Cómo luciría tu casa en diferentes planetas

Curiosidades
hace 6 meses

¡Es el año 2600 y el programa Nuevas Fronteras ha comenzado al fin! Ya tienes la lista de planetas para los que planificar viviendas, y el primero es Venus. La malvada hermana gemela de la Tierra te recibe con unos refrescantes 427 °C y una hermosa lluvia de ácido sulfúrico. En primer lugar, el calor significa que vivir en la superficie aquí es casi imposible, así que de inmediato pones la futura casa a varias metros bajo tierra. Las paredes, el suelo y el techo deben estar hechos de algún material duradero y resistente al calor, así que los haces de carburo de hafnio. Descubierto en el 2016, resiste temperaturas de más de 3900 °C.

A continuación instalas el sistema de refrigeración y purificación del aire. Este captura al aire tóxico de la atmósfera venusina y lo hace pasar por una compleja red de filtros, suministrando aire respirable a la vivienda. Como ventaja extra, la temperatura de este aire puede aumentarse fácilmente gracias a lo que ocurre en el exterior. Se crea una habitación separada debajo del espacio principal y se la denomina cuarto del generador. El aparato que allí se encuentra usará la casi infinita energía geotérmica del planeta para suministrar electricidad a la casa. Piensas por un momento y añades también un baño geotérmico. En Venus no hay agua, pero se puede extraer y separar de sus nubes ácidas. El sistema de tuberías incluiría una unidad de calefacción para el agua caliente y una unidad de refrigeración con nitrógeno líquido para el agua fría.

Otro espacio separado es el jardín. Como ninguna planta podría sobrevivir en la superficie, se crea una amplia sala con luces brillantes en el techo y un sistema de aspersores en toda la zona. Tienes grandes parcelas de tierra para las verduras, varias hectáreas para las plantas frutales y una gran parcela en el centro para un par de árboles de larga vida, como los robles. Proporcionarán oxígeno adicional a todo el edificio. El jardín también está recubierto de carburo de hafnio para que las plantas no se marchiten con el exceso de calor del suelo venusino.

Checas que todo está bien y te diriges a tu siguiente parada: Saturno. Es un planeta gaseoso; sin embargo, hay una capa delgada pero estable que puede llamarse el punto óptimo: su temperatura es la justa para que los humanos se sientan bien. Creas una plataforma flotante para construir tu casa, ya que en Saturno no hay suelo sólido. La plataforma está equipada con turbinas eólicas: los vientos en el gigante gaseoso alcanzan velocidades increíbles, por lo que tendrá que contrarrestarlos, alimentándose al mismo tiempo de los huracanes. La presión y la temperatura son las adecuadas en este lugar, así que tu principal preocupación es el viento de nuevo. Haces la vivienda baja y con aspecto casi de frisbi para mejorar la aerodinámica. Las paredes y el techo están hechos de una sola losa de metal resistente para que las poderosas ráfagas no puedan arrancar el techo. También se hacen de varios metros de grosor y se agregan algunas ventanas con cristales de calidad espacial que no se rompan.

El agua se puede extraer de otra capa mediante una serie de plataformas similares con tuberías incorporadas. La electricidad y el calor tampoco son un problema gracias a los potentes vientos. El único problema es la comida, pero al principio se puede importar de otros planetas habitados, junto con la tierra fértil para el jardín. Creas un espacio para ello en otra plataforma flotante para el futuro. Satisfecho con tus resultados, te diriges al siguiente destino de tu lista: Europa. Esta luna de Júpiter está cubierta por una corteza de hielo de varios kilómetros de espesor, llena de cañones y grietas. Pero en las profundidades hay un océano de agua salada más grande que todos los océanos de la Vieja Tierra juntos. Lo tomas en cuenta y vuelves a buscar una morada subterránea.

La temperatura es gélida, pero cuanto más cerca estés del núcleo planetario caliente, más cálido será este. Colocas la vivienda a la mayor profundidad posible para poder extraer el agua del océano subterráneo de forma segura. Las paredes y el techo están acolchados con aislamiento, y en el sótano hay un sistema de purificación de agua casero que convierte al agua salada en potable. Como no hay atmósfera, el aire respirable se extrae del hielo. Al derretirse, el vapor de agua se recoge y se filtra, luego se enriquece con otras sustancias necesarias y se lleva a la vivienda. En cuanto a la alimentación, se opta por una solución poco habitual: plantas y peces marinos comestibles. Se crea un tanque independiente para cultivar algas en el mismo océano, y se importan diferentes tipos de peces de la Vieja Tierra y otros planetas habitados para que se reproduzcan en Europa.

Próxima parada: Plutón. El diminuto planeta enano, de apenas 1/6 de la anchura de la Vieja Tierra, tiene un gran potencial para la terraformación, así que de inmediato creas una gran cúpula para tu vivienda. El Sol brilla mucho más débilmente aquí que en cualquier otro lugar del sistema solar, así que haces paneles que aumentan la luz solar por toda la cúpula. Permitirán que la superficie inferior reciba más luz y calor, llevando la zona a una temperatura confortable. El hielo de Plutón consiste en agua congelada, igual que en la Tierra, así que construyes una estación para fundirla y recoger el líquido resultante en grandes tanques para su uso posterior. También hay un posible océano líquido en las profundidades de la superficie, así que añades una plataforma de perforación profunda, pero le pones un signo de interrogación: aún no sabes si va a ser útil.

Con la zona calentada y bien iluminada, construyes una vivienda bastante corriente, como las que estamos acostumbrados a ver en la vieja Tierra y en Marte terraformado: un par de pisos, paredes y techo de carbono o aleación de titanio para mayor durabilidad, y un sótano fortificado. Aunque también agregas un relleno de aislamiento de emergencia que solo se activará si algo le ocurre a la cúpula de iluminación. Si se rompe, la temperatura caerá rápidamente por debajo del punto de congelación. También hay muy poca atmósfera en Plutón, por lo que habrá que volver a generar aire respirable a partir del hielo. Esta vez, se combina el sistema de recogida de agua con la instalación de generación de aire. Mientras uno produce agua potable, el otro recogerá el vapor y lo mejorará con todos los elementos necesarios. Incluso llegas a crear un dispositivo de control del clima. Calentará o enfriará diferentes capas del aire producido y las mezclará para crear vientos y nubes de lluvia como en la Vieja Tierra. Esto permitirá que los cultivos crezcan en un entorno más natural, y Plutón podría incluso convertirse en un planeta verde algún día.

Justo encima, en el cielo azul oscuro, cuelga la mayor luna de Plutón, Caronte. Tiene la mitad del tamaño del planeta enano, lo que la convierte en una vista espectacular. Su clima es casi idéntico al de Plutón. En un arrebato de inspiración, creas una casa de vacaciones para los plutonianos. Aquí, bajo una cúpula similar, podrán explorar otro pequeño mundo y contemplar su planeta enano desde el otro lado. Que siempre es el mismo lado, por cierto, como la Luna de la Tierra... lo que te recuerda al siguiente destino. Zarmina, antes conocido como Gliese 581 g. Está a 41 años luz, el viaje más largo hasta ahora. El planeta está en acoplamiento de marea a su sol, lo que significa que hay día perpetuo en su lado y noche eterna en el otro. No se trata solo de la luz, sino también del calor: el lado del día es mucho más caliente, y el lado de la noche está parcialmente cubierto de hielo. A no ser que terraformemos el planeta, la zona más cómoda para habitar está justo entre los dos lados, llamada terminador.

Aquí no hace ni demasiado calor ni mucho frío, y hay un crepúsculo eterno: el sol está siempre justo por encima del horizonte. La buena noticia es que la atmósfera de Zarmina, aunque volátil, es bastante parecida a la de la Vieja Tierra, pero aun así se cubre la zona seleccionada con una cúpula protectora por si acaso. Las viviendas humanas aquí no tienen que estar especialmente protegidas de los elementos, y también hay agua líquida. Construyes una casa bastante genérica, muy parecida a la de Plutón, pero luego añades algunos detalles cruciales. En primer lugar, el dispositivo de control del clima. A pesar de la atmósfera similar a la de la Vieja Tierra, los habitantes necesitarán un cambio de clima estable para cultivar. Entonces, se cubre la cúpula con placas móviles. Vivir en un atardecer constante puede ser bastante deprimente, así que las placas se moverán en patrones de 12 horas. Durante el día, girarán para potenciar la luz del sol, mientras que por la noche la desviarán, oscureciendo el cielo.

Después de eso, viajas a ambos bordes del terminador y se instalan plantas geotérmicas. En el lado caliente, la planta generará energía para todas las necesidades de los colonos y tomará agua caliente para usarse en los hogares. En el lado frío, el sistema fabricará agua fría a partir del hielo. El lado nocturno también puede usarse como un refrigerador gigante: los habitantes podrían almacenar aquí las cosas que necesiten congeladas. Para facilitar el acceso, se extiende la cúpula de borde a borde y se crean unos sencillos almacenes donde comienza la noche de verdad.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas