Metí la pata y arruiné mi matrimonio, ahora me sorprende que la vida de mi exesposa sea mucho mejor sin mí

Crianza
Hace 2 semanas

Ser padres puede cambiar nuestro mundo. Las mamás y los papás suelen decir que sienten un amor inmenso por sus hijos y afirman que ni siquiera pensaban que su vida fuera posible antes de tener hijos. Pero tener un hijo puede afectar a la relación entre dos padres, para bien o para mal.

Recientemente, un hombre nos escribió una carta a en la que nos contaba cómo el hecho de tener un hijo provocó la ruptura de su matrimonio. A continuación, encontrarás su historia completa con todos los remordimientos que este hombre tiene ahora.

Convertirse en padre le cambió la vida por completo

Adán, de 38 años, ha enviado recientemente una carta a nuestra redacción, en la que comparte honestamente su lamentable historia familiar y expresa todos sus pensamientos y arrepentimientos sobre la situación.

Adán escribió que ahora se ha dado cuenta de que estaba equivocado, pero que antes era como un ciego. El hombre abrió su carta diciendo: “No busco compasión ni comprensión de ustedes ni de sus lectores. Estoy seguro de que ni siquiera la recibo. Pero he decidido compartir mi historia para hacer que otros hombres en mi situación probablemente se lo piensen dos veces antes de comportarse como yo lo hice una vez”.

Adán escribió: “Mi exesposa Julia y yo tenemos un hijo de 15 meses. Nos habíamos esforzado mucho por concebir, y Julia tuvo que someterse a serios tratamientos médicos antes de que esto fuera posible. Me sentí en las nubes cuando me enteré de que por fin estaba embarazada, y ella también estaba muy contenta. Siempre supe que sería una madre estupenda y no me cansaba de decírselo. Pero las cosas entre nosotros cambiaron drásticamente después de que naciera nuestro hijo”.

La relación entre los cónyuges se estaba volviendo muy tensa

Adán continuó su historia diciendo que, a pesar de que su hijo era un niño muy esperado y deseado por ambos, las cosas fueron muy mal desde el principio de su paternidad.

El hombre reveló: “Después de que naciera nuestro bebé, nuestro matrimonio se vino abajo. Julia siempre se quejaba de que yo no ponía de mi parte en el cuidado de nuestro hijo ni en las tareas domésticas. Pero al mismo tiempo, siempre esperaba que yo supiera lo que tenía que hacer, sin decirme ni explicarme nada. A menudo tenía que jugar a las adivinanzas, y era muy molesto”.

Adán confesó: “La situación entre nosotros era realmente mala. Discutíamos mucho, había muchas peleas por auténticas nimiedades, y esto era agotador para los dos. Acabé diciéndole a Julia que su vida sería más difícil sin mí”.

Adán explicó que no se esperaba una reacción tan tranquila por parte de su esposa después de pronunciar esas palabras. Dijo: “Julia se quedó muy callada y se limitó a decir que era el final de la discusión y que no iba a soportarlo más. Eso hizo que las cosas se desmoronaran y pronto ambos solicitamos el divorcio”.

Los cónyuges viven ahora cada uno su propia vida, pero a Adán no le satisface

Adán escribió: “Ahora vivimos separados, cada uno tiene un nuevo departamento. En cuanto a nuestro hijo, compartimos un porcentaje igual de custodia sobre él debido a nuestra ley. Esto se considera automático hasta que uno de los padres demuestre negligencia por parte del otro. Realmente no nos encontramos en esa situación, así que nuestros dos abogados nos aconsejaron que nos repartiéramos el tiempo y que hiciéramos semanas alternas desde que nos separamos, y seguimos este consejo.”

Adán confesó entonces: “Sabía que ser padre soltero no era tan fácil, pero no me había dado cuenta del todo de lo duro que era, hasta ahora. Las semanas que tengo a mi hijo, realmente no puedo hacer nada y debo confesar que apenas puedo funcionar. Estoy literalmente agotado. Tengo que dedicar el tiempo que no tengo a mi hijo a ponerme al día con las cosas que me perdí cuando estaba cuidando de él. Mi departamento es un desastre y apenas puedo seguir el ritmo de los recados y las tareas”.

Adán reveló: “Pensé que como yo lo estaba pasando mal, mi esposa también, y que incluso podríamos reunirnos sobre esta base. Esperaba que realmente trabajáramos en las cosas entre nosotros. Pero ella no quiere. Dice que su vida es más fácil ahora sin mí”.

La exesposa de Adán parece estar disfrutando ahora de su vida sin él

Adán reveló: “Julia dijo que ella es lo opuesto a mí y que, a diferencia de mí, puede mantener las cosas bien organizadas y hacerlas a tiempo. Incluso afirma que ya no está agotada, y se ha dado cuenta de que cuidar de una persona en lugar de dos le ha hecho la vida mucho mejor”.

Adán confesó: “Sé que metí la pata y que debería haber sido mejor esposo. Ni siquiera puedo pedir menos tiempo con mi hijo, porque ahora mismo no puedo permitirme pagar la manutención. En este momento, ninguno de los dos la paga, debido a una división 50/50 de los deberes y la igualdad de ingresos. Pero si nos salimos de este reparto igualitario, mi abogado dice que la persona con menos tiempo tendrá que pagarle la manutención al otro progenitor.
Ahora estoy enfadado con toda la situación y me arrepiento de mis decisiones anteriores. Lo que le dije a Julia fue totalmente inapropiado. La única persona que lo está pasando mal ahora soy yo, y esto es muy triste para mí”.

Imagen de portada freepik / Freepik

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas