Me divorcié y formé una nueva familia, así que ahora no quiero saber nada de mi otro hijo y mi esposa no lo entiende

Historias
Hace 2 semanas

Una historia de amor, desafíos y redención se teje entre un padre y su hijo, marcada por decisiones difíciles y consecuencias inesperadas. A través de altibajos emocionales y la búsqueda de perdón, ambos personajes enfrentan el dolor del pasado y luchan por encontrar su propio camino hacia la reconciliación.

«Yo (hombre de 45 años) y mi exesposa nos juntamos en nuestra adolescencia. Nos casamos a los 21 y tuvimos a nuestro hijo a los 22. Después del nacimiento de nuestro hijo, poco a poco comenzamos a distanciarnos. Cuando nuestro hijo tenía unos 11 o 12 años, decidí terminar mi matrimonio. No sé por qué, pero mi esposa estaba muy sorprendida. Para ese momento, llevábamos unos 4 años sin intimidad y no habíamos tenido ninguna conversación profunda durante el mismo tiempo. Simplemente había terminado.»

«Me llevó aproximadamente una semana mudarme, y durante todo ese tiempo mi ex lloraba constantemente, rogándome que me quedara. Pero mantuve mi postura. Mi hijo estaba muy enojado conmigo y no quería hablar conmigo en absoluto. Entendía por qué. A sus ojos, estaba lastimando a su madre.

Cuando finalmente me mudé, él no quería verme en absoluto. Intenté muy duro, venía regularmente a verlo, pero siempre me decía que me odiaba y corría a su habitación. Estaba destrozado. El divorcio se finalizó en aproximadamente un año. La custodia quedó en un 50/50. Llevamos a mi hijo a terapia, pero simplemente no ayudó. Me odiaba con toda su alma. Nunca quise obligarlo a ir a mi casa. Podría haberlo hecho, pero no quería que me resintiera aún más. Todavía quería estar ahí para él, iba a sus juegos, le enviaba regalos de cumpleaños y Navidad, pero él me cerraba completamente. La última cosa que me dijo es que no quería que estuviera en sus eventos más. Fui a la casa de mi ex un par de veces, pero siempre me decía que él no quería verme y que ella no lo haría.»

«En este punto, estaba completamente cortado. Me encontré en un largo y oscuro camino de depresión y dolor. Era como si mi hijo hubiera muerto. El punto más bajo de mi vida. Pero un día me desperté y simplemente había terminado. Me recuperé y desde entonces he seguido adelante. Conocí a mi esposa y tenemos dos hijos hermosos. La vida volvió a ser grandiosa.

Hasta hace aproximadamente un año, cuando recibí un correo electrónico de mi hijo. Se disculpó por todo. Que recientemente tuvo un hijo y comenzó a reflexionar y se dio cuenta de lo horrible que fue conmigo. Quería reconectar y volver a estar en mi vida. Había mucho más en el correo electrónico, pero no quiero compartirlo por razones de privacidad. No sentí nada cuando leí este correo. No respondí. Desde entonces, ha enviado aproximadamente 15 correos electrónicos detallando lo que está sucediendo en su vida y en su hijo. Nunca respondí, pero pensé que al menos le debo algún tipo de cierre. Todavía no lo envié. Dice así:»

«Querido hijo, agradecería que dejaras de enviarme correos electrónicos. Pasé por el infierno y volví para estar en este punto de mi vida. Tengo una familia de nuevo y estoy muy feliz en este momento. Entiendo que tienes arrepentimientos y cierta culpa sobre el pasado, pero no siento rencor hacia ti y te perdono. Traerte de vuelta a mi vida introduciría complicaciones que no estoy dispuesto a enfrentar por mi propio bien y el de mi familia. Simplemente, no puedo darte lo que buscas. No quiero más contacto. Espero que lo entiendas y te deseo todo lo mejor en tu vida.

Adiós.»

«Todavía no lo envié y finalmente le conté a mi esposa lo que está sucediendo. Ella leyó todos los correos electrónicos y mi borrador y quedó horrorizada. Me rogó que no lo enviara y que abriera mi corazón para él. Discutimos y surgió la demanda de un terapeuta. Incluso le contó a mis padres, y mi mamá se volvió nuclear. Empezó a regañarme como si fuera un niño de nuevo. No sé por qué no entiende. Ella estuvo conmigo todo este tiempo y vio lo que pasé. Al final, me dijo que si hacía esto con él, ella haría lo mismo conmigo. Me quedé sin palabras.»

Ante esta compleja relación entre padre e hijo y con una problemática tan larga y dolorosa, desde Genial.guru, hemos querido recopilar algunos tips que podrían ser de ayuda:

  • Comprende tus propios sentimientos: Tómate el tiempo necesario para reflexionar sobre tus emociones y cómo te han afectado las experiencias pasadas con tu hijo. Reconocer tus propios sentimientos es el primer paso para abordar la situación de manera constructiva.
  • Escucha a tu esposa y familia: Aunque puedas sentirte abrumado por la situación, escucha las preocupaciones y consejos de tus seres queridos. Su perspectiva externa puede ofrecerte una visión más objetiva y ayudarte a tomar decisiones informadas.
  • Considera la terapia familiar: La terapia familiar puede proporcionar un espacio seguro para explorar los conflictos y tensiones subyacentes en tu relación con tu hijo. Un terapeuta puede ayudarte a comunicarte de manera efectiva y encontrar formas de reconstruir el vínculo perdido.
  • Sé paciente y compasivo contigo mismo: Reconstruir una relación fracturada lleva tiempo y esfuerzo. Sé paciente contigo mismo mientras trabajas para superar el dolor del pasado y reconstruir la confianza con tu hijo. Recuerda que el proceso puede ser difícil, pero vale la pena el esfuerzo.
  • Mantén una actitud abierta y receptiva: Está bien tener dudas y miedos sobre el futuro de tu relación con tu hijo, pero mantén una actitud abierta y receptiva hacia la posibilidad de reconciliación. Mantente dispuesto a escuchar y aprender de las experiencias compartidas, y muestra tu disposición para trabajar juntos en la construcción de un futuro más positivo.
Imagen de portada Longest-Journey / Reddit

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas