“¿No crees que te estoy dando demasiados regalos?”, historia de un hombre que ayudó a su amada, pero se dio cuenta de que todo fue en vano

Gente
Hace 2 semanas

Lorena miraba a Daniel como a un niño pequeño.

— ¿Qué te pasa? ¿Te asustaste? ¡Ay, pobrecito! ¿Te asustaste de la hipoteca? ¿La que tomaré yo, verdad?

El hombre miró a la mujer sin entender:

— ¿Qué dices, Lore? ¿Para ti es normal un crédito de esa cantidad y con esos intereses?

— ¡Claro que sí! Ya te expliqué: vendo mi departamento y cubro casi la mitad de la deuda. Y eso en máximo seis meses. Y todo será mucho más fácil.

— Pues vende primero tu apartamento y luego compra, — señaló Daniel.

— Dani, ya te expliqué. El apartamento que quiero comprar puede venderse en cualquier momento. ¡A ese precio! No podemos perder ni un día. Vender el mío tomaría meses.

— Pero quieres que yo también tome un crédito.

— ¿Y qué otra opción hay si no tengo suficiente para el precio del apartamento? Sí, estamos juntos y quiero que me ayudes. Además, tu crédito es insignificante comparado con el mío.

— No es para nada insignificante, — intervino Daniel. — Quinientos mil es una suma seria. Además, tú compras el apartamento con dinero del crédito. ¿Y qué compro yo?

— Simplemente me ayudas a comprar el apartamento. Dani, cerraremos tu crédito en seis meses. Ni te darás cuenta.

— ¿Y si no lo cerramos?

— Oh, — Lorena puso los ojos en blanco. — Si eres tan cobarde, entonces vive así. Andarás de alquiler en alquiler. Pensé que realmente me amabas. ¡Pero te acobardaste ante la primera dificultad seria!

Un año después, Lorena se sentía libre y ligera por primera vez en mucho tiempo. Relajada. Ella y Daniel estaban en una cafetería cerca de casa haciendo cuentas.

— Entonces, resulta así. Si todo va según el plan, en tres semanas recibiré el dinero de mi apartamento. Cubro casi la mitad y reduzco el pago. ¡Y podremos respirar tranquilos!

Lorena sonrió a sus cálculos y a la imagen del futuro que había pintado en su cabeza. Pero Daniel lo arruinó todo.

— Espera. ¿Y mi crédito?

— ¿Qué pasa con tu crédito?

— Hay que pagarlo. Ya que tendrás dinero.

— ¿Por qué pagarlo?

— ¡Porque los intereses son mayores que los de tu hipoteca!

— Daniel, no entiendo, — el rostro de la chica se puso serio. — ¿Me estás sugiriendo que con el dinero que recibiré por la venta de mi apartamento pague tu crédito?

— ¿Mi crédito? Lo tomé a petición tuya para comprar tu apartamento. ¿Qué te pasa, Lorena?

— Ah, ¿y qué debo hacer después de que pagues tu crédito con mi dinero? ¿Quedarme sin nada?

— ¿Por qué? Hemos vivido un año tranquilamente con mi dinero. Mientras todo tu salario va para la hipoteca. Y nada cambiará. Me sentiré más tranquilo — pago mi crédito y hacemos el arreglo poco a poco. Otra vez, ¡en tu apartamento!

— ¿Entonces quieres que pague tu crédito en lugar del mío?

— El tuyo es para tu apartamento. Y yo tomé el mío para tu propiedad. Así que sí, quiero que paguemos mi crédito primero.

— No, cariño. Con el dinero de la venta de mi apartamento pagaré parte de mi hipoteca. ¡Y tú mismo pagarás tu crédito!

— No entiendo. ¿Entonces te di dinero para comprar el apartamento y ahora debo pagar el crédito yo solo? El apartamento es tuyo.

— También vives en él. Y como hombre, podrías hacer las reparaciones. Y por vivir en mi apartamento deberías pagar.

Daniel sirvió un vaso de agua. Tomó un sorbo.

— Vaya, resulta que te debo aún más. Y eso después de que te redujeran el sueldo y no busques trabajo nuevo. ¿Para qué? Si vives de mi dinero. ¿Es así?

Todo puede ser. En resumen, ese crédito es tuyo y tú lo pagarás. ¡Lo considero tu regalo para mí!

Daniel casi se ahoga con el agua:

— ¿Regalo? ¿De medio millón? ¿De dinero prestado?

— ¿Y qué? ¿No eres capaz de gestos tan grandes?

— Soy capaz de mucho, querida. Pero un regalo de quinientos mil que tomé del banco, — es demasiado.

— Así es la vida. Vives en mi apartamento. Así que todo es justo.

Daniel terminó de beber agua, puso el vaso en la mesa y respondió:

— ¿Justicia, dices? Bueno, veremos.

Y se levantó.

— ¿A dónde vas?

— Tengo cosas que hacer. Ahora tengo que devolver al banco tu regalo.

Una semana después. Lorena apenas entró al apartamento cuando se encontró cara a cara con Daniel. El hombre tenía grandes bolsas deportivas.

— Hola. ¿A dónde vas? ¿Y por qué con bolsas?

El hombre ignoró las palabras e intentó pasar en silencio junto a la dueña del apartamento. Pero ella le bloqueó el camino:

— Daniel, ¿puedes dejar de comportarte como un niño? ¿Qué te pasa? ¿Y qué hay en las bolsas?

Daniel suspiró y dejó el equipaje en el suelo.

— Verás, he pensado que vivir contigo no me es financieramente conveniente. Vivimos con mi dinero mientras tú pagas tu hipoteca. Y yo además tengo un crédito que consideras un regalo. Así que pensé: ¿no te estoy haciendo demasiados regalos? Conté y sí: son demasiados.

— ¿Qué significa todo esto?

— Que ahora estás sola con tu apartamento. Y yo con mi crédito.

— ¿Te vas?

— Sí. Me voy de un apartamento demasiado caro para mí. Me iré a otro más sencillo.

— ¿Encontraste otro?

— Encontré un apartamento. Con un alquiler fijo. Donde puedo vivir tranquilo y pagar por mi regalo imprudente para ti.

— ¿Te has enfadado y ahora te estás vengando? Sabes perfectamente que gasto casi todo mi dinero en la hipoteca. Y que el comprador de mi apartamento se ha echado para atrás. ¡Y que no sé cuánto tiempo tardaré en encontrar otro! ¿Así que me dejas sin dinero y me abandonas?

— Tú también sabías que ese medio millón no te lo di como un regalo. Pero no te preocupes, vende tu apartamento y todo se resolverá.

— Vete, traidor. Siempre supe que no eras de fiar.

— Me voy. Sabes dónde están las llaves. Si alguna vez encuentras la decencia de devolverme mi dinero, haz la transferencia a mi número de teléfono.

— ¡No recibirás nada de mí!

— Bueno, eso ya lo sabía, — suspiró Daniel y salió con sus bolsas del apartamento.

Y Lorena empezó a llorar de rabia e impotencia. ¡Esperaba el dinero de alguien que la llamaba su amada! ¡Y ahora...

Daniel no volvió con Lore, a pesar de varios intentos de ella por recuperarlo. Ahora su prioridad es cerrar ese crédito. Y luego pensará qué hacer. Lo que le pase a su ex y cómo sobreviva ya no le interesa a Daniel. Su vida tampoco es fácil.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas