El interior de la Tierra arde como el Sol; entonces, ¿por qué nuestro planeta no se derrite?

Curiosidades
hace 6 meses

Temperaturas elevadas de más de 6000 °C. Rocas sólidas de fuego supercaliente. Presiones inmensas 3,5 millones de veces más fuertes que en la superficie de la Tierra. Estas son solo algunas de las cosas que están cocinándose a 3000 km bajo tus pies mientras miras este video. ¡Ow!

El Sol está ardiendo a una temperatura similar a la del núcleo de nuestro planeta, pero está a 150 millones de km de distancia. Entonces, ¿por qué la Tierra no se está derritiendo por su propio núcleo? Nuestro pequeño planeta azul está hecho de muchas capas apiladas una sobre otra: el núcleo interno, el externo, el manto y la corteza. Cuanto más profundo vas, más caliente y presurizado se vuelve.

La tectónica de placas son las capas del manto y la corteza montadas a cuestas, en constante movimiento y simplemente pasándolo bien. Los científicos descubrieron que hay nueve placas en total en diferentes partes del mundo. Cuando estas se mueven y se superponen unas sobre otras, ocurren terremotos. Como resultado, se libera energía y la sentimos en la superficie. Piensa en ello como tratar de cerrar la puerta de un automóvil después de llenarlo hasta el borde. Cuando te das cuenta de que hay algo en el camino, lo quitas y ¡bum! Todo se derrumba.

Hace miles de millones de años, nuestras tierras estaban entrelazadas en lo que se llamaba Pangea, pero lentamente, y me refiero a muy leeeeentamente, a lo largo de los años, los continentes se separaron en lo que tenemos ahora. La Tierra también estaba más fría por dentro, pero de a poco comenzó a generar más calor en el núcleo. Los terremotos se miden por intensidad y magnitud. Vemos hasta dónde llegan los efectos de un terremoto a través de la magnitud, y la intensidad es la medida de su poder.

En el manto, las rocas más frías comienzan a hundirse y el material caliente del núcleo se eleva. Cuando esto sucede, las placas comienzan a moverse y, como resultado, crean montañas, colinas y cuerpos de agua que tenemos hoy. Ninguna de estas cosas sucede de la noche a la mañana: se necesitan millones de años. En todas las capas de la Tierra hay diferentes fuentes de calor. Básicamente, desde que se formó el planeta. El calentamiento por fricción ocurre cuando el material comienza a hundirse hacia el centro de la Tierra.

Dado que la Tierra está rodeada por un manto sólido, la corteza que flota encima actúa como una barrera para protegernos del interior de la Tierra. Pero el secreto de su éxito es la diferencia entre calor y temperatura. En pocas palabras, el calor es solo energía y la temperatura es su densidad. Si el Sol estuviera a 3000 km de la superficie de la Tierra e hirviera a la misma temperatura que nuestro núcleo, nos derretiríamos como un helado en un día caluroso y soleado.

Una descarga de un pequeño cortocircuito al desconectar el cargador del teléfono de la toma no será demasiado dañino, aunque una chispa puede tener temperaturas de alrededor de 1500 °C. Pero si sumergieras tu cuerpo en un baño hirviendo de agua caliente a unos ~ 100 °C... solo digamos que no vale la pena. El hecho de que la temperatura de la superficie del Sol sea aproximadamente la misma que la del núcleo de la Tierra no significa que la distribución del calor sea la misma. El núcleo de la Tierra está repleto de hierro en todas las capas. Pero en la superficie, los átomos de hierro están dispuestos en forma de cubo. Es entonces cuando el hierro está a temperatura ambiente normal y presión regular. Pero puesto en condiciones extremas, la forma atómica se transforma en hexágonos.

Durante mucho tiempo, los científicos pensaron que el hierro tenía forma hexagonal en el núcleo, pero descubrieron que conservaba su formación cúbica a 3000 km bajo tierra. Dado que el núcleo tiene tanta presión, los átomos simplemente no tienen un lugar donde moverse para cambiar su forma. Si estuvieras parado en un tren subterráneo que estuviera lleno, ni siquiera tendrías espacio para levantar el brazo. Pero todos los que están dentro pueden cambiar de posición manteniendo la forma original.

Por eso la estructura del núcleo de la Tierra es sólida y no líquida. Los átomos están tan apretados que ni siquiera pueden pasar a un estado líquido. Pero en un mundo donde el núcleo de la Tierra se licuara, seríamos testigos de las peores consecuencias, comenzando con erupciones volcánicas importantes y masivas, terremotos y maremotos. Todos los puntos importantes estarían en peligro, y el anillo de fuego sería una fuente incesante de lava brotando. El material frío de las capas superiores se hundiría hasta el núcleo y viceversa. Con un núcleo líquido e increíblemente inestable, este proceso sería mucho más rápido.

Todas las ciudades y pueblos importantes de la costa serían arrasados por maremotos, y todos los volcanes en erupción ennegrecerían el cielo con cenizas y humo. Esto bloquearía temporalmente la entrada de la luz solar en nuestra atmósfera y eventualmente obligaría a cualquier cosa que volara en el aire a permanecer en el suelo. Las tierras en las que vivimos actualmente se sentirían como hielo desprendiéndose de un glaciar y flotando.

Muchos volcanes inactivos se despertarían de su letargo y arrojarían su lava por todo el lugar. La formación y la estructura del suelo cambiarían permanentemente. El magma del fondo de las fosas oceánicas encontraría su camino hacia la superficie y cambiaría las corrientes en los océanos. El círculo polar ártico y la Antártida se derretirían y se sumarían al aumento de los niveles de agua en los hemisferios norte y sur. Y finalmente, el mundo. La vida silvestre en la tierra no podría florecer y toda la vegetación desaparecería. La vida marina tendría que encontrar una forma de escapar de los cambios en la temperatura del océano.

La economía mundial colapsaría cuando se declarara una emergencia internacional para tratar de encontrar una manera de detener esto. Pero la humanidad apenas lograría sobrevivir y tendría que esforzarse por seguir existiendo. Bueno, por supuesto, algo como esto nunca sucederá. Pero si el núcleo de la Tierra se enfriara, entonces no tendríamos erupciones volcánicas masivas. Sin terremotos devastadores ni maremotos. De hecho, ninguna de estas cosas sucedería, ya que requieren energía para funcionar. Los continentes dejarían moverse y cambiar. Suena bien, ¿verdad? ¡Nop!

Esto significa que el campo magnético que protege nuestro planeta desaparecería, lo que nos haría extremadamente vulnerables a la radiación cósmica, así como a los asteroides y meteoritos. Los rayos del sol se sentirán aún más intensos de lo habitual, lo que haría que fuera extremadamente inseguro para cualquiera salir al aire libre. El calor producido en el núcleo es responsable de reciclar el carbono que vuelve a la superficie. Ahora, el reciclaje se detendría por completo. El carbono es una parte esencial del dióxido de carbono que las plantas necesitan para sobrevivir. Entonces, todos los árboles y plantas en la superficie y en el agua dejarían de crecer y no podrían producir oxígeno para el resto del mundo. Con la radiación cósmica y la falta de oxígeno, los humanos tendrían que vivir en búnkeres con sistemas de ventilación artificial.

La superficie de la Tierra se convertiría en una zona prohibida y comenzaría a parecerse a Marte. Sin nada para alimentar la Tierra desde el interior, comenzaría a secarse y a desmoronarse internamente. Gran parte de la superficie de la Tierra está hecha de oxígeno, por lo que sin él, eventualmente veríamos algo así como grandes sumideros en todo el mundo. Sumideros que podrían derribar ciudades como Nueva York y París. Junto con deslizamientos de tierra en muchas ciudades y paisajes inestables por todo el lugar.

La infraestructura de todas y cada una de las ciudades eventualmente colapsaría y haría que el suelo no fuera transitable. Entonces, incluso si vivieras en un búnker subterráneo, probablemente la base no duraría y terminarías expuesto a la radiación cósmica. Pero todo esto podría desaparecer en un abrir y cerrar de ojos si cayera un asteroide. Ya fuera pequeño o colosal, veríamos más de ellos que de lluvia. Sin un campo magnético, la Tierra no puede bloquear ningún objeto extraño que vuele a través de su atmósfera.

Si un asteroide del tamaño de Rhode Island se nos cayera encima, el daño sería mucho mayor que con el núcleo de la Tierra caliente y funcionando. Con el suelo tan frágil, el efecto dominó sería mucho más amplio y causaría más destrucción indirecta a nuestro alrededor. La Tierra eventualmente colapsaría sobre sí misma y se rompería en pedazos hasta perder su propia energía gravitacional. Terminaría siendo un montón de rocas y guijarros flotando en el vacío del espacio. Pero tampoco sucederá nada de eso. Vivimos bien con nuestro núcleo sólido y caliente de la Tierra. Mientras esté funcionando bien, podemos seguir haciendo lo nuestro.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas