pueden aplicar a tu lista de compras: prueba comprar marcas genéricas, en lugar de las reconocidas. Si echas un vistazo a la lista de ingredientes, verás que son igual de buenos. Pero esos pocos centavos que ahorres por cada artículo se sumarán eventualmente.

La próxima vez que vayas de compras, recuerda descargar una aplicación de cupones gratis en tu teléfono. Es excelente para buscar los mejores precios en tu área y para vigilar un producto que estás ansioso por comprar, pero quieres que alcance un precio razonable. En cuanto a los artículos no perecederos, abastece tu despensa cuando estén en oferta. También puedes obtener descuentos en cosas como frijoles o granos enlatados si compras cantidades más grandes, o si pruebas comprar en un mercado mayorista. Esas aplicaciones de compras por las que te encuentras navegando regularmente, hazte un favor y quítalas de tu teléfono. Te desharás de ese molesto hábito de buscar y comprar, que todos adoptamos cuando estamos aburridos. La próxima vez que realmente quieras comprar un determinado artículo, dale una semana de tiempo. Si es algo que realmente necesitas, lo sabrás en una semana. Y si lo olvidas un par de minutos después, nunca necesitaste comprarlo. Siempre es una gran idea programar tus compras regulares también. Obtendrás mejores precios si haces tus compras de las fiestas, como regalos o decoraciones, durante el verano, y consigues ropa de playa durante la temporada más fría. Solo asegúrate de tener suficiente espacio para almacenar estos artículos hasta que se necesiten.

Dale un descanso a tu presupuesto con un fin de semana sin gastos una vez al mes. Disfruta de las sobras de la semana anterior para la cena o busca festivales o eventos de entrada gratuita que no requieran que pagues transporte adicional. En la medida de lo posible, trata de alargar la vida de tus objetos cotidianos, para evitar gastar de más en ellos. Tomemos como ejemplo tu afeitadora: si sacudes el exceso de agua después de usarla y la guardas en un lugar seco, ayudarás a proteger las cuchillas del óxido y harás que cada afeitadora pueda usarse durante semanas. Aplica la misma idea a tus zapatos también, especialmente si son de cuero. Si están forrados con goma, se evitará que se desgasten demasiado pronto. Además, puedes dejar de usarlos por un día o dos, ya que los zapatos de cuero pueden verse afectados por demasiada humedad. Si les das un día libre y los guardas en un lugar seco, tendrás tus zapatos favoritos listos para usar durante años.

Puedes ahorrarte tener que comprar un colchón nuevo si simplemente lo volteas y giras de vez en cuando. Cada tres meses debería ser suficiente. Haz lo mismo con los cojines de tu sofá o silla: dalos vuelta de vez en cuando, así mantendrán su forma por más tiempo. Aproximadamente cada seis meses, revisa el resumen de tu tarjeta de crédito y mira si realmente usas las cosas por las que se te cobra. Cancela cualquier membresía que no hayas usado en mucho tiempo. Pueden ser suscripciones a revistas, membresías en gimnasios o pagos regulares por cursos para los que nunca tienes tiempo. Si no quieres saltarte el día de piernas, prueba optar por un entrenamiento virtual. Hay muchas opciones entre las que puedes elegir en estos días, desde clases de Zumba hasta lecciones de yoga e incluso trucos de kickboxing. Todo desde la comodidad del hogar.

No tengas miedo de dejar la casa a oscuras cuando salgas de casa. No solo reduce el desperdicio de energía, sino que también podrás verlo reflejado en tus facturas de servicios. Otra gran idea sería invertir en bombillas de bajo consumo. Pueden ser LED o CFL, que duran mucho más que las bombillas incandescentes estándar. También utilizan mucha menos electricidad. Invierte un poco más para obtener productos de calidad cuando sabes que se trata de algo que usarás mucho. Puede ser tu ropa de oficina, algunos dispositivos de trabajo o incluso artículos de cocina si te gusta cocinar en casa. Comprar un artículo más caro que durará más terminará costando menos que si compras un montón de opciones más baratas que se desgastan mucho más rápido.

Busca experiencias de bajo costo o sin costo siempre que sea posible. Cambia esa costosa cena por un paseo por el parque. Podría terminar siendo aún más romántico, sin mencionar que también obtienes un poco de aire fresco. Muchas ciudades grandes también tienen museos y otras atracciones que brindan entrada gratuita en ciertos días de la semana. Además, dependiendo de tu estatus, puedes obtener ciertas ventajas, como descuentos para estudiantes. Siempre que estés por salir de la ciudad de vacaciones, elige un destino fuera de temporada. No solo te ahorrará dinero, sino que también podrás visitar estos lugares cuando estén menos concurridos. Es más barato viajar a Europa durante la estación más fría o a Hawái a fines de la primavera o el otoño.

Nunca tengas miedo de negociar el precio de los servicios que te ofrecen. Puedes ahorrar mucho dinero en las facturas de tu teléfono celular si solo le pide a tu proveedor una mejor oferta de vez en cuando. Cambiar a un proveedor diferente también podría funcionar, siempre que te ofrezca un precio mejor. Te sorprenderá cuánto dinero ahorrarás comprando artículos de segunda mano. Y no tienes que ir a la caza de ventas de garaje para hacer eso. Comienza por preguntarle a tu familia y a tu círculo cercano de amigos si están buscando deshacerse de algún objeto para el que estás ahorrando, es posible que te sorprendas encontrándolo. No dudes en visitar las casas de empeño o las comunidades en línea también. Muchas personas buscan deshacerse de sus cosas cuando se mudan, por ejemplo, y casi regalan sus cosas a muy buenos precios, o incluso las ofrecen gratis.

Dependiendo de las necesidades de tu familia, puedes estar bien con un solo automóvil o uno más pequeño. Tener dos autos o uno grande tiene costos adicionales porque el combustible y los repuestos son más caros. Sobre el mismo tema, ten en cuenta las opciones de transporte alternativas siempre que estén disponibles. Elegir una bicicleta o un scooter puede ahorrarte el ajetreo de viajar con mucho tráfico y también puede ayudarte con tus objetivos de entrenamiento.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas