Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Ejercicios de yoga de la risa que pueden ayudar a reducir el estrés

7-53
186

Con el yoga de la risa se trata de conseguir una mejora en la salud, tanto física como mentalmente, mediante sesiones que mezclan la risa con actividades de movilidad dinámica y ejercicios de respiración provenientes del yoga. Para iniciar la práctica, puede comenzarse con sesiones de 5 a 7 minutos al principio, y luego gradualmente ir aumentando a conveniencia. Además, es posible trabajar con la técnica de forma individual o grupal.

Genial.guru recopiló algunos ejercicios del yoga de la risa que son simples y que pueden servir para aflojar las tensiones y reducir el estrés.

1. Comienza cantando algunas expresiones que sirvan de calentamiento

Antes de comenzar propiamente con los ejercicios de risa, se recomienda calentar cantando algunas expresiones como “jo, jo”, “ja, ja, ja” y “muy bien, muy bien”. Suavemente al principio, aumentando de forma gradual la intensidad hasta que se sienta cómodo. Estos ejercicios pueden hacerse individualmente frente a un espejo.

2. Distingue entre algunos de los cantos de risa y presta atención a las vibraciones que emiten

Sobre los cantos de risa, conviene distinguir algunos y procurar que se conviertan en carcajadas:

  • “Jo, jo” es un sonido del vientre. Al cantarlo, pon tu mano sobre tu ombligo y, con la boca abierta, di “jo, jo, jo”. Trata de sentir el movimiento de tus músculos abdominales mientras los sonidos de la risa estimulan el diafragma.

  • “Ja, ja” es un sonido del pecho, así que puedes colocar la mano en el corazón y decir “ja, ja, ja” mientras sientes las vibraciones en el torso.

  • “Je, je” es un sonido que suena en tu garganta, así que coloca tus manos en tu cuello, donde está tu laringe, y di “je, je, je”. Ríete y siente las vibraciones.

3. Aplaude y canta rítmicamente para relajarte

Otro ejercicio simple que ayuda a relajarse es cantar y aplaudir. Puedes comenzar aplaudiendo rítmicamente 1-2, 1-2-3, mientras cantas “jo, jo, ja, ja, ja”.

4. Intercala los ejercicios con respiraciones profundas para ayudar a limpiar los pulmones y proporcionar bienestar

Los ejercicios de respiración sirven para tomar un descanso y relajarse, evitando agotarse al hacer actividades de risa de forma continua. Una opción es hacer la respiración luego de dos ejercicios, aunque esto puede variar en función de los niveles de energía.

Prueba realizando un ejercicio típico de respiración profunda:

  • De pie en una posición relajada, inclínate hacia adelante, hasta un punto en el que te sientas cómodo, mientras exhalas por la boca para vaciar completamente los pulmones.

  • Deja que los brazos cuelguen. Doblarse ayuda a empujar el diafragma hacia arriba y a vaciar los pulmones.

  • Contén brevemente la respiración.

  • Enderézate lentamente mientras inhalas por la nariz y respiras lo más profundo posible.

  • Levanta los brazos hacia el cielo, estirando el cuerpo ligeramente hacia atrás.

  • Aguanta la respiración durante 4-5 segundos.

  • Exhala lentamente mientras bajas los brazos y te inclinas hacia adelante. Trata de exhalar más tiempo del que te tomas para inhalar para vaciar tus pulmones por completo.

  • Contén brevemente.

  • Una variación es contener la respiración y luego soltar una carcajada.

  • Después repite.

5. Prueba la risa silenciosa (ideal para hacer con personas alrededor)

La risa silenciosa consiste simplemente en abrir bien la boca y reír sin hacer ruido. En caso de hacerlo acompañado, mira a los ojos de otras personas (o prueba con un espejo) y haz gestos divertidos.

6. Asume la postura del león y ríe

Otro ejercicio que puedes hacer es asumir la postura del león. Para ello:

  • Arrodíllate en el suelo, permaneciendo sentado sobre los talones.

  • Coloca las palmas de tus manos sobre las rodillas y ábrelas en abanico, como si se tratara de las patas de un felino.

  • Mientras asumes la pose, abre bien los ojos y saca la lengua.

  • No te olvides de reír.

7. Simplemente simula reír hasta que te salga natural

Una vez que ya te sientas relajado, prueba con varias risas, la mayoría basadas en la mímica. En todos los casos es importante mantener el contacto visual:

  • Risa del celular: imagina que tienes un celular imaginario y ríete como si alguien al otro lado estuviera contándote algo muy chistoso.

  • Risa eléctrica: estira la mano como si fueras a saludar a alguien e imagina que la otra persona te da electricidad estática.

  • Risa del doble apretón de mano: las personas cruzan las manos y se saludan con las dos a la vez: arriba y abajo, adentro y afuera, de un lado a otro.

8. Un ejercicio en pareja o grupo

La risa de remo es una opción para hacer en grupo:

  • Siéntate en el suelo como si fueras en una canoa.

  • Coloca tus piernas a los lados de una persona que se ubique enfrente de ti (tu pecho contra su espalda).

  • Simula que vas remando y canta “Aeee, aeee”.

  • Después de 2 a 4 veces de “remar”, descansa tu espalda apoyándote en la persona ubicada detrás de ti.

¿Qué haces normalmente para relajarte? ¿Hiciste ejercicios de yoga alguna vez? Cuéntanos si te llaman la atención y por qué.

7-53
186
Compartir este artículo