Nuestra Luna alguna vez tuvo una atmósfera que luego se desvaneció

Curiosidades
hace 8 meses

Imagina que sales de tu nave espacial y pisas la superficie de la Luna. Bajo tus pies, el suelo está cubierto de un material fino que parece polvo. Es polvo lunar. Miras a tu alrededor y tomas una bocanada de aire fresco. Huele muy diferente al aire de la Tierra, pero sigue siendo agradable... Desgraciadamente, este es un escenario muy improbable. Y una de las razones es que la Luna casi no tiene atmósfera. El satélite natural de la Tierra es demasiado pequeño: menos del 2 % de la masa de nuestro planeta. Por eso no tiene un campo magnético lo suficientemente fuerte como para mantener una atmósfera. Pero incluso si la Luna lo tuviera, los vientos solares lo arrastrarían de inmediato.

Pero si pudieras visitar la Luna hace 3 o 4 mil millones de años... ¡Oh, verías un panorama muy diferente! En esa época, ¡lo más probable es que el satélite tuviera una atmósfera! Se formó en los momentos en que poderosas erupciones volcánicas sacudían el satélite. Los gases se esparcieron por toda la superficie lunar, lo que ocurrió tan rápido que no tuvieron tiempo de escapar al espacio. En aquella época, la superficie lunar estaba cubierta de cuencas llenas de basalto volcánico. Imagínate: enormes columnas de magma que se lanzan al aire caen al suelo y forman flujos de lava... Así es como aparecieron las cuencas de basalto en la superficie de la Luna.

En un momento dado, los científicos de la Tierra tuvieron en sus manos muestras traídas de la Luna. Descubrieron que los flujos de lava no solo contenían monóxido de carbono y azufre, ¡sino también los componentes básicos del agua! Gracias a estas muestras, los investigadores lograron calcular la cantidad de gas que se elevó y formó la atmósfera. La más densa se formó hace unos 3500 millones de años y existió durante unos 70 millones de años. Luego de eso, ¡puf! La atmósfera se perdió en el espacio. Pero ¿lo más interesante? Cuando la Luna tenía atmósfera, ¡el satélite estaba entre tres y diez veces más cerca de nuestro planeta! Una simulación por computadora sugiere incluso que la Luna estaba probablemente hasta 19 veces más cerca que ahora. La distancia entre ella y nuestro planeta podría ser de 30 000 km. Mientras que hoy en día está a unos 390 000 km. Por eso la Luna se veía mucho, mucho más grande en el cielo. Por desgracia, en ese momento, ni siquiera los dinos estaban cerca para admirar la vista. Mmm. Tampoco yo.

Al mismo tiempo, ¡estudios más recientes han confirmado que nuestra Luna tiene realmente una atmósfera! Está compuesta en su mayor parte por hidrógeno, neón y argón, y contiene algunos gases muy poco habituales, como el potasio o el sodio. No se encuentran en las atmósferas de Marte, Venus o la Tierra, por ejemplo. Por desgracia, una atmósfera así no es adecuada para nosotros, criaturas dependientes del oxígeno. Pero ¿adivina qué? ¡Hay mucho oxígeno en la Luna! Ah, lo sé, debe sonar confuso. Pero la cosa es que este oxígeno no está en su forma gaseosa más común. No, está atrapado en la capa de roca y polvo que cubre la superficie del satélite. Esta capa se llama regolito, ¡y contiene hasta un 45 % de oxígeno!

¿Esto significa que, si la gente aprendiera a extraer este oxígeno, podríamos vivir en la Luna? Oye, no tan rápido. El oxígeno de esas rocas está muy unido a los minerales. Y para romper estos componentes, necesitaríamos toneladas de energía y equipos especiales. Pero si se consiguiera iniciar este proceso, el satélite aportaría bastante oxígeno. Existe la teoría de que la Luna podría haberse formado durante una colisión entre la Tierra y otro planeta. Este planeta debió ser más pequeño, del tamaño de Marte. Probablemente ocurrió hace unos 4500 millones de años. Otra teoría afirma que la Luna fue un asteroide o algún otro cuerpo extraño. Se formó en algún otro lugar del sistema solar. Al pasar por la Tierra, quedó atrapado por la gravedad de nuestro planeta.

Otros expertos creen que, en algún momento del pasado, la Tierra giraba tan rápido que parte de su material se desprendió. Pronto empezó a orbitar nuestro planeta, y así fue como apareció la Luna en el cielo. Y la teoría menos emocionante afirma que el satélite natural de la Tierra pudo simplemente aparecer junto a ella durante la formación de nuestro planeta. Actualmente, la Luna es el quinto satélite natural más grande del sistema solar. También es uno de los más densos, solo superado por el satélite de Júpiter, Ío. Lo más probable es que la Luna tenga un núcleo minúsculo, que no supera el 2 % de la masa del satélite. De unos 676 km de ancho, está formado principalmente por hierro y azufre. La superficie de la Luna es oscura, a pesar de que el satélite natural de la Tierra es el objeto más brillante del cielo nocturno. En realidad, ¡su reflectancia es solo un poco mayor que la del asfalto!

Es posible que hayas oído que la Luna (junto con el Sol) provoca mareas en los océanos y mares de la Tierra. La atracción gravitatoria del satélite crea algo llamado fuerza de marea. Esto hace que el agua se abulte en los lados más cercanos a la Luna y más alejados del satélite. Estas protuberancias son lo que conocemos como mareas altas. Pero lo que no mucha gente sabe es que la Luna también hace que las rocas suban y bajen, ¡igual que hace con el agua! Por supuesto, este efecto no parece tan dramático como las mareas oceánicas. Pero sigue siendo perceptible. La superficie sólida de la Tierra se desplaza unos dos centímetros con cada marea. La Luna no solo provoca mareas en nuestro planeta, ¡sino que también ralentiza su rotación! Este fenómeno se conoce como aceleración de marea. Aumenta la duración de un día en la Tierra en algo más de 2 milisegundos por cada 100 años.

La Luna también se aleja de la Tierra, a la misma velocidad a la que crecen tus uñas. Es decir, unos 4 cm por año (deberías cortártelas...). Si un día se aleja flotando hacia el espacio, nuestro planeta tendrá que vivir tiempos difíciles. Sin la atracción estabilizadora de la gravedad de la Luna, la inclinación de la Tierra empezaría a cambiar salvajemente: desde ninguna inclinación (lo que significa que no habría estaciones) hasta una gran inclinación (que daría lugar a un clima extremo). Como la Luna no tiene atmósfera, nada la protege de las temperaturas extremas. En la cara “nocturna” hace un frío increíble (-234 ˚C). Mientras tanto, el lado “soleado” está literalmente hirviendo, con una temperatura de 121 ˚C.

Otra cosa de la cual la Luna no puede protegerse sin atmósfera son los meteoritos. Por eso la superficie del satélite está llena de cráteres. En comparación, en nuestro planeta hay unos 190 cráteres de impacto identificados. Muchos de ellos están ocultos por la vegetación o cubiertos de agua. Pero si hablamos de la Luna, el número es mucho mayor: ¡varios millones! ¡Y alrededor de 5000 de ellos tienen más de 20 km de diámetro! La Luna es menos activa sísmicamente que la Tierra. Por eso, estos cráteres y otras formaciones antiguas se mantienen en perfecto estado durante siglos. Pero aunque la superficie de la Luna está casi inactiva, el satélite natural de la Tierra sigue experimentando terremotos lunares. Comienzan a varios kilómetros por debajo de la superficie. Una teoría sugiere que pueden producirse porque la Luna se está encogiendo a medida que su interior se enfría. Los científicos afirman que la Luna se ha vuelto unos 45 metros más delgada de lo que era hace varios cientos de millones de años.

Entonces, ¿cómo funciona? Imagina una uva que se convierte en una pasa. Se arruga mientras se encoge. Lo mismo le ocurre a la Luna. Se encoge y se arruga. Pero a diferencia de la uva, la Luna no tiene una piel flexible. Su superficie es dura y frágil. Así que, a medida que esta se hace más pequeña, la corteza se agrieta y se rompe. Sus secciones son empujadas sobre las partes vecinas. Los investigadores están casi seguros de que esas fallas siguen activas y son probablemente las responsables de los temblores que sacuden la Luna. Algunos de estos sismos son bastante fuertes, ¡hasta 5 en la escala de Richter! Cuando miras a la Luna, ¡siempre ves el mismo lado del satélite natural de la Tierra! Al igual que nuestro planeta, la Luna gira alrededor de su eje. Pero esta rotación dura unos 27 días. Es el mismo tiempo que necesita para orbitar la Tierra. Este fenómeno se llama “acoplamiento de marea”.

Antes de que comenzara la exploración espacial, la gente nunca había visto la otra cara de la Luna. No sabían cómo era. Mientras que su cara cercana está formada principalmente por grandes llanuras que cubren cuencas de impacto, la lejana es escarpada y con cráteres. La corteza es más gruesa ahí, con menos evidencia de actividad volcánica. Por cierto, la Luna no es perfectamente redonda (o esférica). Tiene forma de huevo. Cuando la miras, uno de sus extremos pequeños siempre apunta hacia ti. (Sip, ¡justo hacia TI!). Esta es la razón por la que el centro de masas de la Luna no es su centro geométrico. En realidad, está un poco más de 1,6 km fuera del centro. Como una pelota de golf mal hecha.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas