Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

7 Recomendaciones simples para ayudar a reducir significativamente el riesgo de cáncer

Si intentas resumir la esencia de las medidas preventivas contra el cáncer en una frase, entonces el objetivo de una persona es mantener inicialmente el cuerpo en un estado que no tenga factores de predisposición a la aparición de células cancerosas. O incluso más fácil, no provocar su aparición. Te contamos qué medidas en ese sentido puedes tomar a partir de hoy.

Genial.guru recuerda que los elementos enumerados, por supuesto, no sirven como una panacea o una cura para el cáncer. Pero puedes estar seguro de que practicarlos va a tener un efecto positivo en tu salud.

Usar bloqueador solar y no olvidarse de los sombreros

La piel es uno de los objetivos más fáciles para el cáncer, y básicamente los tumores son provocados por la radiación ultravioleta. También se cree que el grupo de riesgo incluye a personas con piel clara, las que tienen numerosos lunares y ancianos. Pero no es tan importante si perteneces a este grupo o no: en cualquier caso, vale la pena tener el hábito de usar protector solar, usar sombreros y gorras, optar por los productos para el cuidado y los cosméticos que contienen FPS.

  • También será útil tomar vitamina B3 o nicotinamida. Se sabe que esto previene la aparición de ciertos tipos de cáncer de piel, que son posibles justo debido al daño celular por los rayos ultravioleta.

Tener cuidado con la vajilla de plástico

Expertos de la Universidad de Exeter realizaron un estudio y afirmaron que las botellas y recipientes de plástico contienen el compuesto químico bisfenol A, que puede causar varias enfermedades oncológicas. Específicamente, el daño del plástico se asocia con mayor frecuencia a la aparición del cáncer de mama. Es mejor seguir una regla simple: no reutilizar las botellas de plástico, e incluso si guardas comida en la vajilla de plástico, al menos no calientes los alimentos en ella.

Comer menos tocino (y otros alimentos salados y grasosos)

El tocino frito es un alimento supersaturado, por lo que es mejor no comerlo. Es especialmente dañino junto con el alcohol. En cuanto a la carne roja, no es necesario excluirla de la dieta, pero vale la pena limitar el consumo, ya que, según los resultados de una investigación, el consumo de carne está relacionado de alguna manera con el cáncer colorrectal. En cambio, es mejor optar por el pollo, mariscos y pescado. También es necesario reconsiderar significativamente tu actitud hacia los alimentos salados y los que contienen el glutamato de sodio.

Beber té diluido con leche

La Organización Mundial de la Salud en 2016 por primera vez habló sobre la relación de la enfermedad y las bebidas calientes. Nuevos estudios han confirmado esto y han demostrado que el consumo regular de bebidas calientes duplica el riesgo de desarrollar una enfermedad esofágica. Por lo tanto, los científicos siguen insistiendo en que es mejor permitir que las bebidas se enfríen solas o agregarles leche fría para no ponerse en riesgo.

Comer más verduras, pescado y nueces

Los expertos también recomiendan consumir más pescado, platos a base de cereales integrales, verduras (especialmente espinaca) y frutas (en particular, aguacate) con fines preventivos. Además, no subestimes los beneficios de las nueces: los experimentos realizados demuestran que reducen el riesgo de cáncer de pulmón. Pero tampoco tienes que comerlos en exceso, ya que es un alimento bastante alto en calorías. Apenas 20-30 nueces (almendras, pistachos, avellanas) por día es suficiente.

Tratar de no ponerse nervioso

La relación entre el estrés y la aparición del cáncer no está demostrada, pero no descarta la realidad obvia: las situaciones estresantes causan los malos hábitos o agravan la situación preexistente. Uno comienza a fumar mucho, el otro toma demasiado, el tercero come en exceso y el cuarto empeora su inmunidad. Por lo tanto, aunque de manera indirecta, el estrés afecta el aumento del riesgo de enfermedad. Por lo tanto, recuerda: el estado psicológico resulta igualmente importante que el físico.

Hacer deportes al menos 30 minutos al día

Por supuesto, cuando se trata de salud, es imposible subestimar la importancia del deporte. Nadie dice que es necesario ser muy flaco: la pérdida de peso en exceso es igual de mala que el aumento. Sin embargo, es muy importante realizar un esfuerzo físico regular para mantener el cuerpo en buena forma y ayudarlo a mantener una alta resistencia a las enfermedades. Cualquier actividad, aunque sea moderada, que haces una vez al día o divides en partes durante el día, reduce la probabilidad de cáncer en aproximadamente un 30%, si comparamos a las personas que se mueven mucho con las que llevan un estilo de vida exclusivamente pasivo y sedentario.

La dieta y el ejercicio no son una panacea, pero son factores que son fáciles de controlar. ¿Has oído hablar de otras medidas que pueden ser parte de la prevención del cáncer?

Imagen de portada Depositphotos
Compartir este artículo