Genial

7 Ejercicios que pueden hacer que tus dolores de cabeza desaparezcan

Si a menudo sufres de dolores de cabeza, ciertamente sabes lo desagradables que son sus síntomas. Además del dolor en sí, también puedes experimentar mareos, náuseas, latidos cardíacos irregulares e incluso problemas de visión. Para prevenir esta afección, debes trabajar tus músculos y vasos sanguíneos por, al menos, 10 minutos a diario.

Genial.guru reunió para ti 7 ejercicios sencillos que pueden ayudarte a restablecer la circulación sanguínea y aliviar tu dolor de cabeza sin medicamentos.

7. Inclinarse hacia adelante

7 Ejercicios que pueden hacer que tus dolores de cabeza desaparezcan

Posición inicial: párate en el suelo con los pies juntos.

Qué hacer:

  • Levanta los brazos hacia el techo y estira todo el cuerpo hacia arriba.
  • Toma una respiración profunda.
  • Exhala y baja los brazos. Flexiona la parte superior del cuerpo hacia adelante e intenta alcanzar el suelo con las palmas de las manos.
  • Mantén la postura durante un par de segundos, y luego vuelve a la posición inicial.

Repetir: de 5 a 6 veces

Beneficios: inclinarse hacia adelante mejora la circulación de la sangre en tu cabeza y estabiliza tu ritmo cardíaco.

6. Postura de ángulo enlazado

7 Ejercicios que pueden hacer que tus dolores de cabeza desaparezcan

Posición inicial: siéntate en el suelo con las rodillas dobladas y las plantas de los pies juntas en la parte delantera.

Qué hacer:

  • Manteniendo la espalda recta, coloca las palmas de las manos en las rodillas.
  • Empuja suavemente las rodillas hacia bajo para abrir la pelvis y estirar los músculos de las caderas.

Duración: de 20 a 30 segundos

Beneficios: esta postura estimula la circulación en todo el cuerpo y ayuda a desintoxicar los órganos internos.

5. Postura de piernas arriba en la pared

Posición inicial: recuéstate sobre tu espalda, con las piernas estiradas y levantadas apoyadas contra la pared.

Qué hacer:

  • Asegúrate de que tus piernas estén rectas y paralelas a la pared.
  • Extiende tus brazos a los lados, con las palmas de las manos hacia arriba.
  • Relájate en esta posición, respirando y exhalando profundamente.
  • Si no te sientes cómodo, coloca un cojín o una manta doblada debajo de la espalda baja.

Duración: de 60 a 90 segundos.

Beneficios: la postura de piernas arriba en la pared reduce la ansiedad y calma tu mente.

4. Ejercicio del puente

Posición inicial: acuéstate en el piso con las piernas estiradas y los brazos a los lados, con las palmas de las manos hacia abajo.

Qué hacer:

  • Dobla las rodillas y coloca las plantas de los pies en el suelo.
  • Levanta tus caderas hacia arriba para que los muslos estén alineados con la parte superior de tu cuerpo.
  • Sigue respirando profundamente en esta posición durante un par de segundos, y luego baja tus caderas al suelo.

Repetir: 10 veces.

Beneficios: el ejercicio de puente le da a tu columna vertebral, cuello y hombros un buen estiramiento, y libera tus músculos rígidos en esas áreas.

3. Postura del perro mirando hacia abajo

Posición inicial: párate en el suelo con los pies separados a la altura de la cadera.

Qué hacer:

  • Levanta los brazos hacia el techo y respira hondo.
  • Exhala e inclínate hacia adelante, colocando las palmas de las manos en el piso, separadas a la altura de los hombros.
  • Equilibra los pies y las manos, endereza los brazos y las piernas hasta que sientas un estiramiento en los muslos.

Duración: 60 segundos

Beneficios: esta postura alivia la tensión y el estrés de la espalda y los hombros. Además, mejora el flujo de sangre al cerebro.

2. Postura del niño

Posición inicial: sentada sobre tus talones, con la espalda recta.

Qué hacer:

  • Lentamente inclínate hacia adelante, coloca tu frente en el suelo frente a ti y apoya tu torso sobre tus rodillas.
  • Extiende los brazos frente a ti con las palmas hacia abajo.

Duración: 60 segundos.

Beneficios: la postura del niño ayuda a liberar tu mente del estrés y la ansiedad. Además, elimina las toxinas de tu cuerpo.

1. Torsiones

Posición inicial: sentada sobre los talones con la espalda recta.

Qué hacer:

  • Levanta los glúteos de los talones y endereza tu columna vertebral.
  • Dóblate suavemente hacia atrás todo lo que puedas e intenta alcanzar tus talones con los dedos.
  • Mantente así por un par de segundos, y luego endereza tu columna vertebral.

Repetir: 5 a 6 veces

Beneficios: este ejercicio abre tu pecho y asegura un flujo adecuado de sangre hacia tu cabeza y la parte superior de tu cuerpo.

Ten en cuenta que es mejor consultar a un médico antes de realizar cualquier ejercicio. Al entrenar, siempre ten cuidado y comprueba tu presión arterial. Si sientes dolor en el cuello o experimentas dolor de cabeza, detente inmediatamente.

¿Cómo sueles controlar tus dolores de cabeza? ¿Utilizas remedios naturales o simplemente tomas medicamentos? ¡Siéntete libre de compartir tus experiencias con nosotros en la sección de comentarios!

Ilustrado por: Natalia Tylosova y Daniil Shubin para Genial.guru