Si Júpiter es todo de gas, ¿el fuego lo quemaría?

Curiosidades
hace 5 meses

Así que estás en una habitación llena de gas inflamable. Una chispa puede causar una explosión tan potente que todas las ventanas y puertas saldrían volando con una enorme columna de fuego. Y estás sosteniendo un fósforo. Necesitas un objetivo más grande que esta habitación. ¿Qué tal la habitación más grande de gas explosivo en todo el sistema solar? Conoce a Júpiter. Es el quinto planeta desde el Sol, y el más grande de nuestro sistema. Tiene 11 veces el ancho de la Tierra, y es casi 2,5 veces más pesado que todos los demás planetas del sistema solar juntos. Si ponemos a Júpiter en la balanza, necesitaríamos unas 317 Tierras para equilibrarlo.

Pero lo más importante es que tiene mucho metano en su atmósfera. Es el gas que usamos en nuestra cocina o el que le ponemos al auto. Y se enciende bastante bien. Y lo que es más importante, hay hidrógeno metálico. En su estado normal, el hidrógeno es el elemento más ligero del universo. Pero en Júpiter, está a una gran presión, más de 400 millones de atmósferas. Como comparación, en la Tierra, sientes la presión de 1 atmósfera. Así que multiplica eso por 400 millones, y el hidrógeno se comprime tanto que parece metal líquido.

El hidrógeno metálico puede ser un gran combustible. Desprende 20 veces más energía que encender hidrógeno ordinario. Así que tú y tu cerillo pueden divertirse mucho ahí afuera. ¡Bien, aquí vamos! El primer problema es la distancia. Júpiter está a solo un planeta de nosotros. Pero el camino también está bloqueado por el cinturón de asteroides detrás de Marte. Está lleno de restos de rocas gigantes. En promedio, cada asteroide podría ser tan ancho como la distancia de Los Ángeles Las Vegas. Hay piedras del tamaño de un estado entero.

Y el mayor asteroide de todos es Ceres. Es casi tan ancho como Alaska. Incluso se considera un planeta enano. Y este peligroso viaje a Júpiter lleva unos 650 días. Eso es casi dos años de aburrimiento dentro de una nave espacial. En comparación, el mayor tiempo que los astronautas han pasado a bordo de una es de 84 días. Pero te dejaremos llevar tu colección de DVD favoritos y un par de bolsas de palomitas. Al final del día, podrás dormir un poco después de un duro día de trabajo.

¡Avanza dos años en el futuro y ya has llegado a tu destino! Ya te estás imaginando encender un fósforo en la superficie de Júpiter, ¡explotándolo como un globo! Oh, ¡ten cuidado cuando te acerques a él! Debido a su gran peso, Júpiter tiene una gran fuerza gravitatoria, unas tres veces más fuerte que en la Tierra. Cuanto más te aproximes a su superficie, más débil te sentirás, ¡y apenas podrás mantenerte en pie! El peso máximo que puedes levantar aquí también es tres veces menor. E incluso un cerillo que sostienes en la mano ya se siente más pesado.

Si intentas saltar, necesitas más esfuerzo. En realidad, ni siquiera puedes hacerlo porque Júpiter es un gigante gaseoso. Eso significa que no tiene una superficie sólida. En teoría, cuanto más profundo te sumerjas en estas nubes, más presión sentirás. Poco a poco, las nubes y los gases se espesan y forman una especie de líquido. Pero no hace falta adentrarse tanto. El metano es un gas ligero, y está más cerca de la superficie. Así que este es el momento de la verdad. Tomas un fósforo, lo enciendes con la caja, y... No pasa nada. Bueno, vamos a darle un par de intentos más. Segundo cerillo, tercero... Nada funciona.

Está bien, tienes un quemador de gas en tu mochila. Desenroscas la válvula al máximo, y... Otra vez no ocurre nada. Bueno, eso es porque se necesitan tres componentes para iniciar el proceso de combustión. El primero es el combustible. Por suerte, hay suficiente metano e hidrógeno metálico en Júpiter para hacer estallar todo el planeta en cuestión de segundos. El segundo componente es la fuente de ignición. Es la fuerza inicial que comenzará el proceso de combustión. Puede ser una chispa, una descarga eléctrica o un cerillo como el que tienes en la mano.

Y el último ingrediente es oxígeno. Sí, el mismo que respiramos. Es tan importante para el fuego como el propio combustible. Como un experimento, intenta encender una pequeña vela. Ahora cúbrela con un vaso. ¿Ves cómo el fuego sigue ardiendo durante unos segundos y luego se apaga? El combustible sigue ahí, pero el fuego ha consumido todo el oxígeno del interior del recipiente y el proceso de combustión ha terminado. Lo mismo ocurre en Júpiter. Simplemente no puede haber fuego porque no hay oxígeno. Y ni siquiera hay que volar hasta ahí para descubrirlo. Desde la Tierra podemos ver cientos de miles de pequeños meteoritos cayendo en Júpiter. La culpa la tiene el cinturón de asteroides que tiene al lado. Cuando chocan con su atmósfera, empiezan a arder. Y eso no hace explotar al instante todo el planeta.

Pero no te sientas mal. Todavía hay una manera de encender este cuerpo celeste de gas gigante. Todo lo que tienes que hacer es desencadenar una reacción termonuclear en cadena en el planeta. Entonces habrá una explosión tan poderosa que será visible desde la Tierra. Y será como el nacimiento de una nueva estrella. Para ello, necesitamos detonar un reactor nuclear como los que nos dan electricidad aquí en la Tierra. De hecho, tendríamos que enviar todo lo que tenemos a Júpiter. Pero incluso eso no sería suficiente.

Los grandes asteroides, cuando chocan con el planeta, provocan una explosión mucho mayor. En 2009, un meteorito del tamaño de 5 campos de fútbol se estrelló contra Júpiter. Provocó un estallido de 5 000 millones de toneladas de TNT. Este incidente dejó una mancha oscura del tamaño del océano Pacífico. Y una explosión aún mayor ocurrió ahí en 1994. Tras esa colisión, quedó una mancha gigante en el planeta casi del tamaño de la Tierra. Pero los fuertes vientos y las tormentas empezaron a barrer rápidamente los rastros del estallido. Al cabo de unas semanas, Júpiter tenía un aspecto normal.

El problema es que nuestros intentos de hacer estallar el gigante gaseoso tuvieron lugar en la superficie del planeta. Tenemos que colocar una carga del tamaño de la Luna en las profundidades. Una explosión masiva causará una reacción termonuclear, y hará que el hidrógeno metálico detone. El proceso del estallido se pone en marcha, y en cuestión de segundos, Júpiter explota como un globo gigante. Pero este espectáculo será el último que verá la humanidad. La explosión perturbará las órbitas estables de la Tierra y de otros planetas. Nuestra trayectoria alrededor del Sol podría cambiar. Y puede que veamos el amanecer no en el este, sino en cualquier otro lado del mundo. Cuando el fuerte viento del estallido llegue a la Tierra, comenzará a raspar nuestra atmósfera. Pronto, nuestro planeta perderá su capa de ozono. Era el escudo que nos protegía de la radiación solar. En tal situación, tendremos que escondernos bajo tierra por el resto de nuestras vidas. Pero ni siquiera esto podría protegernos.

En poco tiempo, la Tierra recibirá una lluvia de miles de meteoritos. Júpiter era tan pesado que mantenía el cinturón de asteroides en su lugar. Sin él, estos empezarían a volar hacia nosotros. Nuestro planeta sentiría una constante lluvia de meteoritos. Pero ya no quedaría nadie en la Tierra para observarla.

La explosión de Júpiter puede compararse con una supernova. De hecho, el gigante gaseoso es prácticamente una estrella. Si fuera un poco más grande y pesado, empezaría a encogerse. La intensa presión en el núcleo del planeta iniciaría reacciones termonucleares. Finalmente, Júpiter se habría convertido en una enana marrón. Y sería 50 veces más pesado que ahora. Pero como no tiene suficiente peso para hacerlo, Júpiter es llamado en ocasiones “estrella fallida”.

Bueno, tal vez deberíamos visitar otros planetas gaseosos de nuestro sistema solar, y tratar de encender nuestro fósforo ahí. Saturno. La atmósfera de este planeta es similar a la de Júpiter. Pero ahí tampoco hay oxígeno para la combustión. Así que solo hay que admirar los hermosos anillos del planeta y seguir adelante. Bueno, Urano y Neptuno son mucho más pequeños. Y no tienen hidrógeno metálico, así que su explosión no sería tan fuerte. Pero aun así no podrías encenderlos con un cerillo, porque no hay una atmósfera llena de oxígeno.

Pero hay un planeta en el que se podría prender fuego con el fósforo. Se trata de GJ 1132b, y está a 39 años luz de distancia. Los científicos creen que podría tener oxígeno. Aunque no es un gigante de gas que tenga elementos gaseosos combustibles en su atmósfera. Pero aún puedes sentarte en su suelo rocoso y hacer una hoguera para admirar el inusual atardecer.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas