Genial
Genial

Cómo utilizar muebles inspirados en diseños icónicos para que tu hogar luzca como de revista

El hogar es el lugar donde algunos pasamos la mayor parte del tiempo, y mantenerlo limpio y ordenado a veces no es suficiente. Queremos que luzca hermoso y con un estilo afín a nuestros gustos. Para mejorar algún rincón, desde la sala hasta el dormitorio, no es necesario hacer grandes esfuerzos. En ocasiones, incorporar un mueble con personalidad puede ser lo que se necesita para renovar una estancia. Algunos íconos del diseño de interiores podrían ayudar con este objetivo, por su belleza y atemporalidad.

En Genial.guru pensamos en quienes desean redecorar sus espacios y preparamos una lista con mobiliario que está inspirado en algunas piezas famosas para ayudarlos a hacer su elección.

1. Sillón huevo

El sillón egg o huevo es muy moderno. Pero no fue diseñado recientemente, sino a finales de los años cincuenta. Su creador fue el danés Arne Jacobsen, quien lo hizo inicialmente para un hotel. Los sillones inspirados en aquel que creó quedan muy bien en los hogares, ya que son un objeto protagónico por su forma cóncava tan llamativa. Es habitual que vengan en colores vivos.

Esta pieza de mobiliario es muy versátil:

  • Puedes ubicarla en la sala como pieza protagónica, en la biblioteca y el estudio por su comodidad (solo imagínate leyendo en una de ellas) y en el dormitorio para hacer algún rincón más acogedor.
  • En la habitación de niños y adolescentes quedaría muy bien una sola con colores fuertes y vibrantes como el rojo o el amarillo (o el preferido de ellos).
  • Actualmente es común elegir un estilo minimalista para nuestra sala, con colores neutros (grises, blancos, beiges). Puedes aportar un toque de color con un mueble como este y quedará genial.
  • Si prefieres mantener tonalidades neutras en todo, puedes incorporar dos sillas egg en gris, beige o blanco roto, ¿qué te parece? Y con estos colores será más fácil sumar cojines a juego, según tu gusto: lisos o estampados, uno o dos.
  • Si usas un par de sillas, prueba colocando una mesita pequeña entre las dos.

2. Silla colgante

Una silla colgante es ideal para el descanso y la relajación. Entre las más icónicas del diseño, podemos encontrar la silla huevo, la bola, creada en 1963, y la burbuja, que salió al mercado unos años después. Todas tienen una forma redondeada, como sugieren sus nombres, envolvente y acogedora. Inspiradas en ellas hay muchos modelos; si te gustan, toma en cuenta lo siguiente al elegir:

  • Estos sillones son muy utilizados en exteriores, pero también puedes considerarlos en la decoración de algún espacio interior, como el dormitorio o la sala.
  • Pueden estar colgados en el techo o suspendidos en una base o pie, lo cual es más cómodo para evitar instalaciones en casa; además, así puedes cambiarlos de lugar cuando quieras.
  • Si eliges una silla colgante para el exterior, debes informarte sobre los materiales más resistentes en la tienda. Si es para una terraza techada, las fibras naturales, como el ratán, son ideales. El plástico y la resina son más resistentes, considera esto si la quieres para lugares expuestos al sol y a la lluvia.
  • Puedes jugar con los colores y estampados de los cojines para aportar más vida a tus espacios.

3. Mesa Tulip

Este diseño original fue creado por el finlandés Eero Saarinen en 1957 y llamó la atención porque no tiene las tradicionales cuatro patas de una mesa, sino una sola como soporte, que se ve muy simple y linda. Es de forma circular, no muy grande y, aunque el color más clásico es el blanco, puedes elegir alguna mesa inspirada en este modelo en otros colores y con materiales como la madera.

  • Se adapta a espacios pequeños.
  • Quedará muy bien tanto en la cocina como en el comedor.
  • Puedes combinarla con el modelo de silla que quieras, incluso puedes mezclar algunas diferentes para obtener un ambiente ecléctico.
  • Uno de los atractivos de mesas como estas es la base —que además es un icono—; evita en lo posible usar mantel para no ocultar su diseño.

4. Chaise longue

Es una silla larga donde puedes no solo sentarte, sino también acomodar tus pies y recostar tu cabeza. Una de las más famosas fue la diseñada por Le Corbusier, quien la modernizó en su modelo LC4, caracterizado por tener tapizado negro y marco de acero.

No tienes necesariamente que buscar una de estas, puedes elegir otra con diseños, materiales y colores diferentes, según el estilo de tu decoración. Incluso hay sofás con chaise longue incorporada. Esta silla puede estar en la biblioteca, en la sala o en la habitación, lo que importa es que tengas un espacio amplio donde ubicarla, porque es alargada. No es adecuada para ambientes muy saturados donde varias piezas del mobiliario compitan por la atención.

5. Silla estilo cantiléver

Seguramente has visto algunas sillas que no tienen patas traseras comunes, sino una prolongación de las delanteras hacia atrás para hacer el soporte. Por lo general, su espaldar y su asiento son de cuero o de un material parecido en color negro. Pues, muchas de ellas están inspiradas en la silla cantiléver, creada en los años 20, ¿puedes creerlo? Es atemporal y cómoda.

  • Este estilo de silla queda muy bien en los comedores.
  • Si no eres amante del negro, seguro puedes conseguir un modelo similar en otros colores.
  • Puedes elegir un diseño con apoyabrazos o sin ellos, según tu espacio.
  • La base de acero (o de un material similar) aporta un toque moderno.
  • Si eliges las negras, evita que la mayoría de los otros muebles y elementos decorativos sean oscuros. La clave es mantener el equilibrio entre las tonalidades, no es recomendable excederse con las piezas oscuras.

6. Mesa de centro Noguchi

Este diseño de mesa de centro, o coffee table Noguchi, es muy sencillo y hermoso, solo tiene dos piezas de madera en la base y el cristal de la mesa. Su creador es el escultor Isamu Noguchi, quien quiso combinar en ella arte y diseño, belleza y funcionalidad. Una réplica, o una similar, con una base de forma llamativa y una parte superior de vidrio, queda bien en espacios pequeños y grandes. Como cualquier mesa de centro, seguro tendrá un componente importante de atención.

  • Sola es preciosa, pero se recomienda agregar algunos objetos decorativos como libros, flores, plantas o algún adorno pequeño.
  • Los objetos deben ser pocos, saturarla con una pila de libros o tu colección de floreros, por ejemplo, sería un error. La idea es que exista un balance entre la mesa y los complementos.
  • Si te gusta, puedes colocar algunos de los objetos lindos en la parte de abajo, o también podría ser una cesta decorativa. El cristal dejará que luzcan. Eso sí, hay que aplicar el mismo criterio: balance.
  • Puede ir bien sobre una alfombra o tapete. Haz la prueba.

7. Silla Thonet

Si no eres un apasionado por el diseño de interiores, quizá no has escuchado su nombre, pero seguramente sí has visto alguna silla Thonet número 14 alguna vez. El modelo original fue creado en 1854 por Michael Thonet, quien innovó al doblar la madera para obtener las formas sinuosas que tiene en su estructura. Actualmente puedes conseguir diseños con esas formas, que la convirtieron en un clásico.

  • La puedes usar de madera para ambientes rústicos.
  • Elige las de colores para espacios donde quieras alegrar el ambiente.
  • Úsala como mesita auxiliar, ¿por qué no?
  • Si consigues una antigua o vintage, ubícala simplemente como objeto decorativo.

8. Sillón con otomana

Este mueble es muy parecido a la chaise longue, pero tiene un detalle que quizá te puede gustar: una otomana. Es como un taburete donde pueden descansar tus pies, y no tiene que estar pegado a la silla. La pieza que ha inspirado diseños similares fue creada también por Charles y Ray Eames en 1956 (lounge chair y otomana). Puedes elegir un clásico tapizado en cuero negro o con textiles neutros. Y puedes darle otros usos a la otomana:

  • Como sillón cuando tengas invitados.
  • Como mesa auxiliar o central, según lo que necesites.

9. Silla de plástico Eames

El modelo original fue creado por Charles y Ray Eames en los años 50. Las réplicas inspiradas en esta silla son muy populares en la actualidad. Son simples, modernas, ligeras y las puedes conseguir en muchos colores. Son tan versátiles que su uso no se limita a la mesa donde comemos.

  • Puedes combinarlas en diferentes tonos en el comedor.
  • Por la forma del respaldo y su diseño moderno, también es utilizada para el escritorio.
  • Puedes buscar variantes con apoyabrazos y mecedora para cualquier lugar.
  • Si te gusta en la sala, súmale cojines para aportar color.

Haciendo pequeños cambios en el mobiliario, puedes renovar el espacio que desees. ¿Te gustó alguno de estos sillones o sillas? ¿En qué parte de tu casa los ubicarías?

Compartir este artículo