Los expertos revelan el lugar más peligroso en la historia del mundo

Curiosidades
hace 6 meses

Tu corazón se está acelerando. Estás corriendo por tu vida de una de las criaturas más grandes que has visto. Un reptil gigante de dos patas corriendo a toda velocidad detrás de ti. Oyes el sonido de un río embravecido a tu lado, pero decides no saltar. Las gruesas hojas y los arbustos siguen bloqueando tu camino. Y sigues atascándote en el barro. Todo lo que te rodea va a por ti, ¡y no hay ningún sitio donde esconderse! Encuentras un tronco hueco y te metes dentro. Lo que sea que esté ahí afuera se acerca cada vez más. Oyes una respiración profunda y gutural y unos enormes pisotones. Se está acercando. Ves una gran cola que sale de una grieta en el tronco del árbol, balanceándose y derribando arbustos y árboles pequeños. Sea lo que sea, te está olfateando como esos perros del aeropuerto. Y justo al lado de tu cara hay unos bichos gigantes del tamaño de un gato doméstico. ¡Perfecto!

Siempre te ha dado miedo mirar a los pequeños bichos, ¡pero este está tan cerca y es tan grande que puedes ver sus rasgos faciales! Te mira como si fueras un alienígena. Quieres gritar pero no puedes. Entonces, de la oscuridad... más insectos. Son cosas curiosas, moviendo sus antenas por todo tu cuerpo. Está bien, esto es demasiado. Un bicho es una cosa, ¿pero ahora? Un ciempiés gigante se arrastra hacia ti. Sus colmillos son del tamaño de tu pulgar. Sales disparado del tronco del árbol y te encuentras cara a cara con un monstruo gigante. Se detiene y te mira fijamente, sabiendo que no tienes dónde ir. Garras y dientes del tamaño de bolos... es suficiente para no dormir. Se está preparando para atacarte.

Bienvenido al período y área más peligrosa de la historia, para un humano; el Sahara del Cretácico medio. Este lugar prosperaba hace unos 100 millones de años en lo que ahora sería África del Norte. Por aquel entonces, ¡los continentes estaban dispuestos de forma diferente y el clima era salvaje! Las tormentas extremas eran bastante comunes y las temperaturas subían y bajaban como una ola mexicana en un estadio de fútbol. Luego, el nivel del mar empezó a subir. El agua inundó la región de Kem Kem, una zona situada entre la actual Argelia y Marruecos. Durante los siguientes millones de años, los asteroides, las erupciones volcánicas y otros desastres naturales acabaron con todo lo demás. Adiós a los dinosaurios. Gracias por jugar.

Probablemente pienses que el Sahara es uno de los lugares más inhóspitos de la Tierra, pero cuando tenía árboles y ríos, era aún más peligroso. El famoso “Río de los Gigantes” era un enorme sistema fluvial que se extendía desde el actual Egipto hasta Marruecos. El suelo era plano y no crecía mucha vegetación, pero era suficiente para que existiera la vida. ¡Una vida aterradora y espeluznante! Esa criatura que estás mirando es un terópodo gigante, de aspecto aterrador, y va a por ti. Imagina un dinosaurio tipo T. rex de más de 10 m de altura y con una mandíbula épica. Algo que da miedo. Eran los mejores perros de la cadena alimenticia en ese entonces. Y es por eso por lo que este lugar y período en la historia eran tan únicos. Toda la zona tenía un increíble desequilibrio entre los dinos hambrientos y los pobres y pequeños dinos-merienda. ¡No había suficiente comida para todos!

Los científicos nunca pudieron encontrar mucha evidencia de herbívoros. Eso significa que podría haber sido una batalla real de criaturas carnívoras, esperando a abalanzarse sobre los demás en cualquier momento. Así que, después de un rato de tener un concurso de miradas con ese terópodo gigante, una sombra se acerca sigilosamente por detrás. Estás demasiado asustado para darte la vuelta, pero el gruñido es más fuerte que cualquier cosa que hayas escuchado, te sacude hasta el fondo. Te giras y miras un Spinosaurus, y eso es todo lo que puedes ver. ¿Sabes que siempre muestran al T. rex como al rey de los dinosaurios? Bueno, este sería, ¿qué, emperador? Mide unos 15 m y tiene una vela de escamas en la espalda, ¡del tamaño de un humano normal! Además, agrega un hocico estilo cocodrilo con dientes afilados y unas patas cortas y poderosas. Su dieta consiste principalmente en peces de río, pero te mira como si fueras un delicioso taco de pescado.

Los dos alfas están ahora en un enfrentamiento, contigo atrapado en el medio. Pero antes de que cierres los ojos y te prepares para ser comido, empiezan a luchar entre ellos, derribando árboles. Te pones de puntillas para salir de ahí. ¡Y corre! Cuanto más lejos vayas, mejor, ¿verdad? Pues no. Aquí no, porque adondequiera que vayas, habrá algo peligroso. Durante este período, había riesgo en el cielo, en el agua y en la tierra. Había pequeños mamíferos correteando por aquí y por allá, pero en su mayoría se mantenían en las sombras para evitar el peligro. Después de 5 minutos de correr tan rápido como es humanamente posible, consigues salir del bosque y llegar a una llanura abierta. Mala jugada. Ahora no hay donde esconderse. De repente oyes otro grito. Miras detrás de ti. No hay nada. Solo hierba corta por todas partes.

Entonces inclinas la cabeza hacia el cielo y ves lo que parece un pájaro gigante. Solo que estos son técnicamente cocodrilos voladores. Hubo muchos pterosaurios enormes que dominaron los cielos. Alanqa saharica era un reptil volador que pudo haber comido peces en el río. Estos debían ser sabrosos. Tenía una enorme envergadura y largas y delgadas mandíbulas. Ah, y era del tamaño de un pequeño autobús. Este te encontró y está corriendo para atraparte. Corres por tu vida... de nuevo. Y esta vez no hay lugar para esconderse. De repente sientes que unas garras te agarran y te levantan del suelo. Te elevas. Si no estuvieras asustado, te habrías dado cuenta de lo hermosos que son los gigantescos canales del río que hay debajo de ti. El Alanqa maniobra como un avión de combate, dirigiéndose a las montañas, esquivando todos los obstáculos. Ves un gran nido con algunas minibestias dentro. Están hambrientas y son tan grandes como tú. No es una gran combinación.

Intentas liberarte, pero es imposible. La criatura te deja caer en medio del nido y sale volando. Intentas cubrirte, pero los pequeños siguen picoteando. Es solo cuestión de tiempo antes de que sea demasiado tarde. Miras hacia abajo y ves el río. No puedes saber qué profundidad tiene, pero la corriente es muy fuerte. Ya no tienes opciones. Te sumerges en el río embravecido y eres arrastrado por la corriente. A salvo por ahora... más o menos. Imagina que es el 2021, estás caminando por uno de los lugares más calurosos y secos de la Tierra, en medio del desierto del Sahara, ¡y encuentras fósiles de peces de grandes dimensiones! Tenían desde el tamaño de un bocado hasta el de un autobús. ¡Incluso había tiburones de agua dulce! Estos no eran los típicos pececillos... a juzgar por sus dientes, esos chicos iban en serio. Incluso puedes encontrar una tortuga marina gigante nadando por ahí.

Okey, de vuelta a tu loca aventura. Por suerte llegas a una parte segura de arena del río donde puedes relajarte. Bebes un poco de agua de este y tratas de encontrar un lugar seguro para acampar. Cada ruido que oyes te hace saltar. Te sientas y tratas de disfrutar de la calma de la antigua Tierra. Justo cuando sientes que por fin puedes recuperar el aliento, ves a un Spinosaurus caminando por el río, al acecho. Sales corriendo y te escondes bajo un arbusto, pasa de largo. Estás a salvo. ¡O no! Se gira, sacude los arbustos, ¡y te ve! En ese momento, un gran estruendo lo ahuyenta. Es el sonido que te despierta. Enciendes la luz y ves a tu gato mirándote fijamente. ¡Esos dinosaurios parecían tan reales! Probablemente por ese documental que estabas viendo justo antes de acostarte...

Todo el ecosistema del Cretácico medio dependía de los ríos para su vida diaria. Al igual que todas las civilizaciones antiguas, los ríos eran esenciales para las criaturas de la época. Y hace muy poco, los científicos descubrieron una nueva especie de serpientes que se extinguió en aquella época, ¡sin descendencia conocida! Para entender estos antiguos ecosistemas, es importante saber mucho sobre los fósiles. Puedes encontrar dos distintos uno al lado del otro. ¡Pero esos animales podrían haber vivido con millones de años de diferencia!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas