Oscuridad 24/7: ¿qué pasaría si se apagara el Sol?

Curiosidades
hace 8 meses

Si el Sol decidiera dejar de producir luz, los animales en la naturaleza serían los primeros en darse cuenta. La mayoría de estos necesitan el día para desplazarse de un lugar a otro, especialmente en las grandes sabanas de África. Las cebras, los ñus y las jirafas necesitan el día para moverse y evitar a los depredadores. En cuanto se pone el Sol, es su hora de dormir. Si el Sol se oscureciera de repente, los animales no comprenderían lo que está ocurriendo y simplemente se convertirían en un almuerzo temprano para los depredadores. Las criaturas nocturnas estarían igualmente confundidas por el cambio de hora.

Los pájaros usualmente se agrupan durante el día, por lo que no oiríamos ni veríamos a ninguno de ellos. Tenemos que agradecerles que se coman a las plagas del cielo. Bueno, a ellas y a los murciélagos. Pero si estás en una zona sin murciélagos, entonces considera que los insectos son los ganadores allí. Las temperaturas comenzarían a bajar gradualmente. Los humanos también notarían los efectos. Estamos acostumbrados a que el Sol brille en el punto máximo al mediodía, pero con la desaparición de la luz solar, viviríamos en una oscuridad total. Sería una cuestión de supervivencia.

Si el Sol se oscureciera de pronto, solo tendríamos unos 8 minutos para disfrutar del resto. Eso es porque la luz solar tarda ese tiempo en recorrer miles de kilómetros a través del sistema solar. Tendríamos que usar radiación UV para cultivar algunas cosechas, pero no sería suficiente para alimentar a todo el mundo. Por no hablar del descenso de las temperaturas en todo el mundo. La supervivencia sería difícil en la llanura abierta. Todo el mundo tendría que meterse en refugios y búnkeres acogedores. Las plantas necesitan la fotosíntesis para crecer. Sin ella, no tendríamos cultivos. El pan no existiría, ya que se compone de trigo. Incluso las algas de los océanos necesitan la fotosíntesis para sobrevivir, que es la mayor fuente de oxígeno en lugar de los bosques. Esto significa que los niveles de oxígeno empezarían a agotarse. Las grandes masas de agua como los lagos, los océanos y los mares también empezarían a carecer de oxígeno para mantener la vida marina.

Una de nuestras principales fuentes de vitamina D es el Sol. Hay otras formas de obtenerla, pero el Sol es la mejor y más conveniente. Sin cultivos ni vegetación, todos los herbívoros tendrían que rebuscar la última hierba verde de la Tierra o una hoja colgando de un árbol. Pronto se quedarían sin comida, lo que también sería una mala noticia para nosotros, los humanos, ya que necesitamos animales como vacas, caballos y ovejas para nuestro sustento. Esto no ocurriría de la noche a la mañana. Por supuesto, los océanos permanecerían calientes durante algún tiempo, pero finalmente se enfriarían y congelarían.

La Tierra sigue siendo un planeta alimentado por un núcleo de hierro que produce mucho calor. Esto no sería suficiente para mantener este mundo caliente. El siguiente paso sería encontrar el refugio adecuado y mantener el calor. Si esto ocurriera de la noche a la mañana, lo más probable es que no hubiera búnkeres preparados para un escenario como este. A no ser que estés viendo este video y decidas construir uno después. Tendrían que proporcionar calor las 24 horas del día y ser capaces de cultivar bajo radiación UV. Las instalaciones con energía solar quedarían obsoletas. La gente tendría que llevar trajes sostenibles cuando se aventurara al aire libre. Al ser tan oscuro, necesitaríamos luces potentes o gafas de visión nocturna para ver algo.

Las tierras estarían desoladas. Las criaturas nocturnas capaces de soportar temperaturas bajo cero se apoderarían de ellas. Las estructuras se derrumbarían, ya que se agotaría el oxígeno. El concreto necesita oxígeno para permanecer intacto. Los propios búnkeres también tendrían oxígeno limitado. Habría que arrancar muchos árboles y colocarlos bajo la fuerte radiación UV para que produjeran tal elemento. A su vez, este produciría su ecosistema en los grandes búnkeres subterráneos. Los océanos de la superficie acabarían congelándose. Recoger cualquier recurso natural del fondo del océano, como gas o petróleo, sería imposible.

El gran objeto, que solía ser una estrella brillante y soleada, seguiría flotando. Pero ¿qué pasaría si el Sol desapareciera de la noche a la mañana? Pues más o menos lo mismo, pero mucho peor. El Sol es el objeto celeste más grande del sistema solar, que mantiene a todos nuestros planetas alineados tal y como están. Orbitan alrededor del Sol, ocupándose de sus propios asuntos. Sin un objeto tan grande que los mantenga firmes, los planetas empezarían a flotar aleatoriamente. Algunos podrían incluso chocar entre sí. En otros casos, los planetas simplemente flotarían y volarían al espacio hasta encontrar una nueva estrella alrededor de la cual orbitar. La Tierra podría o no ser uno de esos planetas.

Nuestro mundo seguiría siendo oscuro. Estaríamos volando por el espacio a una velocidad inusual. El planeta no giraría sobre sí mismo y muchos objetos chocarían con nosotros. Estaríamos en la línea de trayectoria de los cometas masivos que esperan golpearnos. La amenaza del frío ya no sería un factor importante, sino lo que hay más allá de nosotros. Esto significa que tendríamos que cavar nuestros búnkeres más profundamente. Ya no tendríamos una atmósfera para atrapar cualquier forma de calor o cualquier cosa. Estaríamos flotando durante una eternidad.

Pero volvamos a ese escenario en el que el Sol decidió quedarse a oscuras. No te preocupes. Nuestro planeta seguiría orbitándolo junto con los demás planetas. Las temperaturas seguirían cayendo en picado hasta que nada pudiera sobrevivir en la superficie. La oscuridad sería total las 24 horas del día. Solo las bacterias y posiblemente los tardígrados podrían sobrevivir en la superficie. Los tardígrados son criaturas microscópicas que pueden sobrevivir a cualquier cosa, incluso al espacio exterior. Con el tiempo, el oxígeno estaría ausente de la superficie de la Tierra, y ya no habría nada ahí arriba, excepto ellos. Como serían las criaturas dominantes y posiblemente las únicas en la superficie, conseguirían evolucionar hasta convertirse en especies más grandes y producir muchas más.

Cientos de miles de años en el futuro, los humanos habrían tenido que evolucionar a las condiciones subterráneas. Nuestros ojos serían mucho más grandes para captar la mayor cantidad de luz posible. Nuestra piel se volvería más blanca, ya que no habría Sol bajo tierra. Nuestro oído también sería mucho más sensible, ya que el subsuelo crearía sonidos con eco. Seguiríamos teniendo el intelecto que poseemos ahora, pero nuestros cuerpos estarían preparados para la superficie. La principal amenaza serían los tardígrados gigantes que se arrastran lentamente. Bajo el microscopio, parecen bastante bonitos. Pero imagínatelos del tamaño de un oso polar. ¿Aún quieres algo así en tu patio trasero?

Pueden vivir en cualquier lugar, así que se infiltrarían en los búnkeres de vez en cuando. Se volverían feroces y vendrían en diferentes tamaños y formas. En este punto, los humanos no serían la especie dominante, ya que tendrían que esconderse bajo tierra. Algunos tardígrados de diferentes tribus no serían del todo amistosos entre sí. Las grandes ciudades que solían estar repletas de gente serían el hogar de osos de agua gigantes. Los tardígrados son conocidos como osos de agua, ya que se parecen un poco a osos pequeños. Pero estas bestias de 8 patas serían mucho más grandes que ellos. Los osos y la mayoría de los animales habrían sido eliminados en la superficie. Bajo el hielo, algunas criaturas de las profundidades marinas prosperarían y se acercarían a la superficie.

Estos animales habrían estado acostumbrados a vivir en la oscuridad, lejos del Sol. Pero durante miles de años de dominio de las aguas, habrían crecido hasta alcanzar tamaños enormes. Algunas de estas criaturas se adaptarían a arrastrarse fuera, en la tierra firme. Aunque la superficie estaría congelada, encontrarían formas de abrirse paso a través del hielo. Los humanos, mientras tanto, crearían grandes canales y redes subterráneas, construyendo ciudades y colonias. Dominaríamos los túneles en los que nuestras manos y pies crecerían hasta convertirse en algo parecido a redes de gran tamaño. Nos apoderaríamos de todo lo subterráneo y seguiríamos siendo la especie más inteligente de la Tierra. Nos las arreglaríamos para conservar viejas piezas de arte de la superficie y registros importantes para seguir siendo lo más humanos posible. Seguiríamos sobreviviendo pase lo que pase.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas