¿Por qué nuestra luna no es un planeta?

Curiosidades
hace 8 meses

Hay muchos objetos espaciales en todo el universo, desde estrellas hasta planetas, satélites, cometas y asteroides. Pero el más cercano es la Luna, que ha sido objeto de muchas investigaciones, teorías e incluso mitos. Además de ser nuestro único satélite natural y permanente, la Luna se encuentra en la lista de los diez satélites más grandes de nuestro Sistema Solar, que está ubicado en un brazo espiral exterior de la galaxia Vía Láctea. Otros planetas de nuestro sistema solar, como Marte o Júpiter, tienen muchas lunas. Saturno es el planeta que encabeza esta lista, con 82 asombrosas lunas, de las cuales 53 tienen nombre. ¿Tengo que decir toda esa lista de nombres?
¿No? Está bien, sigamos adelante.

Nuestra Luna, con un radio de 1737 km, no es la luna más grande del sistema solar, pero es la más grande en comparación con el tamaño del planeta que orbita. La diferencia entre un satélite y un planeta no radica solo en su tamaño, aunque eso podría ser lo primero que pienses. Las lunas más grandes de nuestro Sistema Solar son realmente enormes, incluso más grandes que algunos planetas. Júpiter en realidad tiene un montón de este tipo de satélites, como la helada Ganímedes. Es la luna más grande de nuestro sistema solar, ¡más grande que Mercurio y Plutón! Incluso podría tener un océano subterráneo de agua salada que contiene más agua que toda la superficie de la tierra.

El diámetro de nuestra Luna tiene un poco más que una cuarta parte del de la Tierra. Sin embargo, en cuanto a su masa, es 80 veces menor. Para darte una mejor imagen, si piensas en nuestro planeta como si fuera un gran globo hueco, necesitarás unas 50 lunas para llenarlo. Pero veamos el tamaño de nuestra Luna desde una perspectiva un poco diferente: ¿cómo se compara con los Estados Unidos? Los EE. UU. miden 4506 km de ancho horizontalmente, lo que significa que la Luna tiene un diámetro más pequeño. Intentemos comprenderlo de otra manera. ¿Y si nuestro satélite fuera el doble de grande? Bueno, en primer lugar, veríamos muchos más eclipses solares. En las condiciones actuales, pueden ocurrir de dos a cinco veces al año, y cinco es en realidad una excepción. La última vez que hubo cinco eclipses solares en un año fue en 1935. Tendrás que esperar hasta 2206 para volver a ver algo semejante. Mmm. Podríamos no estar aquí para verlo...

El Sol y la Luna se ven del mismo tamaño desde la Tierra, pero supongo que no será una sorpresa si digo que la estrella alrededor de la cual orbitamos es enorme. Entonces, si el Sol estuviera hueco, ¿cuántas lunas crees que necesitarías para llenarlo? Espera, no hace falta que busques en Google: necesitarías 64,3 millones de lunas. O alrededor de 1,3 millones de Tierras. Sí, es así de grande. Y ya que estamos en el tema, nuestro Sol tiene un diámetro de
1.390.000 km. ¿Su masa? Bueno, es nada menos que 330.000 veces mayor que la de la Tierra. Sin embargo, ¿qué es una estrella? No soy un científico, así que trataré de explicarlo de forma sencilla: es una bola de materia caliente unida por la gravedad. La razón por la que emite tanto calor como luz es que, bueno, está muy caliente.

Los expertos llaman enanas rojas a las estrellas más pequeñas, debido a su tamaño y su color. Son los tipos de estrellas más frecuentes en nuestra galaxia, y algunas de ellas son tan pequeñas y tenues que son invisibles desde la Tierra. Tal es el caso de nuestra estrella vecina más cercana, Próxima Centauri. Nuestro Sol es considerado una estrella mediana, ya que tiene una masa, un brillo y una esperanza de vida promedio. También hay estrellas gigantes por ahí. Son más raras, pero más fáciles de ver. Es por eso que podemos asumir que cada estrella que vemos después de que el Sol se ha puesto es mucho más grande que el Sol. Pero basta de eso, regresemos a la estrella del video de hoy, la Luna, nuestro único satélite natural. ¿Pero lo es? Eso puede ser verdad o no, en realidad.

En 1997, un grupo de científicos descubrieron un asteroide de unos 5 km de ancho que parecía haber sido atrapado por la fuerza gravitacional de la Tierra, como si fuera otro satélite de nuestro planeta. Lo llamaron Cruithne. Este chico tarda unos 770 años en hacer un viaje alrededor de la Tierra. También es posible que permanezca suspendido alrededor de nuestro planeta durante al menos otros 5000 años. Cada año la luna se aleja de nosotros; retiene parte de la energía de rotación de nuestro planeta y la usa para orbitar unos 4 cm más lejos. Si los datos que tenemos disponibles hoy son correctos, cuando nació, nuestra Luna estaba a unos 22.530 km de distancia de nosotros. Su distancia actual de 385.000 km en promedio.

Entonces, ¿qué pasará cuando se aleje por completo? Bueno, no habrá más canciones como “Moon River”, “Fly Me To The Moon”, “How High The Moon”, eso es seguro. En ese momento, simplemente no habrá mareas en los océanos de nuestro planeta, y nuestras noches se volverán más oscuras. Las estaciones serán muy diferentes, al igual que la duración de nuestros días. Según los cálculos actuales, esto tomará alrededor de 50 mil millones de años, por lo que no hay necesidad de apresurarse a abastecerse de linternas todavía. A menos que te guste acumular cosas. También hay otra trampa aquí: nuestro Sol se vuelve un 10 % más brillante cada mil millones de años. Te ahorraré los cálculos, pero en resumen, lo más probable es que mucho antes de que la Tierra se quede sin su Luna, el Sol ya se los habrá tragado a ambos. Rayos, eso no suena a que sea un alivio...

Pero bueno, ¿qué hace que un planeta, bueno, sea un planeta, y por qué nuestra Luna no se considera uno de ellos? Quiero decir, es más grande que algunos otros objetos de nuestro sistema solar que son, técnicamente, planetas. Para empezar, un planeta hace tres cosas: orbita alrededor de una estrella, es lo suficientemente masivo como para adquirir una forma redonda debido a su propia gravedad. Y, por último, tiene el poder de recoger cualquier polvo o fragmento en su órbita mientras va moviéndose alrededor del Sol. Entonces, hemos establecido que la Luna no orbita alrededor del Sol, pero en realidad tampoco orbita alrededor de la Tierra. Ambos orbitan un cierto punto estacionado entre ellos llamado baricentro. Está a unos 1600 km por debajo de la superficie de la Tierra, pero a unos 4800 km del centro de nuestro planeta. Dado que este baricentro se encuentra debajo de la superficie de la Tierra, no consideramos a la Luna como un planeta. Para poder ser un planeta, la Luna tendría que ser un tercio más grande o estar un tercio más lejos para que el baricentro estuviera fuera de la superficie de la Tierra.

Sin embargo, la Luna tiene algunas otras características similares a las de un planeta, lo que la hace muy especial en nuestro sistema solar. En primer lugar, tiene una corteza, un manto y un núcleo. También tiene una geología bastante activa, con fenómenos como nuestros terremotos. Lo has adivinado; allá arriba se llaman terremotos lunares. Oye, ¿también tienen medialunas allá arriba? ¡No, cómo crees!, mejor continuemos con nuestra exploración espacial. Espera, ¿qué, no puedes oírme? Por supuesto, no puedes porque el espacio es completamente silencioso. Dado que no hay atmósfera en el espacio, el sonido no tiene un medio o forma de viajar para que lo escuches. Querrás mantenerte alejado de Venus si deseas continuar tus viajes al espacio exterior. Es el planeta más caliente de nuestro sistema solar. Tiene una temperatura superficial promedio de alrededor de 450 °C.

Uno pensaría que es porque está más cerca del Sol, pero ese no es el motivo. También podrías pensar que el planeta más cercano, Mercurio, es entonces el más caliente. Pero como no tiene una atmósfera que lo ayude a regular la temperatura, tiende a tener mayores fluctuaciones. Tu calendario también estaría muy desordenado en Venus, ya que un día en su superficie es casi tan largo como un año en la Tierra. Eso es porque Venus gira lentamente alrededor de su propio eje, y le toma 243 días terrestres completar su propio “día”. Si tuvieras que hacer una parada en Marte, no te pierdas sus atardeceres azules. Según los especialistas de la NASA, hay algo de polvo fino que hace que los tonos azulados del cielo en la parte donde se encuentra el Sol sean mucho más visibles en Marte.

¿Algún fanático de los diamantes por aquí? Haz las maletas, porque ahí fuera hay un planeta hecho de diamantes, y tiene el doble del tamaño de la Tierra. Se cree que lo más probable es que esté cubierto de grafito y diamantes. Un traje espacial cuesta unos 12 millones de dólares, pero una visita allí cubriría todos los gastos, ¿no crees? Y, si no eres un fanático de las exploraciones espaciales y prefieres la comodidad de nuestro planeta, hay buenas noticias para ti. Tenemos más árboles aquí en la Tierra que estrellas en nuestra Galaxia, la Vía Láctea. Sabemos que hay alrededor de tres billones de árboles en el planeta Tierra, y entre 100 y 400 mil millones de estrellas en nuestra galaxia.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas