Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Según un estudio, estos son los ejercicios que sirven y otros que no funcionan a la hora de controlar tu peso, a pesar de tus genes

La genética influye más en la obesidad que las dietas y el sedentarismo, según un estudio publicado en la revista Nature, en 2015. Esto no quiere decir que hay que quedarse de brazos cruzados y resignarse al ADN que le tocó a cada uno. Los genes son fundamentales en la tendencia a ganar peso y a almacenar grasa, pero el deporte sigue siendo importante. Un nuevo trabajo realizado por la Universidad de Taiwán, recopilado por la revista PLOS Genetics, reveló qué ejercicios son efectivos y cuáles no para no engordar pese a la predisposición hereditaria para hacerlo.

Para que no hagas esfuerzo de más, Genial.guru resumió para ti los hallazgos más relevantes de esta investigación que analizó los efectos de 18 ejercicios en más de 18 000 personas de entre 30 y 70 años.

Ejercicios que son efectivos

6. Yoga

La disciplina física y mental originaria de la India fue una de las sorpresas de esta investigación. El estudio científico demostró que su práctica habitual y extendida atenúa los efectos de los genes sobre la obesidad. Más que nada, la investigación subrayó su valor como ejercicio complementario a los otros que se ubican en esta lista.

5. Caminata

Caminar es uno de los ejercicios aeróbicos más practicados por todos, ya que no requiere de ningún equipamiento ni destreza, y se puede realizar en cualquier momento y lugar. La investigación de la Universidad de Taiwán ratifica lo que dicen diversos especialistas: este ejercicio es efectivo para reducir el índice de masa corporal (se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros), más allá del metabolismo que tenga cada uno. Lo que hay que tener en cuenta es que debe hacerse de forma regular y con constancia.

4. Marcha atlética

La marcha atlética es una buena opción para quienes dominan la caminata y quieren aumentar la intensidad del ejercicio. Es una disciplina en la que se intenta caminar lo más rápido posible, sin perder en ningún momento el contacto con el suelo. Mantener el ritmo requiere de una gran capacidad física, pero se comprobó que es muy efectivo para quemar grasa, aunque existan factores hereditarios inclinados al sobrepeso.

3. Baile de salón

El baile también es positivo para controlar el peso a pesar de los genes. Específicamente, los científicos taiwaneses investigaron los estilos que entran en el llamado “estándar internacional” del baile de salón, compuesto por el vals, foxtrot, tango y quickstep. No se estudiaron los estilos latinos como la samba, el merengue, la rumba, el chachachá o el pasodoble, los cuales también implican una gran exigencia física.

2. Montañismo

El ascenso y descenso de montañas, ya sea como disciplina deportiva o recreativa, es el ejercicio más completo para reducir el índice de masa corporal, de acuerdo con la investigación. Existen alternativas para quienes no tengan una montaña cerca o no estén preparados para realizar este desafío físico, como el senderismo, que consiste en caminar sobre senderos preparados en un medio natural, y el excursionismo, el cual implica transitar parajes no balizados.

1. Trote

Correr de forma pausada es la mejor forma de combatir la tendencia genética a la obesidad. Este es el único ejercicio que demostró efectividad al mejorar las cinco variables que tomó el estudio para medir los resultados: el índice de masa corporal, el porcentaje de grasa corporal, la circunferencia de la cintura, la circunferencia de la cadera y la relación cintura-cadera.

Para conseguir resultados hay que practicarlo de forma regular. Esto es, al menos, tres veces a la semana durante unos 30 minutos.

Ejercicios que no detienen los efectos de los genes

1. Ciclismo

El ciclismo es una práctica muy útil para el fortalecimiento de los músculos de las piernas y la cadera. Sin embargo, según la investigación, no es un antídoto contra los efectos genéticos de la obesidad, ya que generalmente requiere un menor gasto de energía que los seis ejercicios que sí demostraron ser efectivos. En el mismo grupo y por las mismas razones se incluyeron al estiramiento y al qigong, una disciplina china vinculada a ejercitar la respiración y el físico.

2. Natación

La natación es beneficiosa para la salud, tanto a nivel físico como psíquico, y se la considera muy completa para trabajar la mente y el cuerpo. Sin embargo, la investigación señaló que este ejercicio, como todos los que se realizan en agua fría, estimulan especialmente el apetito y la ingesta de alimentos, lo que puede jugar en contra de aquellas personas que tienen una predisposición hereditaria a engordar.

Los ejercicios que no mostraron resultados concluyentes

  • Entrenamiento con pesas.
  • Bádminton.
  • Tenis de mesa.

  • Baloncesto.

  • Tenis.

La muestra estadística de las personas que practicaban estos deportes era tan pequeña que no arrojó un resultado concluyente sobre su efectividad. “La investigación sobre estos cinco ejercicios será interesante”, indicaron quienes llevaron a cabo el trabajo.

¿Qué ejercicio realizas o solías realizar? ¿Te da o daba los resultados deseados? ¿Cuál te gustaría empezar a practicar? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Compartir este artículo