Por qué nos enamoramos menos a medida que cumplimos años (¡y por qué es estupendo!)

Psicología
Hace 2 semanas

Ah, la emoción del flechazo. Te entran mariposas en el estómago, el mundo parece más brillante y, de repente, ese desconocido del otro lado de la habitación se convierte en el centro de tu universo. Pero para muchos, estos enamoramientos fugaces son menos frecuentes a medida que cumplimos años. ¿Se trata simplemente de que el entusiasmo se desvanece o hay algo más en juego?

Los veintitantos paisajes del amor

Oh, los veinte. Una época en la que la vida se despliega como un collage desordenado pero vibrante. Te tropiezas en fiestas multitudinarias, cada cara nueva es una chispa potencial. ¿El chico con la playera irónica del otro lado de la habitación? Digno de enamoramiento. ¿El mesero que recuerda tu pedido de café con leche? Ojos de corazón. Tu vida sentimental es un torbellino de enamoramientos fugaces, un estado constante de mariposas en el estómago. Cada encuentro parece eléctrico, cargado con la posibilidad de un cuento de hadas.

Claro, algunos enamoramientos pueden esfumarse más rápido que unos fuegos artificiales. Puede que tus “interesantes” elecciones de ropa fueran demasiado... únicas. Pero, ¿a quién le importa? La belleza reside en la enorme cantidad de posibilidades. El mundo parece una extensión ilimitada de posibilidades románticas, rebosante de conexiones ocultas a la espera de ser descubiertas. Cada fin de semana es un lienzo en blanco, listo para la próxima gran historia de amor.

Entonces, como si se encendiera un interruptor, surge el paisaje de los treinta. Los flechazos, antes frecuentes, se reducen a un goteo. Todavía puedes sentir esa chispa, la que enciende las noches en vela y la frenética comprobación de mensajes. Pero se ha convertido en un fenómeno raro, un unicornio en la jungla de las citas.

Atrás quedaron los días en los que la conexión se producía sin esfuerzo. Ahora, el enamoramiento genuino parece una gema preciosa, desenterrada tras meses de escrutinio de lo ordinario. Puede que las conversaciones sigan albergando el potencial de una conexión profunda, pero las mariposas iniciales parecen haber emigrado al sur para pasar el invierno.

¿Se trata de un declive del romanticismo o simplemente de un cambio de prioridades? Tal vez sea la culminación de experiencias vitales, de un refinado sentido de uno mismo que exige un listón más alto a las parejas potenciales. Sea cual sea la razón, el panorama del amor a los treinta es diferente. Es un terreno en el que la calidad triunfa sobre la cantidad, y la conexión genuina tiene más peso que el enamoramiento fugaz.

La frecuencia de los enamoramientos puede disminuir con la edad, pero la capacidad subyacente para el amor apasionado parece mantenerse

Pero hay otra capa en la historia, como captó un usuario de Quora: “Los enamoramientos son menos comunes con la edad porque, a medida que cumples años, llegas a la conclusión de que la persona a la que has idolatrado es alguien a quien ni siquiera conoces, o si la conoces, no la conoces bien. Así que basas su valor para ti en las cualidades que proyectas en ella, las cualidades agradables que quieres que tenga. Quien crees que es, rara vez es la persona que tu imaginación ha creado”. En nuestra juventud, los enamoramientos suelen estar alimentados por proyecciones y fantasías. Creamos una versión idealizada de alguien basándonos en información limitada, como la imagen cuidadosamente elaborada de una celebridad. A medida que maduramos, aprendemos el valor de la conexión genuina y la importancia de conocer a alguien por lo que realmente es.

Sin embargo, otra usuaria de Quora ofrece una perspectiva diferente: “No. Cumplir años no me ha impedido en absoluto tener enamoramientos”. Reconoce que los enamoramientos pueden ser menos dramáticos con la experiencia, pero la intensidad emocional sigue siendo la misma: “Ahora soy más sabia que antes. Los reconozco por lo que son. Cuando era más joven, me enamoraba de alguien y me decía: ’Dios mío, esto es increíble, debe de ser Amor Verdadero. Mira cómo desarraigo mi vida para perseguirlo, porque nunca volveré a sentir algo tan increíble, ¡nos debe de haber unido el destino!’”.

Las investigaciones sugieren una compleja interacción que determina la forma en que abordamos el amor en las distintas décadas

Un estudio, titulado “Cumplir años, ¿sentir menos?”, encuestó a más de 2 500 alemanes y descubrió que, en general, los adultos mayores declaraban una menor intensidad emocional, incluidas las emociones positivas asociadas a los enamoramientos. Tal vez esta atenuación emocional explique por qué no nos dejamos llevar tanto por las atracciones fugaces con la edad.

Sin embargo, la antropóloga biológica Helen Fisher sostiene que la experiencia fisiológica del enamoramiento permanece constante. “La región cerebral básica y las vías vinculadas a los sentimientos de amor romántico intenso estaban igual de activas en las personas mayores de 50 años que entre las personas... que tenían 20”, explicó Fisher a The Washington Post sobre un estudio realizado por ella. “Se trata de un impulso básico, y en realidad no cambia”. Esto sugiere que el impulso básico de conexión romántica podría no debilitarse con la edad.

Entonces, ¿a qué se debe este cambio en la frecuencia de los enamoramientos?

Podría deberse a una mayor selectividad. A medida que acumulamos experiencias vitales y relaciones, desarrollamos un sentido más claro de lo que valoramos en una pareja. Según un estudio de la Universidad de Queensland, las mujeres mayores, sobre todo las de entre 35 y 50 años, son más selectivas a la hora de elegir pareja. Curiosamente, la investigación sobre aplicaciones de citas sugiere una tendencia similar para los hombres, con un aumento de la selectividad a partir de los 40 años.

Así pues, puede que la frecuencia de los enamoramientos disminuya con la edad, pero la capacidad subyacente para el amor apasionado parece mantenerse. Este cambio puede reflejar la maduración del sentido de uno mismo y el deseo de encontrar parejas que complementen realmente nuestras vidas.

Esta autorrealización evolutiva no es necesariamente algo malo

El “flechazo” no significa intrínsecamente resultados negativos. Refleja un sentido maduro de quiénes somos y qué queremos en una pareja. Si bien el vértigo del enamoramiento fugaz puede disminuir, aumenta el potencial de conexiones más profundas y significativas. Así que, aunque ya no nos enamoremos de todas las personas con las que compartimos el gusto por un suéter navideño cursi, las conexiones que establecemos tienen el potencial de ser mucho más fuertes por ello.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas