Una mujer se vengó astutamente de su cuñada, que tenía la costumbre de comer a sus expensas, y es aplaudida en las redes

Historias
hace 6 meses

No hay suficiente manzanilla en el mundo para calmar la rabia que sentimos en el pecho cuando se trata de parientes insolentes. Es alucinante cuando personas cercanas a ti se comportan como si quisieran arruinarte la vida a propósito. La chica cuya historia leímos hace poco decidió quitarse a la familiar caradura de encima y lo hizo de una manera brillante.

Se trata de la cuñada del protagonista

La hermana de mi esposo viene a menudo a visitarnos (vivimos en ciudades diferentes). Cada vez se queda con nosotros -bueno, es cierto, para qué buscar un hotel- y exige cenar en restaurantes caros. Pero siempre “olvida” la cartera en casa o se inventa alguna excusa de por qué no puede pagar esta vez.

Piensa que como yo gano mucho más que ella, también debo pagar yo (me has oído bien, ni siquiera mi esposo, sino yo). Gano bien, pero no lo suficiente para alimentarla sin parar. Incluso intenté, después de pagar la factura, pedirle que me devolviera el dinero; por supuesto, no me devolvió nada.

Anoche hizo otra reserva en un restaurante de lujo. Le dejé claro antes de salir que no iba a pagar por ella. Y cuando estábamos subiendo al coche, recurrí a un truco: fingí que se me había olvidado algo, volví a casa, encontré su cartera -estaba en un lugar visible-, la metí en mi bolso y volví al coche. Confieso que lo vi en Dos hombres y medio.

Al final de la cena, pido la cuenta por separado. Mi cuñada me dice: “No, que sea conjunta, que me he vuelto a olvidar la cartera”. Así que meto la mano en mi bolso, saco su cartera con gesto de mago y pregunto: “¿Esta?”.

Mi cuñada se puso furiosa. Me dijo que no tenía derecho a tocar sus cosas sin su consentimiento. ¿Ustedes cree que hice algo mal? Mi esposo es el único varón de su familia, fue manipulado por su madre y sus hermanas durante toda su infancia y le resulta muy difícil defenderse. Creció en ese ambiente. Ahora creen que han encontrado un nuevo objetivo, a mí.

Por cierto, un par de días después me llamó mi cuñada: vio que había publicado esta historia en Internet y me gritó por haberla denigrado supuestamente. Pero, francamente, no me importa.

Los usuarios de la red se indignaron por la insolencia de la cuñada y apoyaron a la protagonista

  • Deberías haber hecho algo aún mejor: dejar tu cartera en casa para que ella tuviera que pagar por todos y no volver a invitarla nunca más a un restaurante. © ji***_lizzie / Reddit
  • ¡Simplemente dejen de cenar con ella! ¿Qué le pasa a tu esposo si deja que su hermana se siente en tu cuello y cuelgue sus piernas sobre ti? © Littleballoffur22 / Reddit
  • Yo no tocaría su cartera, simplemente le diría: “Oh, me he dado cuenta de que tu cartera está ahí. No la olvides”, y me negaría a irme hasta que lo metiera en su bolso. © kemushi_warui / Reddit

Nos asombra la astucia con que la protagonista ha vencido a su cuñada en su propio juego desleal. Nos parece que no hay nada vergonzoso en poner a veces en su sitio a familiares insolentes.

Imagen de portada Slow-Pianist-4431 / Reddit

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas