Qué pasaría si pudieras ver el fin del mundo

Curiosidades
hace 5 meses

Muy bien, amigos, todo listo. El fin del mundo, toma uno. Cuando estés listo, Sídney...

Al principio, es como una bola de fuego. Crece más y más con cada minuto que pasa. En poco tiempo parece más grande que el Sol. Las personas se quedan paralizadas, con los ojos pegados al cielo. Aún no se han dado cuenta de que deben correr por sus vidas. No es que eso vaya a ayudarlas.

El asteroide impacta en nuestro planeta con una fuerza enorme. No deja de avanzar hasta que atraviesa la corteza y se hunde en lo profundo. Miles de kilómetros cúbicos de roca sólida se transforman en vapor en un parpadeo.

Todo y todos los que se encuentran lo suficientemente cerca como para ver el impacto no viven más que unos segundos. El suelo alrededor del cráter se cubre con miles de metros de ceniza caliente, polvo y escombros. Segundos después de la colisión, el césped, los árboles y los arbustos a varios kilómetros a la redonda se incendian. Pero eso no es todo. El impacto desata una serie de desastres naturales, como tsunamis. Lo que no se quema en los primeros minutos se inunda. En algunos lugares, las olas superan los 300 m.

Los terremotos comienzan a sacudir el planeta. Menos de una hora después de que el asteroide haya atacado el planeta, una ráfaga de viento barre la Tierra a una velocidad de más de 1000 km/h. El huracán aplana todo lo que aún sigue de pie y esparce los escombros a varios kilómetros a la redonda. Un poco más lejos de la zona de impacto, el cielo comienza a oscurecerse. Por esa razón, las hermosas estrellas fugaces parecen aún más brillantes. Pero no son estrellas, son escombros que vuelven a caer sobre el planeta. Reingresan a la atmósfera terrestre con un intenso color rojo debido a la radiación infrarroja.

Estas son solo las primeras horas después del impacto, pero el cielo está casi completamente negro. Para cuando comienza a aclararse, ya no hay vida en el planeta. La ceniza sigue en el aire. Cuando llueve, el agua se vuelve altamente ácida. Los incendios siguen azotando la superficie y producen toneladas de toxinas que destruyen la capa de ozono. La Tierra pierde su último escudo contra la radiación solar.

Saben, eso no me gustó mucho, demasiado oscuro y deprimente. Eh, ¿qué más tenemos? Bueno, el fin del planeta podría ser muy diferente. Un día, un planeta interestelar podría desplazar a la Tierra de la zona de habitabilidad y llevarla a una órbita mucho más alejada del Sol. El clima de todo el planeta comienza a enfriarse más y más, vivir cerca de los polos se vuelve imposible. Toda la vida se concentra cerca del ecuador.

En poco tiempo, la mitad del planeta se transforma en un desierto helado. Hay una escasez de comida y otros recursos. Todo se vuelve cada vez más oscuro, no hay suficiente luz como para que las plantas obtengan energía, así que se marchitan. Los animales que solían alimentarse de ellas no pueden encontrar comida y se extinguen. Mientras más lejos está nuestro planeta del Sol, más débil es la atracción gravitacional que ejerce sobre él. Hacia el final, nuestra hermosa Tierra se aleja demasiado de nuestra fuente principal de luz y calor y se convierte en una roca sin vida, cubierta con una gruesa capa de hielo.

Nah, tampoco me gusta ese final. Me da escalofríos. ¿Algo más? El Sol podría expandirse y transformarse en una gigante roja. Si esto sucede, alterará la zona de habitabilidad de todo el sistema solar. Todo comienza cuando el núcleo de nuestra estrella se queda sin hidrógeno en el núcleo, desencadenando así varias reacciones. Finalmente, el núcleo se calienta y se vuelve más denso, lo que incrementa el tamaño del Sol. Durante esta transformación, el Sol se traga a Venus, Mercurio y la Tierra.

La estrella en expansión devora a nuestro planeta antes de alcanzar su tamaño máximo. Aún tiene cerca de medio millón de años para crecer. Una vez que la Tierra ingresa en la atmósfera del Sol, su órbita cambia y comienza a hundirse hacia el calor feroz de la estrella en un movimiento espiralado. Pero no queda nadie para presenciar esto. Mucho antes, el Sol habrá evaporado todos los océanos de la Tierra. Por último, nuestro planeta se funde. Mmm, así que se funde, ¿eh? Nop, no me gusta el calor. Intentémoslo otra vez.

De acuerdo. Podría ser algo completamente distinto. Las personas de todo el planeta despiertan en medio de la noche. Hay tanta luz como a la mañana, pero no es luz solar. Los cielos están iluminados con incontables auroras rojas, verdes y púrpuras. Aparecen en regiones donde nunca antes se las había visto, como las Bahamas, Jamaica y Hawái.

El Sol es una bola gigante de gases calientes que cambia constantemente. De vez en cuando, emite ráfagas de energía conocidas como fulguraciones solares, que suelen estar acompañadas por eyecciones de masa coronal. Esta vez, el Sol ha producido una tormenta geomagnética abismal y la ha proyectado hacia la capa protectora de nuestro planeta. Varias olas de partículas cargadas se estrellan contra la atmósfera de la Tierra. Nuestro campo magnético no es lo suficientemente poderoso como para detenerlas, así que cede. La tormenta llega a la Tierra y produce estragos.

Comienza por interrumpir los servicios de GPS y derribar satélites. Después, interfiere con las comunicaciones satelitales. Pero una de las peores consecuencias está asociada con las redes eléctricas. Los picos de tensión provocados por las partículas que provienen del Sol dañan los transformadores gigantes. La Tierra se queda sin electricidad durante años. No hay luz, computadoras ni teléfonos. Los sistemas de suministro de agua no funcionan. No hay comida en los supermercados, tampoco electricidad, y las personas no pueden reiniciar las redes eléctricas descompuestas. La naturaleza domina el planeta y crea una especie de paisaje posapocalíptico.

Sí, creo que deberíamos dejar que los monos manden por un tiempo, no pueden hacer un peor trabajo que nosotros. Muy bien, ¿qué más? Si tuvieras visión de rayos gamma, podrías ver unos destellos increíblemente brillantes que tienen lugar a diario, eclipsan todo lo que te rodea y desaparecen. Estos destellos son brotes de rayos gamma. Uno de ellos podría barrer la atmósfera terrestre. El brote que arruinará nuestro planeta nació en una galaxia lejana, cuando dos estrellas colapsadas se fusionaron. Este es un fenómeno increíblemente poderoso, ¡produce 10 mil billones (o sea, un 1 seguido de 16 ceros) de veces más energía que nuestro Sol!

Cuando el brote se encuentra a 1000 años luz de la Tierra, ya brilla tanto como el Sol. Una vez que el brote se acerca demasiado, nuestra atmósfera intenta protegernos, pero el escudo no aguanta mucho tiempo. La radiación es tan poderosa que literalmente cocina la atmósfera y crea óxidos de nitrógeno que destruyen la capa de ozono. Sin ella, los rayos ultravioletas provenientes del Sol azotan la superficie terrestre con todo su poder.

barriendo el plancton diminuto del océano. El plancton produce entre el 50 y el 70 % de todo el oxígeno de nuestro planeta. Poco después de que desaparece, sufrimos una severa escasez de oxígeno. Lo primero en extinguirse es la vida terrestre. Después, los seres vivos comienzan a desaparecer de los mares y los océanos. Hacia el final, el calor y los rayos ultravioletas que provienen del Sol transforman el planeta en un gran trozo de roca estéril. ¿Saben qué? No me gusta ninguno. Mejor dejemos la Tierra como está, ¿de acuerdo? Oye, Sídney, ¿por qué mejor no hacemos estallar Marte o algo así?

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas