Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Cosas en el cuarto de baño por las cuales los invitados podrían querer salir de allí lo más pronto posible

El cuarto de baño, al igual que la cocina, es una tarjeta de presentación. Aunque allí pasamos menos tiempo en comparación con otras recámaras, un baño acogedor y funcional puede darte un buen estado de ánimo para todo el día, ya que lo primero que hacemos por la mañana es asearnos y, por la noche, cepillar nuestros dientes.

Genial.guru valora mucho la comodidad. Por eso, hoy preparó un artículo sobre aquellas cosas que pueden impedirle a un cuarto de baño convertirse en una fuente de buen estado de ánimo.

1. Jabonera de mala calidad

Lo primero que vemos cuando nos acercamos al lavabo es la jabonera. La usamos cada día, y este objeto normalmente se ve afectado por el agua y el jabón. Por eso hay buenas razones para elegir una hecha de un material de buena calidad. No te aconsejamos usar una jabonera de plástico, ya que no es un componente natural y pueden aparecer rasguños más rápido en ella. El cristal y la madera se ven muy bien, pero esta última no durará mucho tiempo, y el vidrio se ensuciará rápidamente. Te aconsejamos elegir una jabonera de metal o cerámica.

2. Tapete de PVC

Por lo general, tales tapetes no cuestan mucho y se venden en grandes rollos, lo cual permite cortar la medida necesaria. También nos complacen con una enorme variedad de colores. Sin embargo, el PVC no absorbe el agua, su vida útil no es tan larga, y tales artículos corresponden con su precio. La mejor elección será adquirir uno de algodón (su base está hecha de goma y absorbe muy bien el agua) o de bambú. Los primeros se ven muy bien y normalmente están pintados en colores pastel suaves. Por otra parte, las esteras de bambú absorben bien y vaporizan el agua, además de ser muy duraderas.

3. Ausencia de un portarrollos de papel higiénico

Seguramente este problema es familiar para muchos: no te dio tiempo de poner el rollo en su lugar o alguno de los miembros de tu familia lo colocó en un sitio poco adecuado. El papel higiénico ubicado en una repisa o encima del tanque del inodoro hace que el cuarto se vea más descuidado. Mientras tanto, existe una enorme variedad de portarrollos: de plástico, metal o madera, con tapas y sin ellas, de pie o con ventosa (los cuales puedes cambiar de ubicación cuando quieras). En el portarrollos, el papel higiénico no se ensuciará, no se llenará de polvo, no se mojará y no correrá riesgo de caerse al suelo.

4. Cortina de ducha desgastada

Una cortina de ducha desgastada no solo es capaz de quitarle el toque acogedor al cuarto de baño, sino que también puede causar una impresión repugnante. Por eso es importante no olvidar lavarla. No es tan difícil hacerlo, ya que, para limpiarla, los expertos aconsejan verter una tapa de detergente, bicarbonato de sodio, unas gotas de aceite de árbol del té y poner el programa de lavado delicado en tu lavadora.

Un pequeño truco: al elegir las cortinas, te aconsejamos darles preferencia a las que tienen pesas en la orilla inferior, así no se levantarán y no tirarás el agua al suelo.

5. Recipientes alrededor de la orilla

A veces es difícil poner una multitud de recipientes y botellas en su lugar. Pero incluso cuando logras hacerlo, por lo general, no duran mucho tiempo en su sitio y pronto comienzas a colocarlos a lo largo de la orilla nuevamente. ¿Por qué? Porque es cómodo. Pero no es tan bonito. Incluso un costoso tónico de una marca mundialmente famosa perderá su encanto si lo colocas en el rincón de la bañera junto con un montón de otros cosméticos de higiene personal. Es mejor que tengas una repisa para todas las botellas necesarias y guardes en el armario aquellas que usas rara vez.

6. Ausencia de la tapa inferior de la bañera

En primer lugar, la tapa inferior es práctica, en especial en los cuartos de baño pequeños. Puede usarse como una pequeña alacena y guardar, por ejemplo, los detergentes. En segundo lugar, esta frecuentemente puede ayudarle al cuarto a ocultar espacios no tan estéticos bajo la tina. Muchas tapas modernas están equipadas con puertas corredizas, las cuales, en caso de ser necesario, ayudan a acceder a los tubos. Y la variedad de modelos disponibles te permitirá elegir la variante más adecuada para tu bañera.

7. Ángulos

El espacio entre la pared y la bañera es muy problemático y, sobre todo, visible. Muchas personas se acostumbran a utilizar ángulos de plástico para proteger las superficies de la humedad y la suciedad. Son baratos y fáciles de colocar. Pero solo son buenos al principio, ya que, con el paso del tiempo, cambian de color, se despegan y se caen. Esto puede permitir que el agua caiga en los huecos, donde puede crecer fácilmente un hongo y causar mal olor. Las alternativas son usar silicona o bordes de cerámica (pueden ser de mármol o granito).

8. Azulejos demasiado llamativos

Al comprar los azulejos para el cuarto de baño, puedes distraerte y seleccionar ornamentos llamativos de manera inesperada. Además, en el mercado hay una selección increíblemente enorme: empezando por los grandes azulejos de un metro por un metro, imitando la textura del mármol, y terminando con un mosaico rosado intenso. Es bastante difícil combinar un ornamento llamativo con el resto del interior, y, a veces, tus ojos pueden cansarse de tanta abundancia de colores en un pequeño cuarto. Consejo de un experto: elige azulejos que imiten materiales naturales, por ejemplo, madera o piedra.

9. Cuerda para tender la ropa

Las cuerdas colgadas a través de todo el cuarto con la ropa tendida son un adorno dudoso para un baño. Y no hace falta mencionar que las prendas tardan más tiempo en secarse allí, debido a que es el recinto más húmedo de la casa. Si en tu departamento no tienes balcón, una alternativa puede ser una lavadora-secadora, secadora automática o, si estos electrodomésticos no son aptos para tu hogar, un tendedero. Lo bueno es que ahora hay una multitud de secadoras y tendederos de diferentes tamaños y materiales en el mercado. Por ejemplo, uno de madera de precio accesible se verá muy bien.

10. Baldosas brillantes en el suelo

Al bajar la mirada hacia el suelo del cuarto de baño es posible que veamos esto. Sin embargo, las baldosas brillantes no son la mejor opción. Se ensucian más fácil y rápido. Pero lo más importante es que son resbalosas, y no solo es poco estético ponerlas en el suelo, sino también inseguro. Sí, el brillo tiene una buena peculiaridad de aumentar visualmente el espacio. Pero los diseñadores aconsejan elegir baldosas de textura mate, ya que no son resbalosas y se ven elegantes.

11. Tapa de plástico

Las tapas para revisión normalmente están hechas de plástico y son de color blanco brillante. Desafortunadamente, destacan de inmediato en el cuarto y capturan la mirada. Pueden pintarse, pero no se podrá conseguir una “ausencia” por completo. Frecuentemente, con el paso del tiempo, también adquieren un color amarillo desagradable. ¿Cómo puede resolverse este problema? Si buscas con más atención, en las tiendas de construcción podrás encontrar otros modelos: para pintar o aquellos que pueden colocarse debajo de los azulejos, con puerta clásica o corrediza. En pocas palabras, no son tan habituales, pero sí funcionales y discretas al máximo.

¿Qué piensas de los detalles del cuarto de baño? ¿Agregarías algo más a esta lista?

Compartir este artículo