¿Y si tu piel estuviera hecha de acero como la de un superhéroe?

Curiosidades
hace 5 meses

Es de noche. Tú y tus amigos están montando en bicicleta por una pequeña ciudad y notan un meteorito volando en el cielo. Arde con una llama verde brillante y luego cae directamente en un pequeño estanque cerca de la ciudad. Corres instantáneamente al lugar del accidente. El agua de la superficie del estanque hace espuma y burbujea. El meteorito incandescente se hunde hasta el fondo e ilumina las aguas negras con una luz verde. Hipnotizado por esta imagen, te acercas al borde del muelle. El resplandor se refleja en tus gafas, haciéndote señas. Das un paso, de repente caes al agua y te desmayas.

Te despiertas en el hospital. Agarras el borde de la cama para levantarte y sientes cómo cruje bajo tus dedos. Te miras las palmas de las manos y gritas: están cubiertas de acero. Tus amigos vienen y te dicen que volaste hacia la orilla, probablemente después de haber tocado el meteorito. Luego, dentro de tu cuerpo, comenzaron algunos cambios a nivel genético. Te ponen un espejo frente a ti, echas un vistazo y te ves, cubierto de acero. ¡No sientes miedo, sino que estás gritando de alegría! ¡Estás hecho de metal!

“No exactamente”, explica tu amigo. Las células de tu piel están cubiertas con una capa del acero más delgado y resistente, y todo lo demás en tu cuerpo es normal, como siempre lo ha sido. Tus movimientos no están restringidos. Es como si estuvieras cubierto por una cota de malla de caballero hecha de partículas de nano acero. Miras por la ventana y respiras profundamente. Tus pulmones se están llenando de aire. Pero ¿qué pasa con la piel? El médico entra y dice que las células de tu piel ya no necesitan oxígeno. Ya no hay poros a través de los cuales el aire solía penetrar. Tus pulmones se han vuelto más voluminosos para compensar la falta de oxígeno. Además, puedes contener la respiración durante más tiempo.

Por la noche, no puedes dormir porque los párpados de acero ejercen mucha presión sobre tus ojos. Decides salir de la habitación, pero la puerta está cerrada. Empujas la manija con más fuerza y ​​la cerradura se rompe. Sales y te encuentras con el médico. Te pide que vuelvas ya que tu tratamiento no ha terminado y mañana te trasladarán a otro lugar. Dices que te sientes genial y quieres irte. El médico intenta agarrarte y te escapas. La sirena se enciende. Entiendes que quieren transportarte a un laboratorio secreto para investigaciones y experimentos. Varios guardias te rodean. Aprietas los puños y golpeas la pared. Se colapsa fácilmente como si estuviera hecha de cartón. Rompes las paredes y sales del hospital.

Les cuentas a tus amigos lo que pasó y todos deciden irse de la ciudad por un tiempo. Te subes a la bicicleta, y en este momento, varios autos negros aparecen en la carretera. Vienen por ti. Te alejas de ellos y te adentras en el bosque, donde los autos no pueden pasar. Varios científicos y hombres de traje negro te persiguen. Llegas al estanque y recuerdas las palabras del médico sobre el agrandamiento de los pulmones. Decides esconderte bajo el agua. Saltas y caes lentamente al fondo.

Han pasado 10 minutos y tus pulmones todavía tienen una pequeña cantidad de aire. Los perseguidores no pueden encontrarte y se van. Intentas nadar, pero te hundes. La piel de acero te ha hecho más pesado y no puedes nadar. Empujas desde abajo pero te ahogas. Afortunadamente, tus amigos saltan al estanque y te ayudan a salir. Estás mojado, pero la piel no se oxida. Y se seca rápidamente. Vas en bicicleta hacia un hotel barato para esconderte allí y descubrir qué hacer.

El sol brilla intensamente. Pasas varias horas pedaleando. Tus amigos están sudando, pero tú no. La piel está cubierta de polvo ahora, pero basta con limpiarla con un trapo para que se vea limpia nuevamente. En un cuerpo normal, el sudor se libera para enfriar el cuerpo y evitar que se sobrecaliente. Tu cuerpo no se enfría ahora, pero está bien. Tu piel se calienta tanto que puedes freír un huevo en tu palma. El fuego y las bajas temperaturas tampoco te hacen daño.

Te registras en un motel y te das cuenta de que te cuesta moverte. Escuchas el rechinar del metal cuando levantas las manos o caminas. Tu amigo te da el aceite para lubricar la cadena de la bicicleta. ¡Cubres la piel con él y funciona! Te estás moviendo libremente de nuevo. La piel de acero aumenta tu peso y la carga de todos tus músculos. Te acostumbras rápidamente y tu cuerpo se vuelve más fuerte en unas pocas horas. Pero lo más genial es un super poder. No solo puedes destruir una pared o rasgar una placa de hierro, sino también romper un vidrio con un ligero toque.

En el motel, vas al refrigerador y agarras unos imanes. Se pegan a ti y es bastante complicado quitarlos. Enciendes la televisión, y dicen que te buscan a ti y a tus amigos. ¡Estás en todos los canales! Todos abandonan el motel, se montan en sus bicicletas y conducen lo más lejos posible. Giras los pedales con tanta fuerza que se rompen. Para continuar tu viaje, decides alquilar un auto. Después de un par de horas, te quedas sin gasolina. Tu peso ha aumentado, lo que significa que el vehículo consume más combustible. Tú y tus amigos caminan por la carretera. Una vieja camioneta se detiene. Un conductor de barba espesa se ofrece a llevarte a la ciudad más cercana con estación de tren.

El conductor guarda silencio durante todo el trayecto. Las gotas de sudor corren por su rostro. Está nervioso. Sientes que algo anda mal. Cuando entras en la ciudad, ves tu foto en cada semáforo. ¡Incluso hay una recompensa anunciada por tu captura! Le pides al conductor que se detenga, pero él no te escucha. Luego golpeas el piso del auto con los pies y chocas contra el asfalto. El auto se detiene. Ni siquiera hay un rasguño en tus piernas. Varios vehículos negros se acercan a ti desde diferentes calles. Las puertas del auto se abren de golpe, gente con traje negro atrapa a tus amigos, pero tú te las arreglaste para escapar. Corres al tejado de una casa de cinco pisos. Los científicos y los hombres de negro te rodean. Vas al borde y... saltas.

Como un verdadero superhéroe, aterrizas con las piernas medio dobladas. El asfalto debajo de ti está destruido y tus zapatillas están rotas. Te escapas, tocas los autos aparcados con la mano y les dejas grandes arañazos. Corres hacia el bosque y decides pasar la noche ahí. Rompes varias ramas gruesas con la palma de tu mano y enciendes fuego. No lo necesitas ya que no puedes tener frío, pero simplemente no quieres permanecer en completa oscuridad. Mantienes la mano sobre el fuego y no sientes nada. Miras la punta de tus dedos y te das cuenta de que no tienen huellas dactilares. Cierras los ojos e imaginas tu vida futura.

Todos los detectores de metales se vuelven locos cuando los atraviesas. Los bancos, el aeropuerto, las discotecas... pones nervioso al servicio de seguridad en todas partes. Pero lo peor es que te estarás escondiendo casi toda tu vida. Te quedas dormido y ves a gente riendo y apuntándote. No te gusta y te despiertas. Después de unos segundos, comprendes lo que debes hacer a continuación y cómo detener la persecución. Vagas por el bosque durante varias horas, tu piel cruje por la falta de lubricación. Finalmente, sales a la carretera. Luego, ves un hotel con autos estacionados cerca. Abres el maletero de uno de ellos y tomas una botella de aceite de motor.

Luego, ingresas silenciosamente al hotel, entras en una habitación y cargas el teléfono. Una hora después, entra una mujer. Grita cuando te ve. Coges tu teléfono y sales corriendo por la ventana. Varios autos negros se detienen en el hotel. Aparece un helicóptero en el cielo. Corres a un vertedero con autos abandonados y enciendes la cámara de tu teléfono. Te grabas y cuentas tu historia. Admites que no elegiste este superpoder y deseas llevar una vida normal. Luego, lo publicas en todas las redes sociales.

De repente, alguien enciende la grúa torre, que arrastra los autos viejos con un imán gigante. Te pegas al imán y no puedes moverte. La gente de negro te atrapó. No hay ningún lugar para correr. Pero justo en este momento, los reporteros y la gente común están llegando al basurero. Ahora, cuando todos conozcan tu historia, estarás protegido de los experimentos en el laboratorio.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas