La triste historia de cómo una modelo perdió al niño que adoptó de un basurero en Brasil

Historias
hace 7 meses

Adoptar a un niño, sin dudas, debe ser uno de las decisiones más importantes en la vida de cualquiera. Sea por la razón que sea, contraer una responsabilidad así no es algo que se deba hacer a la ligera. Esta es la dura lección que aprendió la modelo Carol Nakamura, tras los eventos que la llevaron a perder a su hijo. Aquí te contamos su historia.

La crianza de niños adoptados puede ser un viaje increíblemente gratificante, aunque también puede traer desafíos únicos. Sin embargo, una buena relación no se construye de la noche a la mañana. Siempre ayuda aprender sobre la historia y la cultura de los niños adoptados, ser pacientes y fomentar un ambiente seguro e inclusivo para ellos.

La adopción y la crianza son procesos únicos que pueden ser llenos de amor y alegría. Sin embargo, a veces, la realidad es más cruda de lo que nos gustaría, y las distintas culturas y hábitos de padres e hijos, pueden llevar a finales no tan felices, tal como le pasó a esta modelo brasileña.

Hoy les contamos la historia sobre la actriz y modelo brasileña Carol Nakamura. En 2017, conoció a un niño llamado Wallace en un vertedero de basura a cielo abierto en Río de Janeiro. Carol quedó maravillada por su espontaneidad y decidió ayudar a rescatarlo de la pobreza.

Wallace le despertó su lado maternal y ella lo invitó a compartir la Navidad de 2019 con su esposo y su hijo Juan de 19 años. Antes de que terminara el año, Carol inició el proceso de adopción y logró obtener la custodia compartida con la madre biológica.

A partir de entonces, Carol le brindó todo lo que un hijo necesita y merece, incluyendo casa, educación, amor y protección. También le compró muebles, juguetes y demás artefactos que no estaba acostumbrado a tener.

Sin embargo, lo más importante es que lo matriculó en la escuela, lo cual fue un gran desafío para él ya que nunca había asistido a un salón de clases. No obstante, a pesar de las dificultades, Wallace logró aprender todo lo que necesitaba mediante la modalidad de estudios en línea, debido a la pandemia global que comenzó a propagarse en ese entonces.

Desafortunadamente, este suceso retrasó el proceso de adopción, lo cual fue un gran desafío para Carol y Wallace, pero esto no pudo nublar la felicidad que ambos sintieron cuando al fin vieron sus sueños realizados.

“Todo el que está cerca de mi sabe lo mucho que soñé con ser padre, cuidar un hijo, educarlo y ponerlo en el camino correcto. Corre, salta, nada, juega, pelea... Hoy hice realidad todos mis sueños con esta increíble mujer que tengo a mi lado. Simplemente no esperaba entrenar a un niño, y en tan poco tiempo ella sería mejor que yo”, comentó el esposo de la modelo, Guilherme Leonel.

De inmediato, Carol abrió una cuenta de Instagram para Wallace en la que se leía la leyenda “del basurero de Gramacho para el mundo”. Allí, la modelo compartía la evolución del pequeño, así como los bailes que tanto le gustaba hacer.

Sin embargo, esta acción generó polémica entre su audiencia, ya que muchos afirmaron que Carol expuso demasiado al niño. Recientemente, la cuenta de Instagram de Wallace fue cerrada, lo que desató preocupación entre los seguidores de la familia.

Fue en ese momento que Carol se manifestó para dar una lamentable noticia: Wallace había decidido regresar a vivir con su madre biológica en el basurero donde antes vivía. “Las cosas no siempre salen como queremos, y no tenemos control sobre los deseos de los demás. Y lamentablemente su voluntad era irse, volver a la casa de su madre biológica”, comentó Nakamura.

Resulta que ella y su esposo no tuvieron otra opción más que aceptar la decisión del niño, ya que mantenían su custodia compartida con su madre biológica.

Sin embargo, vivieron momentos difíciles debido a que Wallace no tenía hábitos y se enfurecía cuando le pedían hacer cosas como estudiar o cepillarse los dientes antes de dormir, entre otras cosas que hacían su crianza un tanto más difícil de lo habitual.

Cuando esto sucedía, Wallace llamaba a su mamá y pasaba meses en su antiguo hogar. Por ello, Carol y su esposo aseguran que nunca perdieron contacto con la familia biológica y que siempre estuvieron en comunicación con ellos para saber cómo se sentía Wallace en los meses que no estaba.

Finalmente, la modelo compartió su pesar en redes sociales: “Oremos y pidamos a Dios con mucha fe, que se encuentre a sí mismo, y sea un buen muchacho, dedicado, estudioso, trabajador. Y lleve consigo las enseñanzas de todos los días que pasamos juntos”

Desde entonces, la familia ha pasado momentos difíciles y han decidido centrarse en sus proyectos mientras aún piden a Dios sabiduría y entendimiento para sobrellevar el dolor de la pérdida de su hijo.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas