Hallaron un asteroide más viejo que nuestro sistema solar

Curiosidades
hace 9 meses

Hace más de 20 años, en 1999, descubrimos una interesante roca espacial con forma de diamante. Se trata de un asteroide llamado Ryugu, que significa “palacio del dragón” en japonés. Existe una historia popular detrás de ese nombre. Básicamente, era un palacio mágico escondido bajo el agua. En la historia, un pescador visita el castillo a lomos de una tortuga y regresa a la superficie con una caja misteriosa. Hace unos dos años ocurrió algo similar en la vida real, cuando una nave espacial japonesa visitó Ryugu y regresó con unas muestras misteriosas. Y el cuento de hadas no se termina ahí. Hay muchos cráteres y rocas en Ryugu, así que probablemente tuvo un pasado bastante duro. Todos los cráteres comparten una temática: ¡tienen nombres de cuentos de hadas!

Por ejemplo, tenemos el nombre de la princesa que vivía en este castillo mágico junto a su padre, una deidad dragón. Algunos tienen el nombre del pescador que salvó a una tortuga y, por supuesto, también el nombre de la mismísima tortuga. Pero volvamos a la ciencia. La nave espacial tomó una muestra de la superficie de Ryugu y regresó a la Tierra. Más tarde, los equipos de investigadores descubrieron algo realmente genial: ¡este asteroide es más antiguo que nuestro sistema solar! La nave tomó la muestra para ayudar a los investigadores a comprender mejor los orígenes del sistema solar, pero no es la primera vez que los científicos se topan con materiales tan antiguos: ya los habían encontrado en más de un meteorito. Los meteoritos suelen ser rocas espaciales que sobrevivieron al viaje a través de la atmósfera y cayeron en la Tierra. Por lo general son ricos en carbono, como el asteroide Ryugu. Sin embargo, el material de Ryugu es aún más específico y algo con lo que no podrías tropezarte en nuestro planeta: carburo de silicio, una combinación de silicio puro y carbono puro.

Se trata de algo tan inusual que incluso nos indica que se formó en el sistema solar exterior. Es uno de los tres asteroides que orbitan alrededor del Sol, pero que se mueven relativamente cerca de la Tierra. Cada uno de ellos no es más que un cúmulo de escombros sueltos; su gravedad colectiva es lo que los mantiene unidos. Probablemente se formaron cuando sus cuerpos progenitores chocaron y se hicieron añicos. Se estima que las rocas individuales de Ryugu tienen unos 4600 millones de años o incluso más. En otras palabras, lo más probable es que esté formado por el material de su cuerpo progenitor. Sin embargo, algunas teorías afirman que su superficie podría tener 158 millones de años.

Como Ryugu se coló en el interior de nuestro sistema solar, tenemos más posibilidades de estudiarlo mejor. Está dando vueltas alrededor del Sol, en algún lugar entre nuestro planeta y Marte. De vez en cuando cruza la órbita de la Tierra, y por esa razón cayó en la categoría de “cosas potencialmente peligrosas” para nosotros, aunque de momento es pacífico y no nos afecta de ninguna manera. Es uno de los cuerpos celestes más oscuros de nuestro sistema solar. Además, es sorprendentemente seco. Eso resulta extraño, ya que se cree que su cuerpo madre está formado por mucho hielo. Puede que Ryugu esté seco porque en el pasado voló demasiado cerca del Sol, lo que calentó y secó su superficie. Otra posibilidad es que algunos de sus materiales radiactivos hayan calentado el asteroide y eliminado la mayor parte de su agua. Pero esperen, ¿cómo sabemos cuántos años tiene nuestro sistema solar? Hace miles de millones de años, en algún rincón lejano y casi olvidado de la Vía Láctea, había una nube molecular. Se desintegró y colapsó como tantas otras en todo el universo. Así es como aparecen nuevas estrellas.

Y esta no fue la excepción. Una de ellas estaba un poco aislada de las demás. Reunió materia cercana y la convirtió en algo que llamamos disco protoplanetario, un disco de gas y polvo que gira y rodea el núcleo de lo que más tarde será un sistema solar. También puede convertirse en cuerpos celestes, como asteroides y planetas. Pero este disco formó la estrella central que hoy conocemos como nuestro Sol, 8 planetas y el resto de objetos que conforman nuestro sistema solar. Tiene unos 4600 millones de años. Todas las estrellas provienen de esta cosa increíble llamada nebulosa protosolar. Una vez más, se trata de una nube de polvo y gas que atrae materia. Más tarde se forma una estrella a partir de ella. Una gran región exterior que rodea una nebulosa es fría. Por otro lado, una nebulosa protosolar crea una protoestrella. Se trata de una estrella joven que aún no es independiente, ya que necesita reunir masa de su nube madre. En algún momento, la estrella se vuelve “independiente”. Luego, la materia de la región fría exterior comienza a formar cúmulos más grandes.

Con el paso del tiempo, estos grandes cúmulos crecen y se amontonan. Se mueven, interactúan entre sí y, a veces, hasta se fusionan o se expulsan unos a otros. Después de cientos de miles o incluso millones de años, una vez que aparece una estrella, comienzan a formarse los planetas. Es probable que haya sido hogar de muchos cuerpos que ya no existen, pero nuestro sistema solar no tiene un aspecto muy diferente del que tenía cuando nació. Sin embargo, algunas cosas podrían haber sido diferentes. Ahora tenemos 4 gigantes gaseosos: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Bueno, puede que también hubiera un quinto. Es posible que nuestros 4 gigantes gaseosos estuvieran más cerca del Sol y que emigraran hacia el exterior con el tiempo. ¿Y qué había entre Venus y Marte? Una teoría afirma que ese algo era Tea, un planeta del tamaño de Marte que finalmente, ¡bam!, chocó con la Tierra y nos dio la Luna. Tras estudiar todo tipo de minerales, rocas y cuerpos sólidos, los científicos han descubierto muchas cosas interesantes. La composición de los distintos elementos los ayuda a determinar la antigüedad de un objeto. Han estudiado meteoritos que cayeron en nuestro planeta. Supusieron que estos meteoritos y la Tierra forman parte del mismo sistema, así que calcularon su edad potencial y obtuvieron unos 4540 millones de años. Las rocas de la Luna no han pasado por los mismos procesos que las de la Tierra y son más jóvenes por un par de millones de años.

Y el Sol, la estrella central de nuestro sistema solar, podría ser un poco más antiguo, tal vez unas decenas de millones de años más viejo que las rocas más antiguas. Así es como se produce todo esto en la mayoría de los casos, ¿recuerdas? Primero las estrellas, luego los planetas y otros cuerpos sólidos. Así que sí, podría tener cerca de 4600 millones de años. Hasta donde sabemos, Calisto, el satélite de Júpiter, es la luna más antigua tanto de nuestro sistema solar como del universo. No es un lugar muy bonito, es solo un cuerpo rocoso con hielo en la superficie y muchos cráteres. Estos cráteres nos indican que muchos cuerpos voladores chocaron contra él durante los últimos 4000 millones de años, que es su edad estimada. Es probable que Calisto y el resto de las lunas que rodean Júpiter hayan nacido de los restos que quedaron tras la formación de este planeta. Estos números parecen ridículos, pero el universo tiene 13 700 millones de años; ¡imagina cuántas cosas serán incluso más antiguas que nuestro sistema solar! Pues bien, hace poco, los científicos confirmaron el hallazgo de uno de los objetos más antiguos pero también más distantes que hayamos detectado en todo el universo. Se trata de una galaxia a 12 800 millones de años luz de nosotros. Comenzó a formarse en los primeros mil millones de años del universo, no mucho después de que el Big Bang creara todo lo que existe.

Durante los primeros 400 millones de años que siguieron al Big Bang, lo más probable es que hiciera demasiado calor como para que se formara algo. Por lo tanto, las primeras galaxias, agujeros negros y estrellas podrían haber comenzado a aparecer en los primeros quinientos o mil millones de años. En otras palabras, esta vieja galaxia podría ser una de las primeras cosas que aparecieron en el universo, ¡y tenemos la oportunidad de admirarla! Sin embargo, observarla no es nada fácil. Los científicos usan un telescopio para explorarla, pero la imagen sigue siendo muy borrosa. Es difícil ver esos objetos debido a todas las espesas y gigantescas nubes de polvo que los rodean. El telescopio espacial Hubble suele ser el mejor cuando hablamos de galaxias lejanas. Pero contamos con otro telescopio en una mejor posición para observar tales objetos, ¡y no podemos esperar a que esté funcionando plenamente! ¡Quién sabe qué más descubrirá!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas