Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

7 Cosas que le pueden pasar a tu cuerpo en invierno

Las temperaturas frías tienden a mantenernos en el interior y hacernos más vulnerables a los virus y las infecciones, pero además de estas dolencias invernales, el clima frío puede afectar nuestro cuerpo de varias formas sorprendentes. Y no todas pueden ser perjudiciales para nuestra salud, de hecho, es más fácil para nosotros mantener nuestro peso durante la época más fría del año.

En Genial.guru, nos encanta aprender cosas nuevas, e hicimos algunas investigaciones para averiguar cómo podría reaccionar tu organismo al descenso estacional de temperatura.

1. Tu lengua trabaja más de lo habitual

Las temperaturas bajo cero hacen que tus labios se sientan secos, por lo que tratas de lamerte los labios con frecuencia para humectarlos. Aunque podría brindarte un alivio temporal, este hábito puede agrietar tus labios. La saliva se evapora muy rápidamente, dejándolos más secos que antes. También contiene muchas enzimas que son demasiado agresivas para la delicada piel de los labios y pueden hacer que estos se sequen y duelan.

2. Te pueden doler los dientes

Si tienes dientes sensibles, puedes experimentar un dolor agudo y penetrante cuando hace demasiado frío afuera. El aire frío puede llegar a los nervios del interior del diente y causarle dolor. Los dentistas recomiendan respirar por la nariz cuando estás al aire libre y envolver una bufanda alrededor de la boca para mantenerla caliente y proteger tus dientes sensibles del frío invernal.

3. Tu nivel de azúcar en sangre puede aumentar

El clima frío estimula tu cuerpo para liberar hormonas del estrés que aumentan tus niveles de azúcar en sangre. Para muchos, a medida que baja la temperatura, el azúcar en sangre también aumenta porque, cuando hace frío, estamos menos motivados para salir a la calle y hacer ejercicio. Debido a que la actividad física reduce el nivel de azúcar en la sangre, los médicos recomiendan hacer ejercicio en casa durante el invierno para mantener el nivel de azúcar bajo control.

4. Podrías bajar de peso

Si bien es cierto que muchas personas aumentan de peso en el invierno, también es más fácil para el cuerpo quemar calorías cuando hace frío. Cuando nuestros cuerpos se adaptan a las bajas temperaturas, producimos calor y quemamos energía extra. Cuando temblamos para adaptarnos al frío, quemamos más calorías para generar calor.

5. Podría provocarte más arrugas

No podemos culpar completamente al invierno por la aparición de las arrugas, pero nuestra piel es más vulnerable a los daños durante la temporada de frío. Debido a que hay una caída de humedad en el aire durante los meses fríos, tu piel comienza a secarse. No puedes retener suficiente agua y, como resultado, el cutis se seca y es propenso a desarrollar más arrugas.

6. Tu vista puede empeorar

Nuestros ojos pueden correr más riesgo en invierno que en verano. A menudo nos olvidamos de usar gafas de sol que bloquean los rayos UV en la estación fría, pero el sol que se refleja en la nieve puede dañar gravemente nuestros ojos. La fina capa de película lagrimal que cubre nuestros ojos es muy sensible al aire seco y al viento, que pueden resecarla. Los médicos recomiendan usar lágrimas artificiales en el invierno cuando estás al aire libre.

7. Puedes deshidratarte más fácilmente

Durante los meses de invierno, rara vez sentimos sed y, a menudo. olvidamos beber suficiente agua. Debido a que sudamos menos en climas fríos, tendemos a beber menos, pensando que estamos lo suficientemente hidratados. Pero tener menos sed no significa que tu cuerpo necesite menos agua, y es importante beber la cantidad correcta de agua que tu cuerpo necesita a diario.

¿Has notado alguno de estos efectos en tu organismo durante el invierno? ¿Qué más podrías agregar a esta lista?

Compartir este artículo