Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Pruebas que demuestran que también los genios se equivocan

Cientos de años después del surgimiento de famosas obras de arte, los expertos analizan las creaciones de los maestros. Sin embargo, es imposible determinar objetivamente dónde hubo una idea y dónde un accidente. Solo podemos disfrutar de la contemplación de las obras maestras, notando en ellas lo que se pueden llamar deficiencias: pies asimétricos en las pinturas de Botticelli o estrabismo en la escultura de “David”.

Genial.guru decidió contarte misterios ocultos en los trabajos de los grandes maestros de la pintura, arquitectura y escultura. En el bono verás a La Gioconda y a Iliá Repin desde un lado inesperado.

Jean-Auguste-Dominique Ingres, “Condesa de Haussonville”

En el retrato de la condesa de Haussonville la mano derecha está distorsionada: parece que el antebrazo es más grande de lo necesario, el codo está demasiado lejos y la curvatura de los dedos es antinatural. En el espejo se ven los dedos de la mano que la modelo sostiene en su cuello, pero ellos no deberían de reflejarse.

Los trabajos de Jean-Auguste-Dominique Ingres son drásticamente diferentes: unas pinturas son increíblemente realistas y, en otras, el pintor infringe las proporciones. Los críticos nombraron el naturalismo de su trabajo como vulgar, y probablemente, el descuido de la anatomía fue una protesta por parte del pintor.

William-Adolphe Bouguereau, “La ola”

En el cuadro “La ola”, la modelo apoya sus manos en un voluminoso objeto, el cual tiene poco en común con la arena de la playa. Este truco se acostumbraba en el mundo del arte: nadie posaría desnudo en la orilla de la playa de 4 a 8 horas al día, especialmente en el siglo XIX. Pero por alguna razón, el pintor no intentó atenuar las esquinas al colocar las manos de la modelo de diferente manera.

Théodore Géricault, “Derbi en Epsom”

Así se ve el trabajo de Eadweard Muybridge “El caballo en movimiento”. El fotógrafo demostró que una carrera de caballos no puede verse como en la pintura de Géricault.

La posición de las patas de los caballos en la pintura “Derbi de 1821 en Epsom”, o “Derbi en Epsom”, es errónea. Las patas traseras y delanteras estiradas en lados opuestos no crean un efecto de carrera, sino de que los animales flotan sobre el suelo. El error en la pintura fue encontrado por el fotógrafo Eadweard Muybridge 50 años después de su creación. Sí, por una fracción de segundo, levantan las cuatro patas del suelo, pero debido a las peculiaridades de la anatomía, esto se ve completamente diferente.

Sandro Botticelli, “La primavera” y “El nacimiento de Venus”

Sandro Botticelli, “La primavera”.

En los trabajos de Botticelli están presentes inexactitudes en la anatomía de los pies. Esto aplica tanto en las figuras clave de los lienzos así como en los de importancia secundaria. Por qué ocurrió así sigue siendo un misterio, pero en los cuadros de “La primavera” y “El nacimiento de Venus”, algunos pies están un poco torcidos, como si el pintor hubiera estado apresurado. Posiblemente, él se haya esforzado por su propio ideal y se alejó deliberadamente del realismo en la decoración.

Sandro Botticelli, “El nacimiento de Venus”.

Miguel Ángel, “Piedad del Vaticano”

“La Piedad del Vaticano” es el único trabajo que Miguel Ángel firmó. La escultura genera un estado de ánimo apropiado para una situación de ese tipo, y es tan perfecta que es casi imposible notar sus pequeñas inexactitudes. Presta atención a la proporción de los cuerpos de María y Cristo: su frágil figura tuvo que ser “reforzada” con una gran cantidad de paños para equilibrar la composición. Las manos, piernas y hombros de ella se ven más grandes que los de él.

Catedral de Canterbury

La catedral de Canterbury es el principal templo inglés de Gran Bretaña, un ejemplo claro de la arquitectura gótica de la Edad Media. Pero también tiene imperfecciones: en la foto superior se puede ver que un elemento del triforio es asimétrico.

Andrea Mantegna, “Lamentación sobre Cristo muerto”

En el trabajo de Mantegna claramente se puede apreciar una inconsistencia en las proporciones: la gran cabeza de Cristo, su mano larga y pierna corta. Se considera que el pintor redujo el tamaño de los pies a propósito. Gracias a esto, la atención hace hincapié en el pecho.

Jan Gossaert (Mabuse), “Retrato de un mercader” y “Autorretrato”

Los dedos en algunos cuadros de Mabuse son demasiado largos, torcidos de una manera poco común y el increíble realismo de esta pintura aumenta el efecto. La larga e inmóvil postura es problemática, por eso, no es de sorprender que los detalles puedan cambiar completamente en el proceso y los errores sean inevitables.

Jean-Auguste-Dominique Ingres, “La gran odalisca”

La espalda de la odalisca, parece tener más vértebras de las necesarias. Científicos duplicaron la pose de la modelo del lienzo y llegaron a la conclusión de que tal curva del torso no se podría repetir. Además, la mano derecha es demasiado larga, y la pierna izquierda tiene doblada la rodilla de la manera incorrecta.

Miguel Ángel, “David”

Ya son cinco siglos que “David” tiene de considerarse la belleza masculina ideal. Pero si ves directamente al rostro de la estatua, se puede observar un estrabismo: el ojo derecho dirige la mirada un poco más arriba, mientras que el izquierdo ve de manera recta. Se puede argumentar que un notable maestro como lo fue Miguel Ángel lo hizo a propósito, ya que desde otros ángulos la escultura de 5 metros se ve muy bien. Pero como se dijo en un estudio, un oftalmólogo creería con poca probabilidad que David haya podido derrotar a Goliat con esa vista.

Bono 1. Leonardo da Vinci, “La Gioconda”

Mientras que las miradas de todo el mundo están atadas a la simetría astuta del rostro de La Gioconda y científicos realizan estudios sobre el verdadero significado de su sonrisa, el paisaje en segundo plano permanece sin atención. Si se observa, causa una sensación de que el lado derecho e izquierdo del fondo no guardan ninguna relación entre sí. Según una de las versiones, esto fue resultado de los experimentos del pintor.

Bono 2. Iliá Yefímovich Repin y sus ediciones finales

¿Has notado errores en las obras maestras mundiales?

Compartir este artículo