Genial
Genial

10 Datos para tomar en cuenta al usar audífonos (y cómo cuidar tu salud al hacerlo)

Los audífonos son un invento genial que forma parte de nuestro día a día, ya sea en casa, trabajo, transporte público o simplemente mientras caminamos. Disfrutar de una playlist o un pódcast nos permite gozar cada instante. Sin embargo, existe una serie de riesgos asociados al uso de auriculares que pueden poner en peligro tanto a tu sistema auditivo como a tu bienestar en general.

En Genial.guru nos preocupa tu salud, por eso te presentamos 10 datos sobre tus audífonos que podrían hacerte replantearte su uso.

1. Más volumen, más peligro para tus oídos

A la mayoría de las personas nos gusta escuchar nuestras canciones favoritas a todo volumen. No obstante, abusar de este mientras se usa auriculares puede disminuir a largo plazo la calidad de la audición. La Asociación del Oído de Atlanta recomienda limitar el uso de auriculares en infantes y, sobre todo, mantener el volumen en un nivel sano, es decir, por debajo de los 85 decibeles (para que te des una idea, 60 dB es la intensidad de sonido promedio de una conversación).

2. Pueden causar tinnitus

¿Recuerdas la película Baby Driver? El protagonista escucha todo el tiempo un ruido agudo y molesto a causa de un accidente. El tinnitus es la percepción de un sonido que no corresponde al exterior. Quienes padecen este trastorno lo describen como un timbre agudo y molesto. Los principales factores de riesgo son la pérdida de la audición y la exposición a sonidos fuertes. ¡Por eso muchos músicos y DJ usan protectores en sus conciertos! Ahora ya tienes otra buena razón para moderar el volumen de la música, con y sin audífonos.

3. Son un imán de bacterias

Cualquier objeto que esté en un lugar húmedo y oscuro es propenso a la aparición de bacterias. Nuestros oídos no son la excepción. Diversos estudios científicos han demostrado la proliferación de bacterias en los audífonos, la cual puede desencadenar en infecciones de oído. No está de más recordarte que debes limpiarlos continuamente, en particular si son de los que se introducen dentro de la oreja o si los usas mientras haces ejercicio. En este artículo te dejamos algunos tips para limpiar tus auriculares.

4. Deben ser objetos de uso estrictamente personal

Al igual que los cepillos de dientes, rastrillos y aretes, los audífonos forman parte de los objetos que no debes compartir con nadie. Sabemos que puede ser muy romántico escuchar la misma canción con tu pareja mientras ven el paisaje a bordo de un autobús, pero este hábito puede ser muy perjudicial para la salud de ambos. Está demostrado que el uso de auriculares multiplica el número de bacterias en el oído... Ahora imagínate si además están los microorganismos de otra persona. Así que ya sabes, ni a tu pareja y mucho menos a tus amigos.

5. Tu música favorita hace que te distraigas

Los auriculares resultan ideales para escenarios como la oficina o una biblioteca. Quieres hacer tarea o trabajar, pero a la vez sentir algo que te motive, y nada como tu playlist favorita para eso. ¿Crees que te ayuda a trabajar mejor? Pues un estudio probó que particularmente la música que más nos gusta (junto con la que menos disfrutamos) disminuye nuestra capacidad de concentración. Así que quizá debas cambiar de artista y buscar algo más neutral, o acostumbrarte al silencio.

6. Su uso al correr o hacer ejercicio es problemático

Si sueles salir a correr, probablemente los hayas usado, y si no lo has hecho, es posible que te imagines haciéndolo con audífonos. Si bien puede que te ayuden en la motivación y concentración, el uso continúo de auriculares al entrenar puede volverte dependiente. Quizá cuando no los puedas usar, corras más lento o no tengas tantas ganas de salir. La revista Runner’s World enlistó los pros y contras de esta actividad, y finalmente recomendó acostumbrarse a disfrutar del sonido de exteriores y usar el ejercicio como un escape de la tecnología.

7. Los materiales de los audífonos pueden no llevarse bien con tu piel

Algunos auriculares tienen ciertos componentes que pueden ocasionar reacciones alérgicas y potencialmente derivar en infecciones de oído. Los materiales propensos a esto son el níquel y algunos acrilatos, por lo que muchos fabricantes como Apple o Samsung advierten en sus manuales de usuario sobre estas reacciones. Particularmente la empresa coreana ha experimentado un número considerable de quejas compiladas en un hilo comunitario en torno a un modelo de auriculares reciente.

8. Vértigo, náuseas y cancelación de sonido

La cancelación de sonido es una función de algunos audífonos, que básicamente bloquea los sonidos del exterior. Hay de dos tipos: pasiva y activa. Esta última emite una frecuencia que neutraliza los sonidos de afuera. ¿Suena bien, no? El problema es que esta tecnología “confunde” a tus oídos, dado que no solo funcionan para escuchar, sino que también perciben el equilibrio de manera inconsciente. Es decir, la cancelación de sonido de tipo activa distorsiona tu percepción sobre el exterior, lo cual, después de un uso prolongado, puede derivar en episodios de dolor de cabeza, náuseas y vértigo, como lo analizó un estudio.

9. Pequeños audífonos, grandes problemas

Los audífonos que van dentro del oído, conocidos como earbuds en inglés, son muy prácticos para su uso en exteriores. Sin embargo, pueden acarrear más problemas que los tradicionales. En primera instancia, porque no pasan por la primera barrera natural que tiene nuestro sistema auditivo: el exterior de la oreja. Además, un uso incorrecto o prolongado puede resultar doloroso para nuestra aurícula. Por si esto fuera poco, un comunicado del Centro Médico Jamaica, en Nueva York, explicó que usar por demasiado tiempo estos dispositivos retiene la cera generada naturalmente dentro de los oídos, causando una acumulación excesiva que puede derivar en... sí, adivinaste, infecciones en la zona.

10. La calle es un lugar en el que debes estar atento

Usar los audífonos mientras caminamos por la calle implica perdernos ciertos sonidos del exterior, por eso es necesario guardar mucha precaución y bajar considerablemente el volumen, o preferentemente no usar audífonos. Tan solo en Estados Unidos, 37 millones de personas consideraron haber puesto su vida en peligro al usar auriculares en exteriores, como lo detalló este informe, en donde también se mencionó que el 26 % de los jóvenes entre 18 y 34 años pasaron por alguna situación peligrosa relacionada con aparatos de sonido al menos una vez. Es muy importante mantener nuestro sentido del oído alerta para no privarnos de sirenas, cláxones o el sonido de vehículos acercándose, que pueden avisarnos de algún peligro, y guardar especial cuidado al cruzar la calle y atravesar vías del tren o metro.

Como has podido notar, más que renunciar al uso de audífonos, es necesario tomar ciertas medidas para cuidar nuestra salud auditiva y nuestro bienestar en general. Reducir el volumen, limpiar los auriculares, tomar pausas y disminuir su uso son prácticas muy sencillas que tus oídos agradecerán mucho. En caso de molestias asociadas con el uso de estos dispositivos, te recomendamos que acudas al médico.

¿Cuáles son los audífonos que usas en tu día a día? Muéstranos en los comentarios. ¡Comparte esta lista con tus contactos si crees que puede ayudar a cuidar su salud!

Genial/Salud/10 Datos para tomar en cuenta al usar audífonos (y cómo cuidar tu salud al hacerlo)
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos