13 Personas compartieron conmovedoras historias sobre lo que es para ellas la verdadera felicidad

Historias
hace 2 meses

La felicidad es diferente para cada persona. Para algunos es la sonrisa de su hijo, para otros la tan ansiada independencia económica, o bien, la salud de sus seres queridos. Hemos recopilado buenas historias de toda la red, en las que la gente cuenta qué significado le da a la palabra “felicidad”. Algunas de ellas, lo admitimos, hasta provocan lágrimas, por lo conmovedoras que son.

  • Tenemos 3 hijos, la más pequeña tiene 5 meses. Ahora llevo una dieta sin lactosa, no puedo comer muchas cosas, mis opciones se han reducido considerablemente y no puedo tomar un tentempié rápido como antes. Y con una niña pequeña en brazos, a veces puede ser un problema. Así que mi esposo todos los días, mientras dormimos la bebé y yo, recoge y lleva a los mayores al kínder. Y cuando nos despertamos, ya tengo arroz cocido en la olla esperándome. Todos los demás miembros de la familia lo califican de insípido. El hombre se levanta por la mañana, recoge a 2 niños de 4 años para llevarlos al kínder y cocina el arroz para mí personalmente. Todos los días de la semana durante 5 meses. Y ese arroz es para mí el amor.
  • Me volví feliz cuando me di cuenta de que no necesitaba hacer un drama de todo. ¿Mi esposo me ha echado la bronca después de un turno de 18 horas? Está cansado, dormirá bien y me pedirá disculpas al día siguiente. ¿Mi niño se ha despertado en mitad de la noche y me ha vomitado encima? Es solo un bebé, está asustado y no se encuentra bien, y yo soy todo su mundo ahora mismo. La vida es mucho más fácil cuando aceptas que a veces ocurren cosas desagradables y dejas de preocuparte. baconmeupscotty / Reddit
  • Mis momentos más felices en la vida son cuando me despierto sin despertador por la mañana temprano en mi tienda de campaña, con el olor del rocío y el sonido de todo tipo de bichos e insectos zumbando a mi alrededor. Me pongo una sudadera, me siento en una silla plegable de jardín y me pongo a contemplar lo que está pasando. Deadpool1205 / Reddit
  • La felicidad es cuando ustedes llevan 28 años viviendo juntos, lo saben todo el uno del otro, saben cómo hacerlo todo. Y ella frota pomada en tus talones doloridos. Y mañana vendrán los hijos y nos sentaremos a hablar y hablar, y más hablar. Y ella seguirá frotando pomada en mis talones. Y yo masajearé su sacro. Y un poco el cuello, la espalda y los lumbares. Y la abrazaré. Y no necesito nada más en esta vida. Solo quiero que dure para siempre. Mi amada y nuestros hijos. ¿Qué puede haber más bonito?
  • Me siento feliz cuando alguien me dice: “¡Por fin lo entiendo!”. Soy profesor de matemáticas. © bdmac / Reddit
  • Mi hija me preguntó ayer: “Mamá, ¿quieres ser rica?”. Me lo pensé un momento y le dije: “Ya somos ricas. Tenemos comidaropa, tenemos un hogar (aunque es de alquiler), nadie abusa de nosotros. Nos tenemos la una a la otra. Ya somos ricas, hija”. Y pensé para mis adentros: efectivamente, se acabó el divorcio y la grave falta de dinero, el trabajo y los empleos a tiempo parcial nos permiten cubrir las necesidades básicas y un poco más. Estamos sanas, bien alimentadas y hasta tenemos un gato tontito. ¿No es eso riqueza?
  • Una vez al mes, nuestros hijos y sus familias vienen a cenar a nuestra casa. La casa está llena de gente, hay mesas en todas las habitaciones, sobre todo ahora que nuestros nietos han empezado a traer a sus novias de visita. Casi siempre cantamos, porque siempre hay alguien que cumple años. A los más pequeños, por supuesto, no les interesa la cena: corren enseguida a jugar. Y mis hijos y sus cónyuges se juntan alrededor de la mesa de la cocina. Donde antes, cuando eran pequeños, discutían y se peleaban, ahora se sientan uno al lado del otro y se ríen. E incluso cuando todos se han ido, la casa sigue teniendo ese ambiente durante mucho tiempo, y yo soy feliz. © vinkea / Reddit
  • Mi madre y yo llevamos mucho tiempo viviendo en departamentos de alquiler, casi siempre compartiéndolos con otra gente. Tuvimos que vivir con 4 vecinos en un departamento y también con una mujer loca. Pero hace poco compramos una casa. Aquí el visillo cuelga de clavos y en la habitación no hay nada más que una alfombra. Por las noches asamos kebabs (no hay cocina). Todos los días tenemos que ir corriendo a la tienda, porque no hay donde guardar la comida, no tenemos nevera. Pero aun así estoy contenta, porque por primera vez tenemos nuestra propia casa y, lo que es más importante, por primera vez en 20 años tengo una habitación para mí.
  • Mi hijo tenía entonces poco menos de dos años. Nos mudamos a la casa de verano un día antes que su abuela. Compré una bolsa de cerezas y las lavé. También compré una caja de galletas y jugo para bebés. Y fuimos a la playa, nos sentamos en la arena junto al agua, lo abracé. Mi hijo mordisqueaba las galletas, bebía el jugo (en vez de sopa y otras cosas apropiadas) y estaba muy contento. Yo disfrutaba del sol, la paz y las cerezas y también estaba muy feliz. Y nadie nos estaba sermoneando sobre la dieta y el régimen. Y simplemente disfrutamos de la vida y de nuestra mutua compañía durante todo ese día de verano. Comimos delicias, nadamos, tomamos el sol y nos olvidamos del régimen... Todavía hoy recuerdo aquel día, y mi hijo ya tiene 19 años.
  • Mi amiga y yo hablábamos de las emociones más vívidas que habíamos experimentado en nuestras vidas, de algo que hubiera sido una sensación de deleite sin límites. Ella estallaba de orgullo por haber ingresado ella misma en la universidad, a pesar de todos los pronósticos negativos de su familia. Y yo recordé que cuando mis padres, por fin, me permitieron tener un gatito, me traje el primero de la calle. Fue una noche sin dormir: acaricié el pelaje de aquel bichito, lo abracé... Ni siquiera la compra de mi propio departamento me generó tantas emociones como cuando vi aquella criatura. Fue una felicidad tan grande.
  • Lo que me hace feliz es que controlo mi propia felicidad. Me he dado cuenta de que mi felicidad no depende de ningún acontecimiento externo, sino de las decisiones que tomo cada minuto. Practico ser feliz todos los días, aunque no sea fácil. Pero incluso cuando las cosas no van bien, sigo siendo una persona feliz. © HappyAfrican / Reddit
  • Ayer celebramos nuestro décimo aniversario, nuestra “boda de hojalata”. Alquilamos una cabaña, reservamos mesa en una cafetería y una sauna. Le pedimos a la abuela que hiciera de canguro. Solo nosotros dos. Disfrutamos de nuestra mutua compañía, paseamos por el bosque, y la noche fue tan romántica, como si estos 10 años nunca hubieran pasado. Sentimientos y emociones exacerbados, como en la luna de miel. Quizá esta sea la felicidad: cuando te abraza, cuando te das cuenta de que aún somos jóvenes y tenemos toda una vida por delante, de que nuestros hijos crecen en amor y paz, de que tus padres siguen vivos y la primavera está al otro lado de la ventana.
  • Mi esposo me dio su teléfono para que tomara notas. Encontré un archivo firmado con mis iniciales. Tengo que decir que mi marido no es muy bueno demostrando amor, pero ya lo he aceptado, aunque a veces me siento poco querida. Así que abrí esta nota y había dos subtítulos: “migraña” y “regla”. Y debajo de ellos, estaban apuntadas todas las fechas en las que he tenido ataques de migraña y las de mis ciclos. Debajo de la columna de migraña, escribió lo poco frecuentes que se habían vuelto mis ataques últimamente, y debajo de la columna del periodo, apuntó fechas aproximadas para mi próximo ciclo. También dejó una pequeña nota: “Recuérdale que lleve toallas femeninas al trabajo, porque siempre se le olvida”. © Unknown author / Quora

La vida con hermanos es, por supuesto, sorprendentemente diferente a la vida como hijo único en una familia. Y nuestra selección de historias sobre sus eternas bromas es prueba de ello.

Imagen de portada Unknown author / Quora

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas