Cómo se vería tu mascota en diferentes planetas

Curiosidades
hace 6 meses

Hay muchas condiciones diferentes en otros planetas y lunas que podrían afectar la evolución de tu mascota. Tomemos la gravedad, por ejemplo. En un planeta más grande o más denso, la gravedad sería mayor, lo que significa que la vida evolucionaría para ser más corta, más robusta y quizás con múltiples extremidades como soporte estructural. En un planeta más liviano con una gravedad más débil, la vida podría saltar, remontarse y deslizarse más fácilmente, y sería más probable que evolucionara a una estructura más liviana y más alta.

Marte es el cuarto planeta desde el Sol: un mundo polvoriento, frío y desértico. Marte también es un planeta dinámico con estaciones, casquetes polares, cañones, volcanes extintos y evidencia de que fue aún más activo en el pasado. La gravedad en Marte es más baja que en la Tierra y está más lejos del Sol, por lo que veríamos menos luz solar. Marte tampoco tiene un campo magnético protector debido a su delgada atmósfera, lo que expone todo a la radiación. A veces, los fuertes vientos crean tormentas de polvo que corren alrededor de todo el planeta, y el polvo se va depositando durante meses.

Tu perro en Marte probablemente tendría una constitución más alta y robusta para compensar la baja gravedad y tendría ojos más grandes para percibir mejor el sol lejano. Para protegerse de la radiación, tu perro tendría que cambiar su pigmentación de melanina a carotenoides (que le dan su color a las zanahorias, tomates y naranjas). ¡Entonces el perro probablemente tendría piel naranja! Dado que Marte tiene una gravedad débil, tu gato probablemente sería más liviano y saltaría más para moverse por el lugar. ¡También tendría patas más largas!

Júpiter es un gigante gaseoso. El planeta está cubierto de espesas nubes rojas, marrones, amarillas y blancas. Las nubes hacen que el planeta parezca tener rayas. Vivir en la superficie de Júpiter podría resultar un desafío, ya que no existe una superficie. El planeta se compone enteramente de gas. Pero no significa que sea solo una nube gigante que cuelga en el espacio; si te aventuras a través de su atmósfera hacia partes más profundas, el gas se vuelve más denso hasta que se convierte en líquido. Entonces, una capa de Júpiter es un océano hecho de hidrógeno en lugar de agua. Con alta presión, temperaturas extremas y un entorno fluido, tendremos que inspirarnos un poco en los habitantes de aguas profundas que se enfrentan a las mismas condiciones pero a menor escala. Tus gatos y perros serían grandes isópodos con caparazones para protegerlos de la radiación de Júpiter.

Al igual que su vecino gaseoso, Júpiter, Saturno es una gigantesca nube de hidrógeno y helio sin tierra sólida y con vientos poderosos. Como Júpiter, se vuelve más denso por dentro, pero su núcleo es mucho más pequeño. Sus anillos icónicos están hechos de una gran cantidad de partículas de hielo, por lo que, desafortunadamente, nada podría vivir en ellos. El volumen de Saturno es mayor a 760 Tierras, y es el segundo planeta más masivo del sistema solar, aproximadamente 95 veces la masa de la Tierra. La densidad promedio de Saturno es menor que la del agua, por lo que este planeta gigante podría flotar en una bañera si hubiera una del tamaño adecuado.

La única forma de moverse dentro de la espesa niebla de Saturno es flotar como una medusa. Es probable que tu perro tenga una campana en forma de paraguas para impulsarse hacia arriba y no tendría esqueleto para que la presión no lo aplaste. Tu gato tendría tentáculos de medusa para moverse. La vida es dura en Mercurio. Este diminuto planeta es el más cercano al sol, por lo que la luz aquí es 7 veces más poderosa que en la Tierra; ningún protector solar podría manejar esto. Mercurio tiene aproximadamente dos quintos del tamaño de la Tierra, con una gravedad similar a la de Marte, o aproximadamente el 38% de la gravedad de la Tierra. Esto significa que podrías saltar tres veces más alto sobre Mercurio y los objetos pesados ​​serían más fáciles de levantar. La temperatura de Mercurio es extrema, oscilando entre abrasadores 430 ° C durante el día y −180 ° C durante la noche. Todo va acompañado de constantes lluvias de meteoritos y terremotos. Como bono, hay una atmósfera muy fina y no hay aire para respirar.

La carne y los huesos no pueden soportar estas condiciones severas. Entonces, en cambio, tus mascotas aquí estarían hechas de algo similar al metal refractario, como el titanio. No habría necesidad de un sistema respiratorio, por lo que sus bonitas caras metálicas no tendrían nariz. Y sus ojos probablemente se verían como gafas de sol gruesas para protegerlos de toda esta exposición al sol. Si hay un lugar más difícil para vivir que Mercurio, es Venus. Venus es el segundo planeta desde el Sol y es el vecino más cercano de la Tierra en el sistema solar. Venus es el objeto más brillante del cielo después del Sol y la Luna y, a veces, parece una estrella brillante en el cielo de la mañana o del atardecer. La temperatura aquí es de 471 ° C y la atmósfera es tan densa que crea un efecto invernadero. La superficie está seca y llena de sorpresas como erupciones volcánicas, vientos huracanados y relámpagos. Y como una cereza en la parte superior, la presión aquí se siente como si estuvieras 1.6 km bajo el agua, lo que te daría un dolor de cabeza interminable.

Sería difícil imaginar a tu mascota viviendo en Venus. Las únicas cosas que posiblemente pueden sobrevivir allí son las bacterias anaeróbicas. Venus devora todo, incluso el metal, por lo que derretiría rápidamente cualquier nave espacial humana. Y la atmósfera de Venus contiene fosfina, que es tóxica para cualquier cosa que respire oxígeno pero significa vida para los microbios. Helados, oscuros y azotados por fuertes vientos, Urano y Neptuno están compuestos principalmente de líquidos fríos: metano, agua y amoníaco. El metano hace que Urano sea azul y tenga anillos tenues, mientras que Neptuno es oscuro, frío y muy ventoso, ya que es el último de los planetas de nuestro sistema solar. Está más de 30 veces más lejos del Sol que la Tierra. Ninguno de ellos tiene una superficie sólida y sus atmósferas se fusionan lentamente con el agua alrededor del núcleo de los planetas. Para empezar, la gravedad en Neptuno es más fuerte que en la Tierra y aplica más presión sobre todo.

Con una gravedad tan poderosa, tu perro sería más bajo y tu gato más rechoncho, con cuerpos musculosos y pieles más gruesas para luchar contra el frío. Y teniendo en cuenta el entorno fluido, la mejor opción para tu mascota es convertirse en una ballena cósmica o un manatí, flotando alrededor de los planetas azules. Plutón no es muy grande. Tiene solo la mitad de ancho que los Estados Unidos. Plutón es más pequeño que la luna de la Tierra. Este planeta enano tarda 248 años terrestres en dar la vuelta al Sol. Si vivieras en Plutón, tendrías que esperar 248 años terrestres para celebrar tu primer cumpleaños. Un día en Plutón son aproximadamente 6 1/2 días en la Tierra. El objeto parecido a un planeta más alejado del sol es tremendamente frío y cubierto de hielo, con una gravedad débil y una atmósfera endeble. El Sol de Plutón no es más que un punto en el horizonte, muy parecido a la Luna para la Tierra, por lo que no hay mucho que hacer en términos de luz. Pero los científicos sugieren que puede haber un océano debajo de la superficie de Plutón con un clima más agradable.

Tomemos nota de las criaturas de la Tierra con anticongelante incorporado, como algunos insectos y peces. La baja gravedad hace que los músculos y huesos se encojan y el espacio entre las vértebras se expanda, haciendo que tus mascotas sean más altas. Su postura también cambiaría, ya que su columna vertebral, en su mayor parte, estaría sin trabajo. ¡Así que probablemente serían altos, delgados y algo parecidos a una araña, con extremidades delgadas y una columna curva! En otros planetas más allá del Sistema Solar, los límites entre las plantas y las mascotas podrían difuminarse y tus mascotas podrían fusionarse con la vida vegetal. Tus mascotas pueden volverse como árboles con corazones que laten adheridos a sus cuerpos o con pies para moverse a mejores posiciones mientras compiten por la luz y el agua. También podrías tener un conejo que pasa la mayor parte del tiempo quieto, fotosintetizando y solo huyendo si se siente amenazado. O un enorme caballo parecido a un dinosaurio que se despliega en el suelo para obtener nutrientes directamente del suelo y obtiene energía extra con la ayuda de plantas en su lomo.

La cooperación podría llevar a algunas mascotas fascinantes, como un mar de amebas actuando como una única mega-criatura gelatinosa, miles de voraces carnívoros parecidos a camarones formando un solo organismo que devora cualquier cosa a su paso, o una red de árboles entrelazados que recolectan agua en jarras anchas en la parte superior de sus toldos. Llevar oxígeno a los músculos es clave para la resistencia de tu mascota. Aquí en la Tierra, los pulpos usan una molécula a base de cobre en su sangre para transportar oxígeno, lo que los vuelve más lentos que los mamíferos y las aves que usan hemoglobina a base de hierro.

Los científicos han especulado sobre otros tipos de transporte de oxígeno que podrían hacer que los animales estén más en forma: en atmósferas con más oxígeno, podríamos ver un mono mascota que puede volar sin tener que detenerse a descansar. En planetas fríos y lunas sin mucha luz solar, como las lunas de Saturno y Júpiter, es posible que tu perro tenga que arreglárselas con energía química en lugar de tomarla del Sol. Además, en mundos sin luz, como las profundidades de los océanos de Encelador, podría haber poca necesidad de desarrollar ojos: las mascotas probablemente sentirían su entorno usando otros medios, como branquias y sensores de vibración.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas