Genial
Genial

10 Datos sobre el cuidado personal sugieren que incluso la higiene debe ser con moderación

Todo en exceso es malo, incluida la higiene. Estar demasiado limpio puede causar alergias, asma y otros problemas de salud. Y por el contrario, vivir entre polvo, suciedad y patógenos puede provocar infecciones. Entonces, ¿cuál es la cantidad correcta de limpieza o suciedad? Bueno, no hay una respuesta fácil. Para mantenerse saludable, debemos encontrar ese punto medio en la higiene personal.

En Genial.guru queremos mostrarte las desventajas para la salud de seguir una absoluta pulcritud en la rutina de cuidado diario.

1. Usar demasiada crema hidratante

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Está especialmente diseñado para responder al entorno que le rodea. Si bien un cuidado diario puede ayudar al proceso natural de la piel, también humectar demasiado la dermis puede inhibir la capacidad del cuerpo para crear sus propios aceites. Esto da como resultado una piel seca. La recomendación es hidratar no más de dos veces al día y usar productos acorde a las necesidades específicas de cada persona.

2. Cepillar los dientes en exceso

Solemos realizar la tarea de cepillar los dientes con demasiada fuerza. Mientras que los dientes en sí mismos son duros, las encías que los rodean no. Es necesario limpiar los dientes con un cepillo de cerdas más suaves para evitar desgastar tanto la fina capa superior de la encía como el esmalte que ayuda a protegernos contra las caries.

3. Bañarse todos los días

Ducharse todos los días puede ser un hábito, pero a menos que estés cubierto en suciedad y sudor, es probable que no necesites bañarte más de unas pocas veces a la semana. Lavarse con agua y jabón también elimina la grasa y las bacterias saludables de la piel. Por lo que bañarse con demasiada frecuencia puede causar sequedad permitiendo que las bacterias dañinas entren a través de la piel agrietada.

4. Recortar a diario las uñas de manos y pies

Cortarse las uñas de las manos y los pies diariamente para que se vean estilizadas podría ser contraproducente. Con el tiempo, las citas constantes al salón para hacerse manicuras y pedicuras pueden causar un cambio en la forma de la uña y provocar uñas encarnadas, sobre todo, en el dedo gordo del pie.

5. Usar secadora para el cabello mojado

La secadora provoca un efecto de “secado instantáneo” que no solo elimina la humedad de la superficie, sino que también elimina la hidratación del cabello. Como resultado, las hebras capilares se vuelven secas, rígidas y quebradizas.

La mejor opción es no usar aparatos de calor para el secado del cabello. Aun usando secador, se pueden mitigar algunos de los daños usando un spray protector contra el calor o un acondicionador sin enjuague que contenga glicerina y propilenglicol para evitar la evaporización.

6. Peinar demasiado el cabello

En general, cepillarse el cabello puede estimular el crecimiento y dejar una apariencia saludable. Sin embargo, peinarlo demasiado o en el momento equivocado, puede dañar los mechones, el cuero cabelludo o incluso el folículo piloso causando irritación en el cuero cabelludo y provocando que se rompa o se caiga.

7. Limpiar oídos con hisopo

Puede que como parte de la rutina diaria, las personas estén acostumbradas a limpiar los oídos con hisopos de algodón. Pero esta inocente práctica puede causar pérdida auditiva y otros problemas a la salud. En realidad, los oídos no necesitan lavarse. La cera y suciedad se desprende de forma natural cuando entra agua durante la ducha.

Y en casos de una gran acumulación de cera es mejor ver a un especialista. Los médicos realizan un procedimiento indoloro donde inyectan un poco de peróxido mezclado con agua para remover cualquier tapón en el canal auditivo.

8. Tomar demasiados suplementos y vitaminas

Una sobrecarga de vitaminas y minerales de forma rutinaria puede dañar la salud. Demasiada vitamina C o zinc puede causar náuseas, diarrea y calambres estomacales. Por su parte, altas dosis de selenio pueden provocar pérdida de cabello, malestar gastrointestinal o fatiga. Para evitar sobrepasar la ingesta diaria recomendada de algunos nutrientes, se debe tener especial atención tanto a la dosis de suplementos como a los alimentos y bebidas enriquecidos.

9. Usar demasiada pasta dental

La pasta de dientes es imprescindible para una buena higiene bucal. Muchas productos dentales contienen fluoruro, un mineral que se encuentra naturalmente en el suelo y las rocas. Sin embargo, en exceso puede provocar fluorosis dental haciendo que cambie el color del esmalte, por ejemplo, con manchas blancas o marrones. Hay que prestar especial atención a los niños menores de 8 años que en lugar de escupirla, se la tragan.

10. Depilarse en exceso cualquier parte del cuerpo

El vello evita que la piel se irrite cuando se frota contra sí misma, protegiendo de rozaduras en muchas zonas como las axilas o las ingles. Además, evita que distintos patógenos invadan nuestro cuerpo. Dejar que crezca el vello corporal es completamente natural. Así, evitarás el riesgo de irritación por las cuchillas del rastrillo o las quemaduras de la maquinilla de afeitar, que son dos consecuencias molestas del afeitado regular.

¿Crees que dejar de seguir la rutina diaria de higiene puede ser liberador? ¿Cómo encuentras el balance entre la limpieza obsesiva y los peligros de la suciedad?

Genial/Salud/10 Datos sobre el cuidado personal sugieren que incluso la higiene debe ser con moderación
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos