La luna huele a pólvora, pero ¿por qué?

Curiosidades
hace 4 meses

Cuando se lanzaron las misiones Apolo, los astronautas que regresaron de la Luna afirmaron que el polvo lunar, el polvo gris parecido a la arena que cubría gran parte de la superficie del satélite, olía y sabía (sí, realmente lo probaron) a pólvora. Pero el material del que está hecho el polvo lunar no se parece en nada a la pólvora: aproximadamente la mitad de su composición es vidrio de dióxido de silicio de los impactos de meteoritos. Golpean la superficie de la Luna a velocidades increíbles (¡whoa!), la alta temperatura hace que la capa superior del suelo se funda en vidrio, y el impacto la rompe justo después, creando el polvo gris y pegajoso. El resto de los ingredientes del polvo lunar son minerales como el hierro, el calcio y el magnesio, mientras que la pólvora se compone principalmente de salitre, carbón y azufre; en otras palabras, el polvo lunar no debería oler a pólvora, pero lo hace. Además, cuando los astronautas trajeron muestras a la Tierra, no le quedó ningún olor.

Una explicación podría ser que la Luna es similar, en cierto modo, a los desiertos de arena de la Tierra, como el Sahara: el ambiente es extremadamente seco y árido. Cuando hueles el aire en un desierto, no hueles nada. Pero si te atrapa la lluvia allí, la humedad levantará todo tipo de aromas del suelo que antes estaban atrapados en la arena seca. Con el polvo lunar, podría ser similar: mientras está en la superficie de la Luna, no huele en absoluto (aunque no es que los astronautas puedan olerlo usando sus trajes espaciales). Pero cuando se introdujo en el módulo de aterrizaje, el polvo entró en contacto con la humedad del aire y comenzó a emitir su extraño aroma.

Otra razón para esto podría ser una reacción del polvo lunar al viento solar: las partículas ionizadas del Sol golpean la superficie desnuda de la Luna y permanecen allí. No hay una atmósfera espesa que la proteja de esos iones, por lo que viajan libremente hasta el suelo. Son muy livianos, así que pueden volar y evaporarse con el más mínimo empujón. Y cuando los astronautas llevaron las muestras de polvo lunar al módulo de aterrizaje, esas partículas podrían haber comenzado a moverse y emitir el olor específico. Esto también podría explicar por qué las muestras no mantuvieron el aroma cuando se trajeron a la Tierra. Dado que las partículas son tan ligeras, es posible que hayan salido volando de las muestras que ya estaban en el módulo de aterrizaje, y cuando se colocaron en recipientes herméticos, quedaron pocos iones o ninguno.

Otra explicación es que esos contenedores herméticos no eran tan herméticos después de todo: el polvo lunar son básicamente cristales muy pequeños con bordes muy afilados. Podrían haber hecho pequeños cortes en los contenedores, dejando entrar aire y humedad, por lo que las partículas ionizadas se filtraron fuera de ellos. Los científicos creen que deberían estudiar el polvo lunar en la superficie de la Luna para descubrir todo sobre sus propiedades. Hay cientos de miles de cráteres en la superficie lunar creados por la caída de asteroides, pero uno de ellos llamó mucho la atención: resultó ser no solo un cráter de impacto, sino un tubo, que se parecía más a la entrada de un sistema de cuevas. Los científicos encontraron un patrón de eco específico que sugería que había un área hueca debajo. Descubrieron más patrones de eco en un par de lugares cerca del agujero, por lo que podría haber más tubos lunares allí. Pero podrías colocar un campo de fútbol completo en este gran tubo en particular.

Los investigadores creen que podría haber todo un país de las maravillas geológicas bajo la superficie. Podría ser un buen refugio para los astronautas que lleguen a la Luna, o incluso un puerto para una colonia lunar. Nadie logró permanecer en la Luna durante más de tres días debido a las condiciones del satélite. Amplio rango de temperaturas, atmósfera baja, sin campo magnético que proteja la vida en la superficie de cosas como la radiación o el viento solar. Los astronautas usan trajes espaciales y no pueden protegerlos durante largos períodos de tiempo, pero un tubo de lava sí podría. Cuando un flujo de lava se enfría, adquiere una costra dura que luego se espesa y crea un techo sobre esa misma lava que continúa fluyendo, pero cuando se detiene, el canal puede drenar, y así aparece un tubo vacío. Nuestro planeta también tiene tubos de lava, pero no son tan grandes como el que se encuentra en la Luna.

En 1178, yo no estaba por aquí ese entonces, al menos cinco personas en Inglaterra afirmaron haber visto la Luna dividirse en dos en su punta superior: tenía la forma de una media luna en el momento del evento. Cuando la grieta se ensanchó, comenzó a arder un fuego, hecho que el único monje que lo documentó describió como “una antorcha llameante que brotó, arrojando fuego, brasas y chispas”. Luego, la Luna comenzó a moverse y a pulsar, pero pronto se detuvo y se volvió de un tono ligeramente más oscuro. Sin embargo, el evento no recibió mucha atención por parte de los científicos hasta la segunda mitad del siglo XX. Los investigadores estudiaron la crónica y descubrieron que había un enorme cráter de 22 km de ancho en la superficie de la Luna en el lugar descrito en el libro. Solo un asteroide muy grande podría haber dejado tal cicatriz en la cara del satélite. Y cuando lo investigaron más de cerca, descubrieron que era bastante reciente según los estándares astronómicos; de hecho, realmente podría haber aparecido hace unos 800 años.

Pero en ese caso, millones de fragmentos del asteroide y de la Luna también habrían golpeado la Tierra. Y la gente habría visto una increíble lluvia de meteoritos. Habría sido muy brillante, y definitivamente habría sido mencionado en los archivos. Pero eso no sucedió. Además, muchos científicos argumentan que el cráter no es tan joven como podría parecer. La teoría más popular y justificada es que tiene entre uno y diez millones de años. Si hubiera aparecido hace 800 años, partes de la superficie de la Luna dentro y alrededor del cráter aún habrían estado tibias por el impacto. La explicación más probable de lo que realmente sucedió en 1178 es que los observadores tuvieron mucha suerte al ver caer un asteroide hacia la Tierra y arder en la atmósfera de nuestro planeta. El espectáculo habría sido increíble, y visto desde un ángulo adecuado, el estallido del asteroide realmente podría haber parecido como si fuera una explosión de la Luna. Eso explicaría por qué hubo tan pocos testigos del fenómeno: el lugar adecuado para ver el espectáculo como ellos lo hicieron fue de solo un par de km de ancho. En cuanto a los eventos reales en la Luna, el agua y el oxígeno se descubrieron inesperadamente en ella no hace mucho tiempo. Es posible que los asteroides hayan traído agua al satélite al golpear su superficie; muchos de ellos llevan moléculas de H2O, y estas quedan en la Luna en pequeñas cantidades después del impacto. Sin embargo, hay muy poca agua allí: en comparación, incluso el desierto del Sahara tiene más agua que toda la Luna.

El oxígeno también está presente, pero como moléculas separadas flotando, por lo que aún no puedes respirar en la Luna. El viento solar las llevó allí: las ondas de energía del Sol viajan a velocidades extremadamente altas a través del espacio, extraen oxígeno de las partes superiores de nuestra atmósfera y lo llevan más lejos. Finalmente, el viento con las moléculas de oxígeno llega a la Luna. Y ahí es donde sucede algo increíble: la Luna comienza a oxidarse. Hay mucho hierro en el suelo lunar, y cuando se expone al oxígeno y al agua, se oxida naturalmente. Algunas partes de la Luna ya se han vuelto ligeramente rojizas, son regiones donde hay la mayor concentración de estas moléculas. ¿Te ocurre algún otro objeto que no debas dejar en el auto?

Si este proceso se prolonga lo suficiente, en un futuro lejano, la Luna se parecerá a Marte. Se volverá roja anaranjada. Sí, el color característico de Marte proviene exactamente de la corrosión que comenzó allí hace miles y miles de años, cuando había ríos y mares con agua y una atmósfera con oxígeno. Otro fenómeno inusual son las luces azul y roja de la Luna. Se pueden ver cuando tiene forma de media luna. Los destellos van y vienen muy rápido, casi como un relámpago. Y, de hecho, eso es lo que son básicamente: ráfagas eléctricas. Las fuerzas de las mareas tienen la culpa de esto. Provocan la acumulación de tensiones mecánicas en las rocas. Esto puede producir un campo eléctrico, que crea los destellos azules que han sorprendido a muchos astrónomos aficionados.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas