Genial
Genial

11 Dobles estándares en el cine y la televisión que solo refuerzan los estereotipos de género

En las películas y series de televisión, no es raro observar un doble rasero en relación con el género. Las mujeres de negocios serias, por ejemplo, se ven amargadas y no son muy queridas por los demás personajes, mientras que los empresarios varones suelen ser muy respetados por muy prepotentes que sean. A menudo se juzga a los hombres desempleados, pero se tolera a las mujeres en la misma situación. Mientras algunos directores de cine y televisión se esfuerzan por romper esos paradigmas, otros siguen propagando los estereotipos clásicos que muchos espectadores ya están cansados de ver.

¿Qué dobles estándares has notado en las películas y series de televisión?

1. La jefa estricta es una amargada. El jefe estricto es un bombón

Si en una película la protagonista es una mujer de negocios, es probable que sea una amargada. Esta señora intimidará y humillará a sus subordinados. Nadie se alegrará de su éxito, ya que se verá eclipsado por el horror que inspira a las personas que la rodean. Así es exactamente la protagonista de La propuesta, al principio de la película, y Miranda Priestly, de El diablo viste a la moda.

Por el contrario, los hombres poderosos e influyentes como, por ejemplo, Christian Grey en Cincuenta sombras de Grey, no son nada repulsivos. Al revés, su comportamiento parece hacerlos más atractivos.

2. Si el novio deja a su prometida, es un sinvergüenza. Si la novia deja a su prometido, hace lo correcto

En las películas, cuando el novio abandona a la novia en el altar, se le tilda de un sinvergüenza, y las siguientes escenas están pensadas para mostrar con detalle el sufrimiento de la mujer. Y aunque la novia perdone después a su pareja, el público “nunca olvidará lo que hizo”. Tal fue el caso de Mr. Big, de Sex and the City. Los espectadores aún se sorprenden del hecho de que Carrie haya retomado su relación con él, y el personaje sigue siendo ampliamente juzgado.

Sin embargo, la historia es diferente cuando la novia deja a su prometido. Al fin y al cabo, lo hace para “ganar su independencia” o para “encontrar el amor verdadero”. Esa es la historia que vimos en Novia fugitiva. En estos casos, los personajes de los novios no suelen ser muy profundos o incluso pueden ser villanos. De esta manera no provocan empatía.

3. Las parejas en las que la mujer parece ser más atractiva que el hombre son algo habitual. La situación inversa es muy poco común

En las películas y series de televisión, a menudo se muestra a mujeres bastante bellas saliendo con hombres considerados menos atractivos. Y aquí no se trata de nuestro juicio de valor (al fin y al cabo, la belleza es subjetiva), sino de la impresión general, que a menudo transmiten los cineastas. Por ejemplo, Charlotte de Sex and the City, al principio, no estaba muy interesada en Harry por su aspecto, pero luego se enamoró de él.

Sin embargo, las mujeres “comunes” no suelen encantar a los hombres apuestos como por arte de magia. Una excepción bastante rara es la protagonista de la película El diario de Bridget Jones. A pesar de todos sus complejos con la apariencia, Bridget hace que dos chicos guapos se peleen por su amor.

4. Cuando un chico persigue a una chica, es algo que da miedo. Cuando una chica persigue a un chico, es algo lindo

En las producciones cinematográficas y las series de televisión, los hombres que persiguen a la mujer que les interesa dan miedo. Y por una buena razón: este personaje normalmente no sabe cuándo parar y acaba haciendo cosas terribles. Eso es lo que, por ejemplo, le ocurre al personaje en la serie You.

Pero si una chica corre detrás de un chico, la situación se presenta de forma cómica. Por ejemplo, Helga de ¡Oye Arnold! hizo un altar en honor del chico que le gustaba. Y Elle Woods de Legalmente rubia acechó a su ex y lo siguió hasta la universidad para intentar recuperarlo.

5. Si el padre no presta atención a su hijo, el público lo perdonará. Si la madre se comporta así, será criticada eternamente

A menudo, en las películas se muestra a padres que no prestan suficiente atención a sus hijos o que simplemente no pueden establecer una buena relación con ellos. El único problema es que los padres negligentes suelen aparecer en las comedias, mientras que las “malas” madres son personajes de dramas. Un ejemplo de comedia sobre un padre que decepciona a su hijo una y otra vez es la película Mentiroso, mentiroso. En ella, el personaje de Jim Carrey pierde el cumpleaños de su hijo, pero, a lo largo de la trama, consigue cambiar de actitud.

Sin embargo, incluso cuando una madre que no ha tratado a su hijo como debería, se convierte en el personaje de una comedia y cambia de actitud al final, el público nunca perdonará su comportamiento anterior. Kate McCallister de Mi pobre angelito, por ejemplo, sigue siendo considerada una de las peores madres del mundo cinematográfico. Mucha gente parece pasar por alto el hecho de que Kevin fue olvidado no solo por su madre, sino también por su padre.

6. Una mujer sin trabajo es una ama de casa normal y corriente. Un hombre sin trabajo es un perdedor en la vida

La imagen de una mujer que no trabaja porque ha decidido ocuparse del hogar es algo que no sorprende a nadie. Hemos visto a algunos personajes de este tipo en Esposas desesperadas. Por lo general, estas mujeres no son juzgadas ni ridiculizadas por la sociedad, a diferencia de los hombres desempleados que se ocupan de la casa. A menudo, los propios hombres no parecen estar contentos con su situación, lo que genera conflictos.

En la película Pasante de moda, el cónyuge de la protagonista se hace cargo del cuidado de su hija para que su esposa pueda dedicarse al negocio. Como resultado, su relación comienza a deteriorarse.

Otro ejemplo de esta doble moral puede verse en la exitosa comedia Friends, cuando Chandler se quedó sin trabajo. Pronto empezó a quejarse de que no tenía nada que hacer y no sabía cómo pasar los días. Finalmente, su esposa Mónica tuvo que ayudarlo a encontrar un trabajo.

7. Para que el chico esté interesado, la chica debe cambiar. Para que la chica esté interesada, el chico debe seguir siendo él mismo y mostrar persistencia

No es raro ver que las protagonistas de las historias románticas tienen que cambiar su aspecto para conquistar a los hombres. Tal es el caso de Laney en Ella es así. Hasta que la chica se transforme en una belleza, su amado no le prestará atención. Las películas con transformaciones masculinas son mucho más raras.

Los personajes masculinos de las películas y las series de televisión están más animados a buscar la reciprocidad de otra manera: con persistencia y paciencia. Si el protagonista es el típico chico simpático, entonces está convencido de que la chica se enamorará de él por su amabilidad (es lo que ocurre más a menudo). Al mismo tiempo, estos hombres, por regla general, no tienen la apariencia de un hombre más atractivo del barrio, sin embargo, buscan establecer relaciones con las mujeres más atractivas. Un ejemplo de este tipo de personaje es Ross Geller de Friends.

8. Si los hombres juegan a los videojuegos, es normal y hasta genial. Si las mujeres lo hacen, es raro o cómico

La mayoría de los personajes que juegan a los videojuegos son interpretados por hombres. Los papeles femeninos para esta actividad rara vez aparecen en la televisión. En los momentos en que esto ocurre, los directores tienden a añadir un toque de comedia a la escena.

Por ejemplo, suele ocurrir que la chica juega mejor que los chicos. Penny de La teoría del Big Bang resulta ser muy talentosa en los videojuegos, algo que a Sheldon le ha costado mucho creer. Y, después de algunos episodios, incluso desarrolla una adicción a estos juegos.

9. Los villanos son más propensos a ser perdonados que las villanas

En las películas y series de televisión, las villanas tienen menos probabilidades de obtener el perdón por sus actos malvados que los villanos que hacen cosas similares. Los personajes negativos femeninos, o bien, son creados extremadamente crueles, o bien, se les dedica muy poco tiempo en la pantalla y simplemente no tienen la oportunidad de cambiar de actitud y pasar al lado del bien.

Este fue el caso, por ejemplo, de Hela en Thor: Ragnarok. Solo apareció en una película de la franquicia y nunca tuvo una segunda oportunidad para redimirse. El conflicto entre Thor y Loki duró varias películas, y Thor siempre acaba perdonando a su hermano.

Kylo Ren, de la serie de películas de Star Wars, también logró redimirse. Algunos admiten que hizo cosas imperdonables. Sin embargo, muchos justifican las acciones del personaje diciendo que solo era un peón en manos de los Sith.

10. Un hombre infantil es algo horrible. Una mujer infantil es algo lindo

A los hombres inmaduros e infantiles se les suele llamar niños grandes. La irresponsabilidad de estos personajes suele retratarse de manera negativa. Sin embargo, en el caso de los papeles femeninos, estas características pueden considerarse un tanto lindas, ya que enfatizan su inocencia e idealismo.

Muchos de los personajes de Zach Galifianakis, incluido el de Alan de ¿Qué pasó ayer?, son ejemplos de un tipo inmaduro. Por el contrario, el personaje de Sophie en Mamma Mia! es ingenuo y lindo.

11. En muchas películas de acción, los personajes masculinos tienden a volverse más geniales con el tiempo, mientras que los femeninos pasan rápidamente a un segundo plano

Aunque el personaje femenino de una película de acción sea tan fuerte como los hombres, existe un gran riesgo de que, a medida que se desarrolla la historia, pase a un segundo plano. O bien, cambia lo de salvar el mundo por una vida familiar tranquila.

En el largometraje Hancock, hay dos personajes con superpoderes: el protagonista y su exesposa. El propio Hancock se ha convertido en el salvador de la humanidad, mientras que Mary ha preferido formar una familia con su nuevo esposo y su hijo.

Genial/Arte/11 Dobles estándares en el cine y la televisión que solo refuerzan los estereotipos de género
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos