Conoce qué colores de prendas te sientan mejor basándote en tu colorimetría personal

Consejos
hace 1 año

Los colores naturales de la piel, el cabello y los ojos son un gran aliado a la hora de escoger los apropiados para vestirnos, ya que ellos pueden decirnos cuáles nos sentarán mejor. Solo tenemos que conocer nuestras características siguiendo la teoría de la colorimetría para poder sacarles el mejor provecho y potenciar no solo nuestros outfits, sino también nuestra apariencia en general.

En Genial.guru preparamos una guía para que puedas identificar tu paleta de colores personal y aprendas a elegir aquellos que te favorecerán.

¿Qué es la colorimetría? ¿Por qué es importante para nuestra apariencia?

La colorimetría está basada en los principios de la teoría del color y en los colores que podemos encontrar en la naturaleza. En moda, es el sistema de medición de los tonos naturales de la piel, cabello y ojos, que sirven como guía para poder utilizarlos con los demás.

Los colores están compuestos por luz, la cual se refleja en nosotros. Por eso no se trata solamente de combinarlos para que queden bien, sino de lograr reflejar aquellos que nos realcen, ya que suavizarán ojeras, iluminarán nuestro rostro e incluso nos favorecerán cuando no llevemos maquillaje.

Paso 1: Identificar si eres de temperatura fría o cálida

Existen muchos tonos de piel, y estas están subdivididas en dos grupos: las frías y las cálidas. Aquellas que son más pálidas y blanquecinas o negras azuladas pertenecen al grupo de las frías, mientras que las amarronadas son cálidas.

Si estas en duda de a qué grupo perteneces, puedes utilizar algunos trucos para averiguarlo:

  • Párate frente a un espejo bajo una luz natural.
  • Ponte una prenda, paño o accesorio dorado y observa si le da luminosidad a tu cara o si la opaca, si te hace ver cansada o no, y también si los ojos se agrandan o achican. Si tu piel se ve más viva y se destacan tus facciones, entonces eres de temperatura cálida.
  • Repite la misma acción, pero con el color plateado, y pon atención a lo mismo. Si notas que le sienta mejor a tu rostro, entonces eres de temperatura fría.
  • Otro truco es prestar atención al tomar sol: las pieles de temperatura cálida se broncean y se tornan doradas, mientras que las frías se enrojecen y no se broncean.

Paso 2: Identificar a qué estación perteneces

Ubicar si eres de paleta fría o cálida te ayudará a saber a qué estación de la colorimetría perteneces y, a raíz de eso, qué colores te favorecerán. Las personas con tonalidades cálidas pertenecen a las estaciones otoño y primavera, mientras que las frías son invierno o verano. A continuación, te lo explicaremos.

Otoño

Cuando hablamos de estaciones, literalmente nos referimos a los colores que estas nos remiten. En el caso del otoño, los marrones, tierra, anaranjados, rojizos y dorados son los característicos. Por eso, aquellas pieles beiges en todas sus tonalidades (doradas, trigueñas, bronceadas y oliváceas) son las que pertenecen a esta estación.

Se complementan con cabellos castaños dorados, castaños cobrizos, marrón chocolate, negro y también rojizos, mientras que los ojos son oscuros, marrones en todas su tonalidades y también miel.

En ropa, lo ideal es acompañar la armonía de los colores naturales del cuerpo. Por eso los naranjas, caqui, camel, marrón, los de gamas amarillentas como el huevo, dorado, mostaza, los verdes que recuerdan a los árboles y los rojizos son las mejores opciones. Evita utilizar tonos oscuros como azules o grisáceos.

Primavera

Las personas con características de primavera pueden tener piel marfil, con o sin pecas, melocotón, melocotón rosado, beige dorado o dorado claro. Los ojos están en las gamas de los azules, verde claro, azulados y marrones. En cuanto al cabello, puede ser castaño y marrón con rasgos dorados, canoso que tiende al dorado y blanco crema.

Los colores que mejor quedarán son los naranjas en todas sus tonalidades, los rosados, rojos, azules claros y violáceos, y también verdes claros, brillantes y luminosos. No es recomendable la utilización del negro y el blanco puros. Para looks más elegantes, en su lugar puedes reemplazar los colores por el gris claro o los beiges, marrones, marfil, arena o azul.

Invierno

El invierno es la primera de las estaciones de tonalidades frías. Las personas de este grupo son de piel muy blanca, beige pálida o beige rosada, como también de piel negra azulada. Los ojos pueden ser azules, negros, café oscuro o grisáceos, colores que generan contraste con la piel y crean una mirada profunda. En cuanto al cabello, es negro, negro azulado, canoso grisáceo o blanco, rubio ceniza y castaño oscuro.

Con respecto a los colores, es recomendable usar aquellos en la gama de los grises, también el negro y blanco, los rosados claros y fuertes, violeta, verdes y todos los azules. Aquellos cálidos en la gama de los marrones no son aconsejables, ya que harán ver a la piel sin brillo y cansada.

Verano

La otra estación que pertenece a la gama de los fríos es el verano. Las personas que encuadran en este grupo son de piel muy clara y uniforme que tiende al rosado o melocotón. El cabello es rubio desde sus tonalidades más oscuras hasta las más claras, y los ojos oscilan entre los azules, grises, verdes y avellana.

Los colores que más favorecen son los suaves y pasteles de los azules, rosas, nudes, amarillos claros, lavandas y verdes.

¿Has descubierto tu paleta de colores? ¿Cuál eres? ¡Muéstranos tus mejores outfits en los comentarios!

Comentarios

Lecturas relacionadas