Por qué los aeropuertos tienen alfombra + 15 secretos que no te dirán

Curiosidades
hace 7 meses

Muchos aeropuertos tienen alfombras en las zonas de embarque. Este accesorio suele ir acompañado de otros rasgos de diseño: techos más bajos, asientos cómodos y una agradable iluminación natural. Todo esto resulta más caro, y las alfombras no son tan fáciles de limpiar como los suelos duros, pero crean una sensación acogedora para los pasajeros que esperan su vuelo, cosa que los relaja. Dicho eso, no es solo un gesto de buena voluntad por parte de los aeropuertos: según los estudios, los pasajeros tranquilos tienen entre un 7 y un 10 % más de probabilidades de ir a mirar tiendas y comprar algo en la sala vip o la zona libre de impuestos. Así que, al invertir en la comodidad de los pasajeros, los aeropuertos aumentan sus propios ingresos.

Si alguna vez te preguntaste qué ocurre con tu equipaje mientras estás a bordo de un avión, la respuesta corta es que el personal del aeropuerto no sabe qué le sucede una vez que sale de su territorio, y probablemente tampoco le importe, lo siento. El equipaje es clasificado automáticamente: los escáneres leen el código de barras y lo clasifican según su destino. Las tres tareas principales de los encargados del equipaje de los aeropuertos son trasladar tus maletas desde la zona de check-in hasta la puerta de embarque, llevarlas de una puerta a otra cuando tienes una conexión y trasladarlas desde el avión hasta la zona donde recuperas tu equipaje. Eso es todo. Si tus cosas no se mueven lo suficientemente rápido, podrían llegar tarde a tu vuelo de conexión. O lo opuesto: tu maleta podría llegar a tu destino antes que tú, que estás atascado en el control de pasaportes. Otro problema puede aparecer si olvidas despegar alguna calcomanía antigua que muestre un destino diferente. En ese caso, el escáner puede enviar tu equipaje al país equivocado.

La mayoría de los aeropuertos están equipados con cocinas gigantes donde preparan la comida para los pasajeros. Allí suelen ocuparse de los menús de varias aerolíneas a la vez. Y como la deliciosa comida de los aviones debe prepararse entre 6 y 10 horas antes, las cocinas deben trabajar las 24 horas. Por sorprendente que parezca, el menú de vuelo se elabora con hasta un año de antelación. Se trata de una práctica habitual en la mayoría de las aerolíneas, ya que cada ingrediente es importante y aumenta los gastos. De hecho, una aerolínea ahorró 40 000 dólares después de eliminar una sola aceituna de cada ensalada que servía en sus vuelos.

A veces el personal del aeropuerto les pide a los pasajeros que froten sus manos con un trozo de tela antes de meterlo en una máquina especial. Puede parecer algo aterrador, pero es inofensivo: solo te están revisando con una máquina llamada atomizador. Antes de dar inicio a su jornada laboral, los empleados introducen muestras de sustancias químicas peligrosas en la máquina. El atomizador “memoriza” estos olores y, en caso de que las manos de una persona huelan a esas sustancias, alerta al personal del aeropuerto. A todos nos ha pasado esto: llegas al control de seguridad y resulta que tienes algo prohibido para el equipaje de mano. Pero no te preocupes: todas las cosas incautadas durante la inspección previa al vuelo pueden guardarse en el aeropuerto hasta 3 meses. Además, tienes la posibilidad de enviarlas por correo a cualquier dirección dentro del país. Los objetos confiscados por los servicios de seguridad y que no han sido reclamados también pueden venderse en subastas especiales ¡y son enviados a todo el mundo!

Si tienes una larga escala entre vuelos, ir al hotel más cercano a descansar podría no ser la opción más barata. Hay un truco mucho mejor: comprueba si el aeropuerto o la aerolínea venden el acceso a la zona VIP durante las 24 horas del día. En la mayoría de los casos, puedes comer y beber gratis, así como usar las cabinas de ducha y habitaciones para descansar a un precio muy accesible. En los aeropuertos con varias terminales, busca los pasillos subterráneos que conectan las terminales y que la mayoría desconoce. Por ejemplo, en el aeropuerto de Fráncfort (Alemania) hay un túnel peatonal entre la terminal 1 y la 2. Es utilizado principalmente por los empleados, ya que los pasajeros no están al tanto de su existencia.

Existe un término para los primeros 60 minutos después del check-in: la hora dorada. Es el momento en que los pasajeros gastan estadísticamente más dinero en las zonas comerciales y libres de impuestos del aeropuerto. Y tener los asientos más cómodos de esas zonas justo delante de las tiendas es un truco inteligente para atraerte a las compras. Reconozcámoslo: sentarte en una silla cómoda mientras miras un cartel llamativo o una tienda puede ser tentador, y eso es exactamente lo que los aeropuertos quieren que sientas. Si tu vuelo está sobrerreservado y no puede volar a la hora prevista, no te apresures a aceptar el primer cupón que te ofrezcan a modo de disculpa. Normalmente, las aerolíneas siguen subiendo la apuesta hasta tener suficientes voluntarios que cedan sus asientos. Y si no lo hacen y te quitan tu vuelo sin tu consentimiento, puedes exigir que te devuelvan el dinero en efectivo. Dependiendo del precio del boleto y del tiempo de retraso, puedes tener derecho a hasta 1300 dólares.

La mayoría de los aeropuertos cuentan con expertos llamados perfiladores. Estas personas practican lo que se denomina control de pasajeros con técnicas de observación, o SPOT por sus siglas en inglés. Analizan cuidadosamente las expresiones faciales, los gestos y el comportamiento para detectar sospechosos. Su trabajo consiste en notar los signos no verbales de ansiedad, como lamerse los labios, rascarse o mirar mucho alrededor. Si un perfilador ve que una persona se comporta de manera extraña, puede invitarla a una inspección, donde hablará con ella con el fin de averiguar más cosas. Los perfiladores trabajan tanto en las salas principales como en el control de pasaportes. La pregunta típica que hacen es: “¿Cuál es el motivo de su visita?”. Después comprueban la reacción de la persona a esta pregunta. Por muy reservado que sea un pasajero, si tiene algo que ocultar, los agentes de la TSA lo descubrirán gracias a los indicios sutiles en el comportamiento de las personas.

Antes de que tu equipaje suba al avión, pasa por cinco niveles de seguridad, y uno de ellos (además de escanear el contenido) incluye un control por un perro especial que olfatea sustancias químicas peligrosas. Se sabe que el olfato de un perro es mucho más fuerte que el de cualquier ser humano. De hecho, los perros distinguen los olores de 10 000 a 100 000 veces mejor que las personas. No es de extrañar que los aeropuertos aprovechen este supersentido para la seguridad y usen regularmente estos perros rastreadores para detectar sustancias sospechosas. Lo realmente genial es que ni siquiera podrías distinguir un perro detector de sus hermanos “civiles”. A diferencia de los perros policía, los que trabajan en los aeropuertos no están entrenados para asustar o intimidar. Las razas de rastreadores más populares son los golden retriever, los labradores y los bracos alemanes de pelo corto.

Cargar el teléfono en un punto especialmente designado puede parecer cómodo, pero no es muy seguro. Si la estación de carga solo te permite conectar un cable, podría instalar un malware en tu teléfono sin que lo sepas. La única forma segura de cargar el celular o la tableta es encontrar un enchufe y usarlo con tu propio cargador. Lo mismo ocurre con el wifi gratuito. Por más que los aeropuertos exijan que confirmes tu identidad la mayoría de las veces, alguien podría acceder fácilmente a tu información mientras usas una red de wifi sin protección. Es más seguro usar tus datos móviles, pero, si tienes que usar el wifi del aeropuerto, mejor borra o encripta toda la información importante de tu dispositivo.

Sacar la laptop de tu equipaje de mano en cada control de seguridad puede ser frustrante, pero el personal del aeropuerto necesita ver tu dispositivo para asegurarse de que no haya nada oculto en su interior. En la pantalla de un escáner de rayos X, una computadora portátil parece un objeto semitransparente, con un disco duro claramente visible, una lectora de CD, etc. Pero los agentes de seguridad no pueden ver lo que hay detrás de algunas de esas partes, como la batería, que es densa y bastante grande. Las personas tienden a elegir la fila de seguridad más cercana. Si esa fila resulta ser muy larga, mira a tu alrededor después de la comprobación del documento y del pasaje: es posible que veas otro puesto de control con mucha menos gente. Algunos puestos de control del aeropuerto se encuentran en los extremos de la terminal, así que los pasajeros no los notan.

Solicitar el PreCheck de la TSA puede representar un gran ahorro de tiempo para viajar dentro y fuera de los EE. UU. Ser miembro de este programa tiene algunas grandes ventajas. En primer lugar, pasar el control de seguridad y de pasaportes es más rápido. Si eres un viajero Precheck, no tendrás que quitarte los zapatos ni el cinturón. Y olvídate de poner tus cosas, como los líquidos y las computadoras portátiles, en contenedores especiales. Si no vuelas desde o hacia los Estados Unidos, puedes buscar servicios similares disponibles en tu país. Si vuelas en clase turista, pero no te gusta (¿y a quién sí?), haz el check-in online y revisa las opciones de asientos unos 4 días antes de tu vuelo. Ese es más o menos el momento en que las aerolíneas suelen comenzar a subir los asientos de categoría, y es posible que consigas una mejora a la clase business por un pequeño precio o, a veces, incluso gratis. También puedes pedir una mejora cuando ya estés en el aeropuerto; la mayoría olvida esta oportunidad o simplemente no le importa, así que puede que tengas suerte.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas