Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Actores que realizaron sacrificios extremos para componer un personaje

Disfrutamos de sus excelentes actuaciones, los vemos brillar en entregas de premios y en eventos glamorosos, y nos divertimos cuando los vemos en reportajes en programas de televisión. Los actores parecen tener el mejor trabajo del mundo. Sin embargo, no tenemos en cuenta que una gran actuación requiere de una profunda entrega, lo cual, en ocasiones, conlleva a realizar sacrificios extremos que muy pocos tienen la capacidad de asumir y superar con éxito.

Genial.guru quiere contarte hasta dónde tuvieron que llegar varios actores famosos para lograr una buena actuación. Algunos casos fueron tan extremos que alcanzaron la categoría de épicos.

1. Richard Gere (Invisibles)

Richard Gere es uno de los eternos galanes de Hollywood y suele ser, siempre, un ejemplo de elegancia. Sin embargo, para su papel en la película Invisibles, tuvo que interpretar a un vagabundo perdido en las calles de Manhattan. El actor aceptó el reto, moviéndose entre la gente con ropa de descarte y luciendo irreconocible, a tal punto que una persona le dio limosna sin reconocerlo.

2. Jack Nicholson (Atrapados sin salida)

Atrapados sin salida es todo un clásico del cine, el cual cosechó muchos premios internacionales y le valió a su protagonista, Jack Nicholson, el Óscar a “mejor actor protagónico”. La película cuenta la historia de un hombre que finge locura para eludir la cárcel, por lo cual es internado en un centro psiquiátrico. Comprometido con su trabajo, y decidido a lograr un verdadero realismo con su actuación, Jack pasó unos días dentro de una clínica psiquiátrica para tener un conocimiento de primera mano sobre cómo es la vida en un lugar de ese tipo.

3. Natalie Portman (El cisne negro)

Natalie Portman ganó el Óscar a “mejor actriz protagónica” por su papel en la perturbadora película El cisne negro. Aunque podríamos decir que este papel marcó un antes y un después en su carrera, lo cierto es que no fue nada fácil para ella. Dado que su personaje era una bailarina clásica, para lograr lucirse, Natalie se sometió a una dura rutina de entrenamiento durante diez meses, y, además, tuvo que llevar un dieta estricta.

4. Daniel Day-Lewis (Mi pie izquierdo)

Daniel Day-Lewis, quien sin duda ocupa un lugar de relevancia entre los mejores actores del mundo, ganó el Óscar a “mejor actor protagónico” por su rol en Mi pie izquierdo. Para lograr una perfecta interpretación de su personaje, quien padecía parálisis cerebral, permaneció durante todo el rodaje de la cinta en una silla de ruedas y manteniendo la misma postura, lo cual le provocó lesiones en dos costillas.

5. Christian Bale (El maquinistaEscándalo americano)

Es el momento de hablar de uno de los casos más extremos. A la hora de entregar su cuerpo a su trabajo, Christian Bale realmente pareciera cruzar los límites. Para su personaje en El maquinista, el actor perdió alrededor de 30 kilos, a tal punto que su imagen era muy escalofriante.

Por el contrario, para su papel en Escándalo americano, tuvo que hacer lo opuesto: engordar 20 kilos.

6. Jennifer Lawrence (Los juegos del hambre)

Aunque Jennifer Lawrence ganó un Óscar, el caso que mencionaremos aquí es por otra película que no le dio una estatuilla. Nos referimos a Los juegos del hambre. Para darle más realismo a su interpretación, tuvo a aprender a manejar con ductilidad el arco, por lo cual se entrenó durante meses con Khatuna Lorig, una competidora profesional.

7. Heath Ledger (Batman: el caballero de la noche)

En Batman: el caballero de la noche, Heath Ledger logró una actuación tan brillante poniéndose en la piel del Guasón, que obtuvo un Óscar póstumo en la categoría de “mejor actor de reparto”. Para lograr ingresar en la psicología del personaje, el actor tomó una drástica decisión: permaneció encerrado durante un mes en la habitación de un hotel, alejándose de todo contacto con el mundo exterior.

8. Halle Berry (Fiebre salvaje)

Halle Berry, quien ganó un Óscar en 2002 por El pasado nos condena, casi diez años antes también realizó un sacrificio extremo para su personaje en Fiebre salvaje. Como este se encontraba atravesando un gran problema de adicciones, Halle decidió, para conseguir el aspecto que requería para su interpretación, dejar de ducharse las 8 semanas que duró el rodaje.

9. Joaquin Phoenix (Guasón)

Otro ganador del Óscar y, otra vez, el Guasón. Joaquin Phoenix logró una asombrosa interpretación del villano de Ciudad Gótica en Guasón, cinta que lo llevó a ganar la ansiada estatuilla como “mejor actor protagónico” en la última entrega de los premios de la Academia. Para lograr el aspecto que requería su personaje, Joaquin tuvo que someterse a una dieta para perder 23 kilos, y lo cierto es que luce casi irreconocible en la cinta.

10. Ryan Gosling (La La Land)

Para componer su personaje en La La Land, Ryan Gosling tuvo que aprender a tocar el piano en tres meses. Aunque él también es músico, jamás había tocado ese instrumento. Por lo tanto, tuvo que tomar clases maratónicas para poder cumplir con su objetivo: no ser doblado por un pianista cuando su personaje tocara el piano.

11. Marlon Brando (Vivirás tu vida)

En 1950, Marlon Brando debutó en el cine con la película Vivirás tu vida. En ella interpreta a un veterano de guerra que queda paralítico. Para lograr una compenetración profunda con su personaje, tanto desde lo físico como desde lo psicológico, el actor pasó un mes internado en un hospital militar.

12. Jim Carrey (El lunático)

En 1999, Jim Carrey protagonizó El lunático, película biográfica basada en la vida del comediante Andy Kaufman, fallecido en 1984, a los 35 años. Jim admiraba profundamente a Andy, por lo tanto, era la persona indicada para interpretar su vida. Sin embargo, su entrega a su personaje superó todo lo que cualquiera podría esperar.

Jim se abismó en Andy de un modo salvaje y demencial, y se perdió en él. Fue tan sobrenatural su entrega, que, 20 años después, se estrenó el documental Andy and Jim, el cual se centra exclusivamente en el proceso de composición de Carrey, quien fue Andy durante todo el rodaje, sucumbiendo a los mismos odios de su personaje, a las mismas angustias (que fueron muchas), al mismo humor corrosivo y, por momentos, insoportable.

Sin dudas, el documental Andy and Jim pone ante el espectador el salto al vacío de Carrey, quien por momentos es épico; por otros, ridículo, y, por otros, aterrador.

¿Cuál de estos casos te impactó más? ¿Cuál fue el mayor sacrificio que realizaste para cumplir uno de tus sueños? Por favor, cuéntanos en los comentarios.